Sigue a Genbeta

Analisis del lanzamiento de los perfiles web de Instagram

Ayer Instagram volvió a ser noticia por el lanzamiento de perfiles web para sus usuarios. Se está hablando mucho del tema y con razón. Es un movimiento muy interesante. Veamos por qué.

Antes de entrar a analizar el asunto creo que es importante destacar que los perfiles web son algo que muchos esperaban, y pedían, desde hace tiempo. Algo así como una evolución natural de una app móvil. Pero si por algo Instagram está teniendo una repercusión especial es por ser la primera red social exclusivamente móvil con millones de usuarios. Y así seguirá siendo.

Como bien aclaran en el post oficial del anuncio, Instagram continuará siendo una app móvil. Los usuarios podrán ver todas sus fotos y comentarios en la página web, pero por para tomar y subir nuevas fotos necesitaremos un móvil. Incluso el registro de nuevos usuarios sigue estando limitado a la app.

Tiene sentido que sigan existiendo estas limitaciones. El poder de Instagram está en ser una de las apps que más se ven en la pantalla principal de muchos smartphones. Cada vez están más presentes en la mente del usuario medio y en agosto superaron a Twitter en usuarios activos por mes, en los móviles de millones de estadounidenses. No tendría sentido que ahora cambiasen de estrategia y principios.

El poder de las marcas sigue presente. Instagram es un nuevo ejemplo


Pero como decía antes, el movimiento de ayer tiene sentido si se analiza el contexto. Además de ser algo que muchos usuarios reclamaban (sólo hay que ver la cantidad de clientes web de Instagram que existen), otros entes que también deseaban perfiles web son las marcas. Las grandes multinacionales, las pequeñas y medianas empresas; en definitiva, los que tienen el dinero y están dispuestos a gastarlo en campañas de publicidad.

Cualquiera que trabaje en social media o tenga un mínimo de contacto con la industria sabe que la importancia de las marcas y empresas, en estos momentos, es esencial. Esencial para la supervivencia de gigantes como Twitter, Facebook (que viene siendo Instagram) o Tumblr. Mucho se ha hablado y se hablará de innovación en los modelos de negocio en móviles, pero todas las empresas mencionadas anteriormente se han decatando por la publicidad en diferentes formatos. Y no parece que la cosa vaya a cambiar en el corto plazo.

Poder de las marcas en Instagram

Facebook dio un empujón increíble con el lanzamiento de sus Páginas, Twitter hace tiempo que sólo se preocupa por velar por los intereses de estas marcas e incluso desiertos como Google+, perdón por al expresión, se apresuraron a lanzar perfiles para marcas.

La mayoría de las marcas quieren controlar su presencia en todos los servicios anteriores, y para ello es muy importante tener una ventana adecuada a los usuarios. Los perfiles móviles de Instagram eran una ventana entreabierta. Con los perfiles web la ventana ya se abre del todo.

Por si a alguien todavía le quedan dudas de que las marcas han tenido mucho peso en esta decisión de Instagram sólo hay que leer unas declaraciones de Kevin Systrom, CEO de Instagram, a Mike Isaac de AllThingsD (refuerzo de Genbeta):

“We believe this is a big step in allowing brands to have an Instagram home on the web where they can share recent shots with just about anyone. We’re obviously very excited by the adoption of Instagram by the world’s major brands and we’ll continue to build products that suit both them and users alike.”

Tres menciones (explícitas o implícitas) de las marcas y una única de los usuarios.

El futuro de los clientes web de Instagram. ¿Tocados y hundidos?


El lanzamiento de los perfiles web también toca otro frente muy importante, y es el de las apps que desarrolladores han creado para ser utilizadas en el navegador. Hay muchas y de todos los colores: web.stagram, statigr.am, Instadesk, monogr.am y un largo etcétera.

Todas estas apps aparecieron pocos meses después de que Instagram lanzase su API de lectura. Pero todos estos productos deberían haber nacido con una idea clara: su existencia depende directamente de un tercero. Y como sabemos por casos como Twitter, la existencia a veces puede ser un tanto movida.

Varios de las apps mencionadas anteriormente han visto como, de la noche a la mañana, ya no ofrecen algo diferencial. Mientras que productos como Instadesk o monogr.am ofrecen servicios adicionales, la gran mayoría no, limitándose a ser una versión web de Instagram.

Como si el pez grande se tragase al pequeño, muchos de estos emprendedores deberán pensar muy bien sus próximos pasos o directamente abandonar sus ideas. Es una pena, pero es el riesgo que se asume cuando construyes tu negocio o aplicación sobre una plataforma creada por un tercero. Te puede salir bien pero también puede terminar siendo un camino tortuoso. Que se lo cuenten a todos los que han tenido que abandonar sus clientes de Twitter.

Cambios importantes, pero no claves, para un tándem que está dando mucho que hablar. Instagram tiene en estos momentos 100 millones de usuarios en todo el mundo que han subido más de 5 mil millones de fotos. A Facebook se suben cada día 300 millones de fotos. Creo que está claro quién es, por ahora, el dominador en este sentido. Eso sí, seguro que dentro de 10 años seguiremos hablando de si los $750 millones que Facebook acabó pagando por Instagram fueron muchos o pocos.

En Genbeta | Instagram
Imagen | stevendepolo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios