Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando María Lapiedra es noticia y el abogado anti-canon no sale en los medios como candidato...

Cuando María Lapiedra es noticia y el abogado anti-canon no sale en los medios como candidato...
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad
El Partido Pirata Catalán no ha nacido para gobernar un país, sino para asegurar que se gobierna en favor de los ciudadanos. Josep Jover

Así de contundente es la afirmación del candidato del Partido Pirata que encabeza la lista por Lleida y que atesora en su currículum haber derrotado a la SGAE hace escasos días en el más alto tribunal europeo y en un caso de gran repercusión que llamó poderosamente la atención de activistas, políticos y periodistas de más allá de nuestras fronteras. Una victoria judicial que lo cambia todo.

Pero el abogado no ha aparecido prácticamente en los medios - y de hacerlo se obviaba su candidatura - desde que se supo que se presentaría con los Pirates de Catalunya encabezando la lista pirata por Lleida. En esta misma campaña en la que María Lapiedra se ha colado incluso en algún telediario. España (Catalunya). Jover sin voz, Lapiedra y los orgasmos fingidos en la tertulia y la portada del prestigioso medio digital... que es de los editores de papel.

Catalunya entronca con los partidos piratas de más de 50 países donde el Partido Pirata ya es una realidad. Dos eurodiputados, docenas de diputados, sobretodo en los países nórdicos están conformando una nueva fuerza. La estructura global de poder y gestión de la comunicación impide que algo tan sencillo como el poder "comenzar de nuevo", en estos momentos sea inviable.
La privacidad, el derecho a la salud, el derecho a un techo donde cobijarse, el derecho a acceder a la cultura, desgraciadamente vuelven a estar de moda. Si no lo remediamos, hoy tendremos menos derechos que ayer... pero más que mañana. No deseamos un "Matrix" en el que los dueños de la realidad sean tres multinacionales y vivamos en un mundo obligados a autoengañarnos, sobretodo con la excusa de la seguridad.

Estas son algunas de las declaraciones que Josep Jover no ha conseguido ver reproducidas en esta campaña de escaso nivel en la que Nación Red ha promovido un cuestionario con preguntas de significativos representantes de la sociedad red que viven en Cataluña. Un termómetro que ha medido la temperatura 2.0 de los candidatos. Primero en lo que concierne a la atención que por los entrevistadores y el propio cuestionario han tenido unos y otros.

Nos contestaron Artur Mas, José Montilla, Joan Herrera y Xavi Vila, el candidato pirata por Barcelona. De los demás no hubo noticia. Salvo la esperpéntica respuesta de un "asesor" sobre los problemas de agenda de su candidato en campaña electoral. España (Catalunya)

Uno de los entrevistadores, alguien de la talla de Ismael Peña-López, ha narrado bien lo que pusimos en marcha y lo que dado de sí. También Arnau Fuentes ha hecho un brillante y destacado seguimiento de la evolución del e-cuestionario de la "Nació Red". Hemos querido compartir con vosotros su larga reflexión. Merece la pena:

Por Arnau Fuentes

Los candidatos de partidos tradicionales han respondido mayoritariamente con respuestas largas, dando vueltas e, incluso, echando balones fuera. Por otro lado, el candidato del partido nacido de Internet, ignoro si por deformación profesional, ha dado respuestas cortas, claras y concisas. Por el contrario, en las preguntas que tocan directamente al día a día de las personas, ambos candidatos tradicionales que "viven" en el Parlament fueron cortos, mientras que el que vive en su casa, con sus vecinos, sacó los problemas del día a día con que todos nos encontramos. Me han maravillado las explicaciones de los tres a la última pregunta. Unos están a favor, otros son pragmáticos y finalmente hay uno que dice que hay que tener vista y hacer las cosas bien, correctamente y a la primera.

Este tipo de respuestas son las que marcan claramente la actual distancia entre representantes y representados.

Así como el hábito no hace al monje, el dos-punto-cero no soluciona la brecha digital. Hacen falta políticas claras para solucionar el problema, y solo ví un candidato con las ideas claras. Facebook, Twitter o cualquier otro software de redes sociales no es "Democracia 2.0". No si solamente se usan como un nuevo canal de emisión: yo digo, vosotros escucháis.

Las redes sociales existen más allá de Internet. No sirve de nada tener miles de fans en Facebook si luego no se transforma en contacto directo. No sirve de nada tener blogs si luego no se fomenta el debate y la discusión entre personas. Y hablando de debate y discusión, las respuestas a la pregunta sobre las listas abiertas nos muestran dos balones fuera en parrafos de diez o más líneas, frente a una posición clara de representación directa en apenas dos. Menos es más. Mucho más.

La Sociedad Red debe permitir aumentar la participación ciudadana en los asuntos públicos. La separación entre representantes y representados es clara y manifiesta. Poder mandar un tweet, un correo electrónico, poner un comentario en un blog o en el muro del Face no es Democracia 2.0, ni Política 2.0. Es una extensión de lo que debería ser la política, la participación directa de los ciudadanos en los asuntos que les atañen. Y visto lo visto estas últimas semanas, nos queda aún un largo camino y dos puentes que construir. Uno que salve la distancia del abismo digital, y otro que nos una a los ciudadanos con nuestros representantes políticos.

Que nadie nos engañe. No elegir también es una elección. Pero el próximo domingo se presenta una oportunidad para poder construir esos puentes.

Una semana después de recibir el e-cuestionario, solamente tres de los candidatos lo han respondido. Y éste dato es muy significativo y a tener en cuenta cuando se habla de la famosa brecha digital.

Si hiciéramos este pequeño comentario en modo campaña, usando porcentajes, fracciones y gráficos, diríamos que "aproximadamente un 66%, o dos tercios, de los candidatos que han respondido comprende la mayoría de los términos y conceptos tecnológicos". Pero dos tercios de tres, son dos. Contando que los partidos con representación parlamentaria son seis, y que hay como mínimo tres más con opciones claras de entrar, que "tres de cada nueve" candidatos se haya tomado en serio un pequeño cuestionario sobre no-tan-nuevas tecnologías, resulta bastante triste. Y mucho más cuando se tratan conceptos y temáticas que pueden condicionar, y bastante, el futuro de Catalunya.

También se podrían analizar las respuestas de muchas formas. Por ejemplo, cuantitativamente. Los candidatos de partidos tradicionales han respondido mayoritariamente con respuestas largas, dando vueltas e, incluso, echando balones fuera. Por otro lado, el candidato del partido nacido de Internet, ignoro si por deformación profesional, ha dado respuestas cortas, claras y concisas. ¿Cuando son dos más dos? Cuatro. La explicación de la teoría de los números primos puede ser interesante, pero no es la respuesta.

Por el contrario, en las preguntas que tocan directamente al día a día de las personas, ambos candidatos tradicionales que "viven" en el Parlament fueron cortos, mientras que el que vive en su casa, con sus vecinos, sacó los problemas del día a día con que todos nos encontramos. Me han maravillado las explicaciones de los tres a la última pregunta. Unos están a favor, otros son pragmáticos y finalmente hay uno que dice que hay que tener vista y hacer las cosas bien, correctamente y a la primera. ¿Será por experiencia directa? Este tipo de respuestas son las que marcan claramente la actual distancia entre representantes y representados. Vivimos en el mismo universo, quizá, pero los hay que habitan en planetas, o incluso galaxias, diferentes.

Así como el hábito no hace al monje, el dos-punto-cero no soluciona la brecha digital. Hacen falta políticas claras para solucionar el problema, y solo ví un candidato con las ideas claras. Facebook, Twitter o cualquier otro software de redes sociales no es "Democracia 2.0". No si solamente se usan como un nuevo canal de emisión: yo digo, vosotros escucháis. Pasó en las últimas elecciones, pasó en las elecciones presidenciales francesas y, ya por eliminación, seguramente pase el lunes que viene.

Las redes sociales existen más allá de Internet. No sirve de nada tener miles de fans en Facebook si luego no se transforma en contacto directo. No sirve de nada tener blogs si luego no se fomenta el debate y la discusión entre personas. Tal y como dice uno de los candidatos, mientras la televisión forje la decisión mayoritaria, Internet será poco más que una herramienta organizativa: actualizar el muro para decir a las bases que miren el debate en la televisión.

¿Participación? Para qué. Total, para lo que sirve Internet...

Y si encima comparamos las respuestas a la pregunta sobre las listas abiertas, dos balones fuera en parrafos de diez o más líneas, frente a una posición clara de representación directa en apenas dos. Menos es más. Mucho más.

La Sociedad Red debe permitir aumentar la participación ciudadana en los asuntos públicos. La separación entre representantes y representados es claramente manifiesta. Poder mandar un tweet, un correo electrónico, poner un comentario en un blog o en el muro del Face no es Democracia 2.0, ni Política 2.0. Es una extensión de lo que debería ser la política, la participación directa de los ciudadanos en los asuntos que les atañen. Y visto lo visto estas últimas semanas, nos queda aún un largo camino y dos puentes que construir. Uno que salve la distancia del abismo digital, y otro que nos una a los ciudadanos con nuestros representantes políticos.

Que nadie nos engañe. No elegir también es una elección. Pero el próximo domingo se presenta una oportunidad para poder construir esos puentes.

Otro de los entrevistadores, David Casacuberta, nos comentaba que estaba "encantado con la diversidad de respuestas de los candidatos hasta ahora, así como el compromiso con posiciones específicas en lugar del clásico "no mojarse" e indicar que "estudiarán el problema".

En relación a la pregunta que lancé, sobre el derecho a olvidar, celebro que tanto Socialistas como el Partido Pirata respondan ofreciendo lecturas diferentes sobre este derecho: el Partido Pirata con una defensa total de este derecho y el Socialista con una matización acerca del conflicto de derechos que aparece cuando el derecho a olvidar de unos choca con la distribución de esa información como dominio público. Un tirón de orejas constructivo a Joan Herrera y su equipo por evitar la pregunta y responder en general sobre protección de datos, cuando la pregunta era mucho más específica.

También le meneó las orejas, pero a Montilla, otro de los entrevistadores, Carlos Sánchez Almeida. El abogado parece no arrepentirse de su decisión electoral.

Foto | Isma Monfort

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos