Compartir
Publicidad

Las tarifas abusivas de la SGAE o las fiestas de Teddy

Las tarifas abusivas de la SGAE o las fiestas de Teddy
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

España era la finca de las fiestas de Teddy. Hoy El Economista entra en detalles y nos cuenta que Bautista disparó las tarifas de la SGAE hasta un 260% desde 2004. Era la España del pelotazo que tenía su versión "cultural" en el afán recaudatorio de los ejecutivos del Palacio de Longoria.

Valga un ejemplo muy festivo y popular. Por las fiestas de moros y cristianos los pueblos con 500 "festeros" (moros o cristianos) han pasado en los últimos siete años de pagar 125 euros a 447 euros y los de más de 7.500 festeros de 2.250 a 8.053 euros. Las tarifas son por representación diaria. Aclarar también que por "festeros" la SGAE entiende "toda persona perteneciente a una comparsa o que pueda participar en los desfiles organizados por esta o por cualquier entidad que en su caso los organice". Es decir todos los habitantes del municipio o potenciales festeros. De lo que se entera uno...

Otro caso interesante es el de los autobuses. A las empresas dedicadas al transporte de viajeros por carretera la SGAE les cobraba 511 euros en el año 2000 por las actividades culturales que de desarrollan sobre las cuatro ruedas. Ojo, que no es broma. Tampoco lo es que hoy tienen que abonar 1.313 euros por cada autobús de su flota. El impuesto cultural de la SGAE lo han acabado pagando los sufridos viajeros.

Las bodas son otra ceremonia que la SGAE exprimía con verdadero afán. Llegó a incrementar un 5,6 por ciento de un año para otro la tasa que tienen que pagar los novios por un banquete con 75 invitados. En 2006 se modificó también el sistema de cobro a bares y restaurantes, empezando a recaudar por metro cuadrado. Pero los bares, recuerda El Economista, tienen que pagar tres tasas diferentes a la SGAE en función de los aparatos tecnológicos (equipo de música, televisión, ordenador, música en directo) que tengan y el número de personas que potencialmente vayan a visitar el establecimiento, independientemente de la facturación de este. Así, si el bar posee una televisión deberá pagar un permiso para poder emitir contenidos como videoclips y canciones.

La SGAE "empezó a cobrar además a las comunidades de vecinos, las peluquerías, las representaciones infantiles en los colegios, los actos políticos y mítines e incluso los festivales de carácter benéfico". Bautista era feliz. Tanto como cuando unos años después, hace pocos meses, agradecía a Rajoy su apoyo a la Ley Sinde:

Mariano Rajoy fue un ministro de Cultura fantástico, al que la SGAE le concedió la Medalla de Oro

Vía | El Economista En Nación Red | Eduardo Teddy Bautista asumía la actividad delictiva de su mano derecha

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio