Compartir
Publicidad
Publicidad

Lo de la Ley Sinde y el comisario Barnier ya viene de cuando el Informe Gallo

Lo de la Ley Sinde y el comisario Barnier ya viene de cuando el Informe Gallo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

The report, according to its Socialist critics, gives governments a mandate to introduce the highly contested three strikes rule, which would cut off an Internet user’s connection if they are caught making an illegal download three times. However, Gallo denies this claim and says she is not in favour of this policy, but instead prefers a Spanish proposal currently making its way through the national parliament in Madrid. The Spanish policy, which has also divided national policymakers in Madrid, would shut down the websites caught by a judge for providing illegal downloads to users. – EuroActiv (1/06/2010)

En agosto de 2010 comentamos lo que pretendía el comisario europeo Michel Barnier con la revisión de la Directiva sobre comercio electrónico. Lo de siempre, apuntará con toda la razón el lector que haya seguido las andanzas de Barnier en Nación Red.

El comisario de Barroso y Sarkozy ya es un clásico. Ahora vuelve a ser noticia por impulsar en la UE un sistema de control de Internet a la española que lleva tomando como modelo desde que pudo comprobar que a su compañera de partido en Francia y en Europa, Marielle Gallo, le funcionaba lo de vender o envolver su Informe haciendo referencias al modelo español y no tanto al modelo francés de Hadopi, que ahora hasta Sarkozy reconoce que “no funciona”. Aquello le llamó la atención a Barnier. Tipo listo.

Aquel Informe Gallo, ¿te acuerdas?, elaborado con los datos suministrados por una empresa del número uno de Vivendi-Universal Pictures y que cita con descaro el propio comisario Barnier como verdad absoluta y oficial del alto nivel de “piratería” que asedia al negocio del entretenimiento que ellos llaman cultura. Más, mucho más, después de que el Informe Gallo fuese aprobado por el Parlamento Europeo, ya te puedas imaginar que con los votos del Partido Popular del que el comisario Barnier tiene el honor de ser su Vicepresidente.

Aquel Informe Gallo que nos colaron con las malas artes habituales y que promueve la “voluntaria” asociación entre los proveedores de servicios de Internet y los titulares de derechos de autor para actuar contra los infractores.

Aquel Informe Gallo que es la hoja de ruta en todos los debates en el seno del Parlamento Europeo sobre las medidas a adoptar contra los infractores de material protegido por copyright y que compara el intercambio con el el robo, no aborda el tema de los nuevos modelos de negocio y está claramente en la dirección que impone el ACTA.

Aquel Informe Gallo que en palabras de Jérémie Zimmermann, portavoz de la Quadrature du Net, “es una ilustración de la voluntad de la industria del entretenimiento para imponer una policía del copyright. Una puñalada a las libertades en la espalda de los ciudadanos”.

Aquel Informe Gallo que para la eurodiputada socialista, Françoise Castex, “es un ejemplo perfecto del dogmatismo que reina en las políticas de Copyright desde hace mucho” porque “extrae conclusiones que no respalda ninguna evidencia sólida como que las infracciones a la propiedad intelectual son una amenaza para la economía y los gobiernos cuando muchos estudios independientes han demostrado lo contrario”.

Aquel Informe Gallo que se “vendía” como una propuesta “moderada” con el ejemplo de la Ley Sinde y que Reporteros Sin Fronteras calificó de auténtico peligro para las libertades y derechos fundamentales de los ciudadanos europeos cuando hizo un llamamiento a los eurodiputados para que votasen en su contra. Ningún eurodiputado del PSOE votó en contra del Informe Gallo.

Tampoco a favor “porque todavía se parecía más al modelo francés que al español”. Los populares españoles también se abstuvieron antipando ya que en esta cuestión se unían a sus compatriotas del PSOE en Bruselas como poco después lo harían en Madrid votando a favor del modelo socialista español que conocemos por Ley Sinde o Ley Sinde de Rajoy y ahora también de Sarkozy, el “jefe” de Barnier y Gallo.

Europa les confunda, como confunde – a algunos – que Marielle Gallo sea miembro de la “izquierda moderna” que apoya a Sarkozy. De esa izquierda de autor (chic o caviar) que se entiende con la derecha para limitar las libertades en la red.

</p><p>Foto | <a href="http://www.flickr.com/photos/european_parliament/4272347892/sizes/z/in/photostream/">European Parliament</a><br />

En Nación Red | La eurodiputada Gallo, promotora del devastador informe contra Internet, prefiere la Ley Sinde

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos