Mentimos en un 10% de nuestras interacciones sociales, pero cuando enviamos mail somos más sinceros

Mentimos en un 10% de nuestras interacciones sociales, pero cuando enviamos mail somos más sinceros
Sin comentarios

Un estudio realizado en la escuela de periodismo y comunicación de la Universidad de Oregon, en Estados Unidos, ha descubierto que el nivel de mentiras que una persona se atreve a decir, varía de forma considerable dependiendo de la herramienta de comunicación que use.

David Markowitz, profesor de la mencionada universidad y analista de datos hizo una investigación con 250 personas que tenían que ir registrando el número de interacciones sociales que llevaban a cabo en sus últimos siete días donde hubieran contado alguna mentira. Y especificar si estas mentiras se habían producido durante una comunicación cara a cara, a través de redes, del teléfono, mensajes de texto, videochat y de correo electrónico.

Los resultados no dejan de ser curiosos: resulta que en una videollamada o en una llamada tradicional de las de toda la vida la gente se atreve más a mentir que en las redes sociales, en los mensajes de texto o enviando mails. Como puedes ver en el gráfico, donde menos mentiras decimos es cuando enviamos correos electrónicos. Y hay más mentiras en una conversación cara a cara que en las redes sociales o en los mensajes escritos.

Captura De Pantalla 2021 11 12 A Las 10 27 33
Foto de The Conversation

Más fácil mentir cuando sentimos que la conversación no queda registrada

mail

Una de las conclusiones es que las personas parecen atreverse más a soltar alguna mentira si sienten que esa conversación no queda registrada. Por tanto, cuando hay una interacción por voz se sueltan más mentiras que cuando la comunicación es escrita. Es decir, que eso de que "las palabras se las lleva el viento" parece convencer.

El menor número de mentiras se produjo a través del correo electrónico. Según el analista de datos, "hay varias explicaciones posibles para estos resultados" como que es posible que ciertos medios de comunicación faciliten mejor el engaño que otros. "Algunos medios -el teléfono, el videochat- pueden hacer que el engaño resulte más fácil o menos problemático si se descubre". Hay que pensar que un engaño en una conversación escrita queda plasmado y no se puede desdecir fácilmente.

Otra razón para estas diferencias es que las personas usamos estos medios de comunicación para diferentes momentos de nuestro día a día y para comunicarnos en ámbitos diferentes. Como ejemplo, el correo electrónico es más usado dentro del ámbito profesional y el videochat suele ser más común para hablar con amigos y amigas.

Y algo positivo de todo esto es que "hay un bajo índice de mentiras en todos los medios. La mayoría de la gente es honesta, una premisa coherente con la teoría de la verdad por defecto, que sugiere que la mayoría de la gente dice ser honesta la mayor parte del tiempo y que sólo hay unos pocos mentirosos" dentro de la sociedad.

Además, el experto considera que la idea bastante generalizada de que desde que nos comunicamos a través de la tecnología las "interacciones sociales son de menor cantidad y calidad",de acuerdo con las palabras del profesor e investigador. Pero, de acuerdo con sus estudios, "esta percepción no sólo es errónea, sino que además no está respaldada por pruebas empíricas. La creencia de que la mentira es un fenómeno generalizado en la era digital no se corresponde con los datos".

Contrastes con una investigación de 2004

David Markowitz realizó este experimento para dar continuidad a uno muy similar que tuvo lugar en 2004, cuando la tecnología apenas estaba comenzando a ser un medio de comunicación que se extendía. En 2004, el investigador de la comunicación Jeff Hancock pidió a 28 estudiantes que informasen del número de interacciones sociales que habían tenido a través de la comunicación cara a cara, el teléfono, la mensajería instantánea y el correo electrónico durante siete días y con el número de veces que mintieron en cada interacción social.

Los resultados indicaron que el mayor número de mentiras por interacción social se produjeron por teléfono. El menor número de mentiras se dijo por correo electrónico. "Si los mensajes son fugaces y si los comunicadores están distantes, la gente tiende más a mentir", fue una de las conclusiones de este estudio de comienzos de siglo. El menor número de mentiras se produjo en el correo electrónico, donde los mensajes se mantienen grabados, tal y como resaltó el investigador.

Vía | Mixx.io

Temas
Inicio