Publicidad

Los grandes bloques de direcciones IPv4 se han acabado en Europa, y eso puede provocar que usar la Red sea más caro

Los grandes bloques de direcciones IPv4 se han acabado en Europa, y eso puede provocar que usar la Red sea más caro
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

El Centro de Coordinación de Redes IP Europeas (conocido por sus siglas RIPE NCC, que pese a su nombre también da servicio a Oriente Medio y partes de Asia Central) anunció en octubre que sólo le quedaban por asignar 1 millón de dirección IPv4 antes de que se le agotaran definitivamente. Pues bien: ese momento ha llegado.

Según un comunicado difundido a las 15:35 de hoy, el RIPE NCC ha llevado a cabo la asignación de su último bloque /22. Los bloques de direcciones IPv4 pueden ser tan grandes como /8 (asignados a registros regionales como RIPE NCC), o tan pequeños como /32 (que indica una única dirección IP).

“Los bloques /22 (los que se han agotado hoy) suman cada uno 1024 direcciones IP individuales, y ya sólo quedan bloques /24 (de 256 direcciones): ya desde el mes pasado, esta última categoría era la única a la que podían optar ”

Los bloques /22 (los que se han agotado hoy) suman cada uno 1024 direcciones IP individuales, y ya sólo quedan bloques /24 (de 256 direcciones); desde el mes pasado, esta última categoría era la única a la que podían optar las entidades que nunca hubieran recibido una asignación previa desde el RIPE NCC. Pero recapitulemos ¿qué es una dirección IPv4 y por qué es importante que se estén agotando?

Ni IPv4 termina de morir, ni IPv6 termina de implantarse

Redes Imagen de Brett Sayles (vía Pexels)

Cada dispositivo que se conecta a Internet cuenta con un número identificativo, que denominamos dirección IP. El protocolo original para distribuir y organizar estas direcciones, el IPv4, se diseñó para poder gestionar 4.300 millones de direcciones, lo cual hace unos años parecía un margen más que suficiente para las necesidades futuras de Internet.

Pero los primeros arquitectos de la Red de Redes no vieron venir la época de los smartphones y el Internet de las Cosas, y a principios de esta década ya nos había quedado bastante claro que IPv4 se había quedado trágicamente corto.

Una nueva versión del protocolo, la IPv6 (capaz de proveer 340 sextillones de direcciones) se ponía entonces en marcha, pero sin opción de retrocompatibilidad, lo que obligaba a las compañías tecnológicas y de telecomunicaciones a llevar a cabo una costosa migración que no han hecho más que posponer de manera indefinida hasta el día de hoy.

En agosto de este año, el porcentaje de adopción del nuevo protocolo era de poco más del 25%: en España, por ejemplo, sólo el 2,5% de las direcciones IP son IPv6. Y la gran cantidad de dispositivos aún en uso que requieren de conexiones IPv4 provocará que nuestra dependencia de esta tecnología se prolongue mucho más de lo proyectado hace unos años.

Uno de los factores que ha influido en esta sorprendente despreocupación ha sido el creciente uso de los CGNAT, una tecnología que los operadores están utilizando para poder conectar varios equipos a Internet usando una misma IP, llevando a cabo una 'traducción simultánea' entre direcciones de red privadas y públicas.

A eso se le ha sumado la aparición de los 'IP brokers', revendedores de las direcciones IP ya asignadas que han ido quedando libres en los últimos años. Sin embargo, los IP brokers han estado compitiendo hasta ahora con los proveedores oficiales de direcciones IPv4 no asignadas... pero esa competencia ha desaparecido, y las IPv6 no son una opción para la mayor parte de los internautas.

¿Consecuencia más probable? Que Internet se encarezca

¿Qué consecuencias puede tener esto? Sencillo: que los operadores de telecomunicaciones, que hace unos años asignaban a los usuarios IP fijas y que hace poco que habían empezado a cobrar por ellas (Movistar lo hizo hace un mes, estableciendo un recargo de 30 euros por IP), empezarán ahora a cobrar hasta por las IP dinámicas, mientras que las empresas de hosting empezarán a cobrar también por el uso de cada IP.

Las IP, que hasta ahora costaban a los proveedores 10-12 euros en subastas, posiblemente se encarezcan necesariamente gracias a la especulación... y, en ese caso, dicha subida repercutirá sobre los usuarios. Lo previsible es que en los próximos meses las líneas de conexión a Internet y las cuentas en los servicios de hosting empiecen a encarecerse.

El plan del RIPE NCC pasa, según su comunicado de esta tarde, por recuperar direcciones IPv4 de aquellas entidades que ya no las necesiten o que hayan cerrado, evitando así que caigan en manos de los 'IP brokers'. Una vez recuperadas, se irán asignando a los ISP's según una lista de espera que ya está activa.

Vía | @Sharker

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir