Compartir
Publicidad

Tu DNI electrónico por fin servirá de algo en la Unión Europea, aunque surgen dudas sobre la privacidad

Tu DNI electrónico por fin servirá de algo en la Unión Europea, aunque surgen dudas sobre la privacidad
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado 29 de septiembre entró en vigor el Reglamento eIDAS. Esta legislación de la Unión Europea permitirá el "reconocimiento transfronterizo de identificación electrónica", habilitando a los ciudadanos europeos para llevar a cabo diferentes trámites online a lo largo y ancho de la UE, tales como acceder a sus registros médicos o hacer declaraciones de impuestos online.

Para poder utilizar estos servicios, los Estados miembro deberán notificar sus medios nacionales de identificación electrónica a la Comisión Europea, de forma que puedan "pasar una revisisón por pares a fin de calificar para el reconocimiento mutuo". España está entre los países que han completado el registro junto a Alemania, Luxemburgo e Italia, así que qué mejor momento para repasar cómo te afecta y qué puedes hacer a partir de ahora con tu DNI electrónico.

¿Qué ventajas tiene la nueva identificación digital transfronteriza?

DNI electrónico

Según informan desde la UE, el 58% de los ciudadanos europeos hacen trámites online en lugar de hacerlos en la sede física. Esto, además de agilizar los procesos burocráticos, supondría un gran ahorro para las empresas, 11.000 millones de euros al año, para ser exactos.

Ventajas del Reglamento eIDAS:

  • Mayor facilidad para matricularse en una universidad extranjera.
  • Acceder a registros médicos desde cualquier país.
  • Más facilidades para mover expedientes y documentos administrativos al cambiar de país.
  • El usuario puede abrirse una cuenta bancaria en cualquier país.
  • Luchar contra el fraude bancario.
  • Verificar la edad de los usuarios para cumplir con el GDPR.
  • Reducir costes administrativos.

Entre las ventajas citadas destacan las "transacciones electrónicas transfronterizas", tales como la inscripción en una universidad extranjera o la apertura de una cuenta bancaria en cualquier del mundo (sin necesidad de hacerlo de forma presencial). Esta medida, dado que es necesario identificarse, ayudaría en parte a combatir el blanqueo de capitales.

De la misma forma, servirá para cumplir con el Reglamento General de Protección de Datos en el sentido de que, con el DNI electrónico, las redes sociales y demás servicios online pueden contar con un sistema de verificación de edad para evitar que los menores acceden a donde no deberían, todo ello "sin revelar la identidad del usuario o cualquier otra información".

El DNI electrónico y sus homónimos europeos permitirán, a su vez, llevar a cabo trámites "compartiendo solo la información necesaria y reduciendo significativamente los riesgos de mal uso de datos y escándalos como el de Cambridge Analytica".

De acuerdo a la comisaria Mariya Gabriel, a cargo de Economía y Sociedad Digital, con la entrada en vigor de la normativa eIDAS, "Europa da un paso más para garantizar un entorno en línea más seguro". La comisaria continua, diciendo que "es importante que también el sector privado se beneficie del potencial total de eIDAS, ya que esta legislación tiene el poder de crear un mercado para autenticación, autorización y servicios atribuidos por valor de más de 2.130 millones de euros para el año 2022".

Voces escépticas que ponen en duda el sistema

Sin embargo, a pesar de que en una primera lectura podría parecer un sistema lleno de ventajas de carácter administrativo, hay algunas personalidades del sector tecnológico que se han mostrado en contra del sistema. Una de ellas es Brett Solomon, director ejecutivo de Access Now, una ONG que defiende y amplía los derechos digitales de los usuarios en riesgo en todo el mundo.

En una columna publicada en Wired, Solomon afirma que "la identificación digital, en general, representa uno de los riesgos más graves para los derechos humanos que cualquier tecnología que hayamos encontrado" y que "nos apresuramos a un futuro en el que las nuevas tecnologías convergerán para hacer que este riesgo sea mucho más grave".

En este sentido, Solomon teme que el desarrollo de sistemas cada vez más precisos de identificación facial y biométrica e Inteligencia Artificial, junto al Internet de las Cosas, geolocalización y seguimiento en la red puedan "reforzar el sesgo y la discriminación".

China, por ejemplo, cuenta con un sistema de identificación digital que limita la participación de los ciudadanos en la esfera pública. Este sistema otorga una puntuación a los ciudadanos que determina si pueden beneficiarse de determinadas ventajas o si, por el contrario, sus libertades deben ser restringidas.

No todos los casos son malos. Estonia ha conseguido implantar un sistema de identificación digital con protecciones criptográficas, de forma que los datos de sus ciudadanos están siempre protegidos

El caso de Dinamarca es interesante también. Su sistema de identidad digital ha conseguido conectar todas las bases de datos del sector público y cruzarlas, lo que para Jesper Lund, miembro de la plataforma European Digital Rights, es un paso previo al sistema de crédito social que tienen en China.

Este tipo de sistemas no han sido obviados por regímenes autoritarios, que "están trabajando para dividir Internet [...] e imponer regímenes de vigilancia y control", afirma Solomon, que concluye diciendo que "los sistemas de identificación digital, tal y como se están desarrollando hoy, están listos para la explotación y el abuso, en detrimento de nuestras libertades y democracia".

Para evitar esto, el activista considera que el uso de identificación electrónica debe ser de carácter voluntario, pudiendo "decir no a cualquier demanda de que tengamos una identificación digital, sin prejuicios ni repercusiones negativas".

Hace un años, India implantó un sistema de identificación digital llamado Aadhaar, que proporciona un código de 12 dígitos únicos a cada ciudadano vinculado a su biometría y sus datos demográficos. Es el más grande del mundo, y se vio comprometido recientemente. Tras la brecha, el gobierno decidió no hacerlo obligatorio para algunas cosas y avisó de que trabajarían en una mejora de la seguridad.

Es evidente que aun queda un largo trabajo por delante. Si este sistema quiere funcionar y ser confiable, la transparencia, seguridad y la descentralización deben establecerse en su hoja de ruta.

Créditos de imagen | Red.es con licencia CC BY-ND 2.0

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio