Sigue a Genbeta

NSA

Hasta ahora, las filtraciones de Snowden nos han revelado los espionajes de la NSA, llevados a cabo con las órdenes FISA. Sin embargo, no sabíamos exactamente cómo se espiaban esos datos. ¿Los enviaban las compañías o abrían un acceso directo en sus servidores?

Hoy tenemos un poco más de información gracias a Pete Ashdown, CEO de XMission. Esta empresa es un ISP (proveedor de Internet) que ha recibido alguna petición de la NSA para acceder a todo el tráfico de algunos objetivos, y ha explicado cuál es el proceso.

Todo se desarrolla en secreto. Reciben una orden de un juzgado secreto, orden de la que ni siquiera pueden guardar una copia. Esa orden es una petición para monitorizar a uno de sus usuarios, algo bastante inusual: las órdenes judiciales suelen ser para obtener datos ya almacenados.

Todo el proceso es secreto. Ni los ingenieros saben qué es la “caja negra”.

Unos hombres de negro llegarían a su empresa, instalando una caja negra, una unidad de servidor como las demás. Esa unidad se conectaba a un “puerto espejo” en los servidores de XMission.

Como veis en el esquema, los datos del usuario objetivo se duplicaban y, además de seguir su recorrido normal, se enviaban también a la caja negra de la NSA, que los almacenaba para su posterior análisis.

NSA

La caja se quedaba ahí, esperando a que los agentes de la NSA volviesen a recogerla. Ashdown no podía comentar nada sobre la caja, ni siquiera a sus propios ingenieros.

Nueve meses después, los hombres de negro regresan, y se llevan la caja. Todo en el más absoluto secretismo, sin posibilidad de avisar ni contárselo a nadie.

Ashdown añade que en el caso de las grandes compañías, la NSA les paga para obtener esa información y compensar por las pérdidas y molestias que puedan tener, aunque deberíamos tomar esta información con pinzas: no sabemos de dónde la ha sacado y si es realmente cierta.

Al final, lo que vemos es que es muy difícil probar todos estos espionajes. Un organismo que actúa en secreto, procedimientos judiciales que no se divulgan, órdenes que ni siquiera se pueden copiar para tener una prueba de que existieron… En las propias palabras de Ashdown: Estos programas que violan nuestros derechos pueden continuar porque la gente no puede salir y decir “Esto es lo que me pasó a mí, mi experiencia y creo que no está bien”.

Vía | Buzzfeed

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios