Adobe Creative Cloud: la experiencia de trabajar con aplicaciones profesionales basadas en la nube

Sigue a Genbeta

adobe photoshop creative cloud mac os x

La nube ha tocado de lleno las aplicaciones y servicios de los usuarios generales, pero Adobe Creative Cloud representa el primer intento serio de utilizar este modelo en un conjunto de programas orientados a profesionales. Además, quieren matar dos pájaros de un tiro aprovechando esa nube para arrancar de raíz su piratería eliminando el precio fijo y pasar de vender a alquilar las aplicaciones.

¿Vale la pena este cambio? ¿Implica modificar la experiencia de uso de los productos de Adobe? No necesariamente, pero la compañía ha hecho un buen trabajo. Todo gira en torno a una sola aplicación, llamada Adobe Creative Cloud, que se encarga de gestionarlo todo. He estado probando la solución durante unos días, y mis impresiones no son nada malas.

Se acabaron los clicks en el botón “siguiente”

adobe creative cloud panel mac os x La aplicación Creative Cloud se instala en nuestra barra de menús/de inicio como centro de control de todo el software.

Como he dicho antes, las aplicaciones de Adobe Cloud ya no se compran: se alquilan. Y como todo lo basado en la nube, ese alquiler se controla mediante una cuenta de usuario. Eso es una herramienta muy potente contra la piratería, que afectaba seriamente las licencias que Adobe solía distribuir con las versiones anteriores de sus programas. Ya he dicho esto en varias ocasiones por aquí: todos hemos tenido una versión pirata de Photoshop instalada en nuestros ordenadores en algún momento.

Ahora todo eso cambia. Una vez empiezas a pagar la cuota de Creative Cloud, tu cuenta de usuario queda autorizada para descargarse la aplicación con el mismo nombre. Ésta se instala en nuestra barra de menús de OS X o la barra de inicio de Windows, y desde ahí podemos controlar absolutamente todo lo relacionado con las aplicaciones de Adobe. Disponemos de notificaciones que nos van informando de los eventos (cada programa se actualiza automáticamente sin molestarnos), accesos directos de instalación y al paquete de fuentes Adobe Typekit, y enlaces a galerías de Adobe Behance junto con la posibilidad de poder crear nuestra propia galería.

adobe cc actualizaciones

Para mí, lo mejor de todo esto es que por fin nos podemos olvidar de los instaladores antiguos de Adobe. Eran complicados y el proceso de instalación se hacía eterno, y ahora todo se ha simplificado hasta la mínima expresión de avisos cuando hay actualizaciones y barras de progreso tremendamente simples donde se nos indica que programas como Photoshop o Illustrator se están descargando e instalando en nuestro ordenador. Y una buena noticia en OS X que es casi un ‘aleluya’: ya no necesitamos tener Java instalado para poder usar el software.

Resumiendo: la experiencia de instalación ha cambiado radicalmente, y a mejor. Por fin Adobe se ha sabido adaptar a los tiempos que corren.

Las aplicaciones: lo esperado, pero con interfaz mejorada

adobe creative cloud mac os x photoshop Todas las aplicaciones han adoptado un aspecto oscuro.

Si dejamos a un lado todas las ventajas que hemos comentado de Creative Cloud, los programas no dejan de ser lo mismo aparte de las mejoras que hemos ganado con esta nueva versión. Como veis en la imagen superior, aplicaciones como Photoshop y Flash han concentrado todos sus elementos en una sola ventana unificada para que no nos compliquemos demasiado y su aspecto ha quedado uniformemente oscuro. Illustrator hereda el mismo aspecto, pero sigue tratando los archivos en ventanas independientes.

Hay algunos casos concretos como Lightroom que tienen una barra gris superior, así que Adobe no ha conseguido una experiencia del todo homogénea (pero casi), y se echan de menos funciones integradas con las del sistema como la pantalla completa en el caso de OS X. El rendimiento no va mal, aunque al ordenador le cuesta redimensionar algunas ventanas. De todos modos me atrevo a decir que poco a poco Adobe se va quitando esa crítica eterna de tener aplicaciones pesadas y lentas. NO lo ha conseguido del todo, pero poco a poco. No olvidemos que estamos tratando con software profesional capaz de tratar con archivos de gran tamaño, con lo que obviamente no podemos esperar la ligereza de otras aplicaciones como un gestor de correo o un cliente de Twitter.

Lo que sí que Adobe todavía arrastra desde hace tiempo es la sensación de ‘cajón desastre’ que tienen sus directorios. Una vez hemos instalado Creative Cloud y cuatro o cinco programas del paquete, el sistema se ve invadido por docenas de utilidades y programas de los que no sabíamos nada. Queda como prueba esta imagen, que es el resultado de una búsqueda simple de ejecutables en mi sistema:

adobe instaladores aplicaciones mac os x creative cloud ¿Qué le has hecho a mi Mac, Adobe?

Moraleja: los programas profesionales, en manos de profesionales

Con la fórmula de Creative Cloud, Adobe nos ha recordado a todos que Photoshop y sus compañeros no son aplicaciones para el usuario base, y que hay otras alternativas más baratas o incluso gratuitas para los que simplemente quieren hacer sus pinitos con edición fotográfica y diseño gráfico a niveles básicos. Creative Cloud cuesta cincuenta euros mensuales, y eso es un dinero que no se va a gastar cualquiera.

Para esos profesionales, Creative Cloud es una fantástica evolución de la base de todas estas aplicaciones y un buen incremento de las funcionalidades junto con una buena mejora del diseño. Seguimos teniendo algunos clásicos handicaps de Adobe, pero es la mejor actualización de la antes llamada Creative Suite en muchos años.

Sitio oficial | Adobe

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

44 comentarios