Síguenos

Shotwell

Una de las características del próximo Ubuntu 12.10 es la inclusión en Unity de una lente para realizar búsquedas y compras de productos en Amazon. Cuando se anunció la nueva prestación, hubo una gran controversia en la Red sobre la posibilidad de que Canonical tuviera acceso administrativo a cada equipo con Ubuntu. Si esta cuestión ya es importante en el mundo del software libre, no lo es menos el hecho de que la activación por defecto de la funcionalidad está en el límite de la legalidad sobre protección de datos en Europa.

Una medida que no gusta a la comunidad

Como ya comentó mi compañero Guillermo Julián al hacerse eco de la noticia sobre la lente de compras de Amazon, unity-lens-shopping es un paquete que se puede eliminar de la instalación como cualquier otro paquete. También es cierto que Canonical, ante las protestas, decidió incluir un ajuste para que el usuario pueda dejar sin efecto la lente, pero el problema es que la funcionalidad está activada por defecto.

Desde el punto de vista de software tal cual, la lente de compras no se puede personalizar, ni filtrar sus resultados. La primera consecuencia es que, ante determinadas criterios de búsqueda, pudieran aparecer productos de uso exclusivo para adultos, por ejemplo. Esta posibilidad convierte al sistema operativo en un producto no apto para menores, ni aconsejable para entornos empresariales.

Guía de usuario de Ubuntu 12.10

Desde el punto de vista de la comunidad del software de código abierto, la inclusión de la lente de compras con fines comerciales, reitero, por defecto, colisiona con la filosofía del software libre para los más puristas. Cada vez que busquemos información dentro de nuestro equipo, se están recopilando palabras clave de búsqueda sin el consentimiento del usuario. Esto viola de por sí la independencia y garantías de confidencialidad que los usuarios deben tener en sus sistemas, especialmente en el mundo del código abierto.

La lente de compras en el límite de la legalidad

Si hasta aquí el tema ya chirría, hay un problema más en el que seguramente no han pensado los responsables de Canonical. La lente de compras puede violar la Directiva Europea 95/46/CE (sobre la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos), que han incorporado a sus legislaciones los países de la Unión Europea.

A efectos de la directiva mencionada (Art. 2), los datos que recopila Canonical, que incluyen la IP, son datos personales ya que permiten identificar directa o indirectamente al usuario. Esta recopilación se hace sin consentimiento implícito o explícito del mismo y por lo tanto está prohibida. Dentro del mismo artículo, se define qué se considera tratamiento de datos, y las operaciones necesarias para el proceso de compra caen dentro de la definición.

Ubuntu 12.10 Amazon

Los datos personales no pueden tratarse sin el consentimiento explícito del usuario, o sin que exista una relación contractual (Art. 7). Ubuntu es software libre distribuible, no existe un contrato formal entre el interesado y el procesador de datos que legalmente podría enmarcar el objetivo comercial.

Hay otra consideración que estigmatiza aún más la funcionalidad de la lente de compras: los datos sensibles especialmente protegidos. Si realizo una búsqueda por términos tales como partidos políticos, temas religiosos, o compras de material para adultos, el tratamiento de esos datos, en las condiciones que se efectúan, es contrario a la ley.

Los Estados miembros prohibirán el tratamiento de datos personales que revelen el origen racial o étnico, las opiniones políticas, las convicciones religiosas o filosóficas, la afiliación sindical, y el tratamiento de los datos relativos a la salud o a la vida sexual. (Art. 8)

Hay además una consideración más técnica respecto de la cesión de datos a terceros y la garantía que deben prestar estos para que se cumpla la ley. ¿Están los servidores encargados del tratamiento en un país fuera de la UE o dentro?.

Ubuntu 12.10 vistas previas

Una salida honorable

En este momento en que Canonical quiere dar el salto masivo al mercado, la lente de compras puede ser el mayor error de planteamiento que hayan tenido los responsables de Ubuntu. Enfrentarse con la legislación europea en materia de protección de datos le ha costado más de un disgusto a quien lo ha intentado. Faltan pocos días para que Ubuntu 12.10 se libere, y hay tiempo, no sólo para que no se incluya la lente por defecto, sino para abandonar esta vía de financiación y buscar otra.

Vía | At The Edge Of Time

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

33 comentarios