Sigue a

linux ubuntu

El rumor ha saltado hace poco: parece que Microsoft está considerando seriamente llevar Office a Linux de forma oficial. El detonante de esta sorprendente decisión por parte de los de Redmond puede ser doble: la “viabilidad comercial” que puede tener el sistema operativo en un futuro y lo fácil que sería llevarlo a cabo después de llevar la suite ofimática al sistema Android que ya de por sí se basa en Linux.

Office para Linux como un movimiento arriesgado

¿Agradecerían los usuarios de Linux la entrada de Microsoft en su sistema?
Llegado a este punto es imposible no preguntarse si un Microsoft Office en Linux puede tener futuro. ¿Qué obstáculos podrían hacer que ese futuro no existiese?

Para empezar tenemos a una mayoría abrumadora de usuarios de Linux que usan este sistema precisamente porque no quieren oír hablar de nada hecho por Microsoft (o por Apple). Son los defensores del código libre, y Office sería una aplicación cerrada por mucha compatibilidad con Linux que estrene.

La propia ausencia de Office en la plataforma durante tantos años también se ha convertido en un obstáculo, porque este hecho ha sido la razón por la que ahora mismo tengamos alternativas libres y gratuitas como LibreOffice (recientemente ha aparecido la cuarta gran versión) u OpenOffice. La flexibilidad de Google Drive para usarse desde el navegador también cobra fuerza aquí. No sólo la filosofía del código abierto les da ventaja: una licencia de Office puede costar cien euros o más mientras que OpenOffice y LibreOffice son opciones completamente gratuitas.

Puede haber beneficios, pero serían a largo plazo

Office 2013

De todos modos eso no significa que esté calificando un posible lanzamiento de Office en Linux como algo negativo o absurdo. También habría beneficios: Linux es usado ampliamente en algunas administraciones y empresas, aunque sea sólo a nivel de servidores. La presencia de Office motivaría a las empresas a valorar Linux para los terminales de sus empleados, y para Microsoft eso es un nuevo mercado en el caso que su apuesta de Windows 8 no termine de calar en el mundo profesional.

Si ampliamos miras, el hecho de que Office sea compatible con Windows, OS X, Android y Linux lo convierte en una herramienta mucho más atractiva que el office “tradicional”, más cerrado y con problemas de compatibilidad. Al estar presente en todas partes los usuarios lo mirarían con mejores ojos, tal y como pasa con Google Drive. Jaime Novoa comentaba más a fondo este tema en una entrada de hace poco más de una semana.

Por eso, si Microsoft confirma Office para Linux, será una apuesta arriesgada como la de Windows 8 pero que puede beneficiar a las plataformas de la compañía. Aunque sea a largo plazo. Cuestión de esperar y ver qué decide Steve Ballmer.

Imagen | Paul Schultz
En Genbeta | Office 2013 a fondo, primera y segunda parte

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios