Sigue a Genbeta

Pagos por movil

Si uno busca pagos por móvil en Google pensará que estamos ante la solución a un problema enorme. Muchas publicaciones han afirmado que es una realidad, otros que lo será pronto y hasta los hay que afirman que ya le ha llegado su hora. Son el tipo de afirmaciones, que sin un fundamento claro, pueden volverse en tu contra.


Antes de exponer mi visión de lo que se conoce como “pagos por móvil” me gustaría hacer una pequeña observación, que se refiere al término en sí y lo que engloba. Lo que muchos llaman ya la industria de los “pagos por móvil” engloba una serie de acciones muy distintas, desde la compra de productos a través del móvil (algo común ya hoy en día) hasta sistemas como Square, iZettle y alguna iniciativa española que está en desarrollo, que convierten tu móvil o tablet en una caja registradora.

Es en este último tipo de productos donde más se están centrando las empresas en los últimos meses, que van desde grandes multinacionales como Visa, PayPal y las propias telecos hasta startups como Square o iZettle.

Este grupo de empresas están afrontando el proceso de compra desde distintos puntos de vista, pero todas ellas tienen un punto en común, que es el de de evolucionar el pago en comercios, tiendas físicas o a particulares. Así fue como nació Square, uno de los principales ejemplos de esta nueva oleada de empresas, que en 2009 apareció en el mercado con un pequeño dispositivo que se conecta en un móvil o tablet y permite realizar transacciones con una tarjeta de débito o crédito.

Poco más tarde se unieron muchas otras empresas (grandes y pequeñas) a la fiesta, intentando explotar un mercado que se cree que está en constante crecimiento. Luchando por este mercado también tenemos a empresas que apoyan sistemas como NFC (Near Field Communication), que también permite los pagos a través del móvil pero con una gran diferencia, y es que el comprador no necesita para nada su tarjeta de crédito, basta con acercar el móvil a un lector para completar una compra. NFC tiene mucha presencia en países Asiáticos como Corea del Sur o Japón, pero en Europa y Estados Unidos no termina de despegar, y veremos si algún día lo hará.

(Casi) todos estos sistemas tienen sus aspectos positivos y negativos, pero todos fallan en una cualidad cuando son comparados con el uso de tarjetas de crédito: no simplifican suficientemente el proceso de compra para ser adoptados en masa por los consumidores. La diferencia entre sacar de la cartera la tarjeta de crédito y sacar el móvil para acercarlo a un lector no resulta clave para los consumidores, que necesitan más razones para cambiar un hábito instalado hace ya más de una década.

Square y Google: dos formas diferentes de afrontar la situación

La simplificación debería venir por la propia experiencia de la compraventa, y este sentido creo que dos son las empresas llamadas a evolucionar dicho proceso: Square y Google.

Square wallet siempre me ha parecido el producto más interesante de Jack Dorsey y compañía. En pocas palabras, lo que permite es realizar un pago sin necesidad de sacar nada del bolsillo, ni tarjetas de crédito ni un móvil, siendo el comprador reconocido directamente por la persona al otro lado del mostrador. Entras a la tienda, te acercas a la barra, pides un café y tu móvil realiza la transacción automáticamente. Sólo se intercambia una cosa, palabras.

Aunque muchos identifican a la compañía con el lector de tarjetas, en Square saben que “los pagos son una nueva forma de comunicación”, como el propio Jack Dorsey ha indicado en varias ocasiones y como bien explica en el vídeo. Es a partir de esta idea que se busca la simplificación del proceso de compra, intentando facilitar o incrementar la relación entre vendedores y compradores. El móvil desaparece, las tarjetas de crédito y las tarjetas también.

Pero aunque esto sería lo ideal, creo que todos somos conscientes que tanto el dinero (billetes y monedas) como las tarjetas de crédito no desaparecerán pronto, si es que algún día lo hacen. Son muchas las ventajas que suponen y algo con lo que millones de personas están familiarizados ya. Por esta y otras razones Google también puede estar andando en el camino correcto. Sobre todo si se confirman que están preparando su propia tarjeta de débito/crédito.

Una tarjeta que, si hacemos caso a los rumores, sería a los pagos lo que Google Voice es a las llamadas: una forma de integrar en una sóla tarjeta todas las de crédito que pueda tener un usuario, con la posibilidad además de ser utilizada como sustituto de tarjetas de transporte y similares. En definitiva, un todo en uno.

El mercado de los “pagos por móvil” se está convirtiendo poco a poco en un espacio cada vez más bullicioso. Muchas empresas, muchos agentes distintos, muchas cosas por decidir. La forma en la que Square, y en menor medida Google, están afrontando el problema parecen las más interesantes. Eso sí, siempre partiendo de la idea de que el dinero y las tarjetas de crédito no desaparecerán pronto, si es que algún día lo hacen.

Image | Tax Credits

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario