Síguenos

Foursquare

Foursquare lleva un tiempo tratando de encontrar la mejor manera de salir del móvil. Obviamente no en lo referido a la función del servicio: no van a cambiar radicalmente de forma de ser, de negocio. No, al menos, cuando son los vencedores (pírricos, pero triunfantes) de la geolocalización, pero sí que necesitan ser visibles más allá de los smartphones.

Hace un tiempo, Foursquare presentó una novedad destinada a estar en otras webs: un botón con el que el usuario pudiera guardar lugares interesantes en su cuenta de Foursquare para visitarlos en otro momento. Fue un fracaso, pero ahora van a retomar aquella iniciativa con Save To Foursquare.

Gastar tiempo en Foursquare

¿Por qué ese interés de Foursquare en resucitar un servicio que ya dejaron morir meses atrás? Dos razones parecen fundamentales:

  • Foursquare debe conseguir más usuarios y de otro tipo para dar el salto a otro nivel.
  • Foursquare necesita que esos usuarios tengan interacción más allá del simple check-in para tener vías más sencillas de explotación del servicio.

Como vemos desde hace meses, los movimientos de Foursquare van en esos dos sentidos: las listas y guías, la creación de los super-usuarios, el fomento de la fidelidad mediante otras vías… Todos son ideas encaminadas a tener un usuario más activo.

El problema de la visibilidad, sin embargo, parece más complicado de atajar. La idea de un botón que los editores puedan añadir a sus webs y que funcione como si fuera el Read It Later o el Instapaper de lugares a los que ir no funcionó antes, según Foursquare, por ser demasiado complicado técnicamente.

De hecho, según ellos mismos indican solo un centenar de webs lo usaron, mientras que ahora esperan que Save To Foursquare, mucho más sencillo de integrar, tenga éxito y apuntan no sólo a las páginas de los negocios, sino también a directorios, comparadores de locales, webs de reserva online.

El abandono del juego

Foursquare

Las nuevas opciones de Foursquare no sólo marcan el crecimiento del servicio hacia lugares que en principio no se marcaron como prioritarios, sino que, poco a poco, va relegando el primer punto de enganche con el que se lanzó. La famosa “gamification”, esa idea de que todo lo que se convierta en un juego servirá para enganchar a nuevos usuarios, ha llegado a un punto muerto.

Fue su gran hallazgo para romper la barrera que nos impedía decir “estoy aquí”. Lo consiguió haciéndolo divertido, de manera que lo antes parecía un engorro y hasta un aburrimiento se convertía en algo distinto: ser el alcalde de un lugar, llegar a liderar el top de tus amigos, conseguir las placas y badges exclusivas por determinadas acciones… Foursquare entendió la explicación psicológica de la dinámica y mecánica del juego (unir habilidad, motivacion y un impulso externo) y sacó provecho.

Ahora no parece ser suficiente. ¿Por qué? Porque el juego estaba planteado para cuantas más personas mejor (el eslogan “es mejor con amigos” lo dice todo), pero los que juegan no son demasiados o no lo extienden con tanta velocidad como a Foursquare le gustaría.

Ya no sólo es “desbloquea tu ciudad”, sino “también queremos ser tu agenda”: necesitan ser visibles en la “web de escritorio”, donde la gente no estará jugando sino buscando un servicio para otro momento. Otra cosa es si la web quiere otro botón más de un servicio que aún no ha dado el salto al gran público.

Vía | GigaOM
En Genbeta | Cinco alternativas para reservar mesas en restaurantes por Internet, El cliente tiene la última palabra: análisis de las principales webs de reseñas y recomendaciones de restaurantes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios