Compartir
Publicidad
La guerra de Microsoft, Google y Apple ahora está en las aulas
A fondo

La guerra de Microsoft, Google y Apple ahora está en las aulas

Publicidad
Publicidad

Microsoft ha lanzado una apuesta completa de hardware y software para recuperar las escuelas que ha estado perdiendo en Estados Unidos, ahora en manos de Apple y Google. El una forma de asegurar la lealtad de los futuros consumidores y de cerrar jugosos acuerdos con miles de centros educativos.

El anuncio principal de la presentación de la compañía fue Windows 10 S, una versión reducida de su sistema operativo que facilita las labores del profesorado en administración y que limita la instalación de aplicaciones que no se hallen en la tienda de aplicaciones para delimitar el riesgo a que las máquinas sean comprometidas o infectadas con malware o adware.

Es un movimiento claramente enfocado a vender software y no hardware. Para Microsoft es muy importante asegurar que la base de usuarios de Office 365, su suite de ofimática en la nube, siga creciendo. Es uno de los puntos fuertes de su negocio junto a Azure. Con Windows 10 S se reduce el costo de las licencias del sistema operativo, pero se retiene igual al usuario en la suite. Además, se brindan herramientas que simplifican la administración de las máquinas y el costo de cada una de ellas para mover eficientemente los programas, dos claves en el éxito de los Chromebook, que dominan desde hace unos meses las escuelas estadounidenses.

La misma propuesta para tres objetivos diferentes

Google, Apple y Microsoft ofrecen lo mismo: suites completas que faciliten la labor del docente a través de la tecnología. Su baza es la sencillez en el mantenimiento y la administración de los equipos en comparación con portátiles de sistema operativo de escritorio completo. Pero tienen objetivos diferentes.

  • Apple quiere vender iPads porque su negocio principal es la venta de dispositivos.
  • A Google no le importa tanto el dispositivo que se use, pero quiere que los alumnos queden atados a sus servicios, clave en sus negocios de publicidad.
  • Microsoft quiere vender licencias de Windows y de Office 365.

Microsoft apuesta por un enfoque más tradicional con portátiles que corren el sistema operativo más empleado en empresas con la suite de ofimática por excelencia. Google, en cambio, lo hace por herramientas colaborativas en la nube, simplificando al máximo toda la gestión y uso. Es tan fácil como iniciar sesión y comenzar a trabajar desde el navegador.

En España

En las escuelas españolas Microsoft parte con una gran ventaja, ya que es el sistema operativo dominante. Muchos centros cuentan con ordenadores que se configuran a través de un servidor de forma manual, y esta nueva propuesta simplificaría procesos y el mantenimiento. Además Microsoft podría ofertar equipos baratos con las mismas capacidades a los centros con bajo presupuesto (casi todos los públicos).

“La mayoría de los colegios no pueden ofrecer un equipo a cada alumno, y la tecnología de la que disponen está limitada a un ordenador y proyector por aula habitualmente”, dice Jose Luis Merino, profesor de Lengua y Literatura de alumnos de ESO y bachillerato. “Las editoriales ya tienen versiones de sus libros de texto en ediciones digitales, pero pocos colegios lo usan”.

“A partir de la Ley Orgánica de Educación se está produciendo una pequeña aceleración en la dotación de equipos informáticos en las escuelas, aunque surge la necesidad de una mayor coordinación entre el gobierno y los centros para mantener el ritmo”, señala Gabriel Allende, profesor de alumnos de primaria.

La tecnología acabará llegando, pero es un objetivo difícil de cumplir si los padres tienen que realizar el desembolso. Los centros educativos no tienen dinero para comprar un dispositivo por alumno, dice Merino al destacar que debido a los recortes la tecnología es el menor problema de unas aulas cada vez más saturadas debido a los grandes recortes que se han hecho en materia de educación en los últimos años.

Surface Laptop

Lo que no parecer acabar de encajar en la ecuación es el uso de Windows 10 S en un portátil claramente enfocado a universitarios. Es normal que Microsoft quiera ofrecer una alternativa real a los Macbook de Apple en las universidades con equipos que no tengan una batería mediocre, una pantalla llena de reflejos y baja resolución y miles de aplicaciones instaladas que solo dañan la experiencia del usuario. Pero, ¿por qué limitar su sistema operativo? Tiene sentido restringir las aplicaciones que instala un niño, no las de un adulto. Es gratis el primer año para estudiantes y 50 dólares extra para los demás, pero la primera impresión pesa mucho y el consumidor compra algo limitado de serie. Tal vez hubiese sido más razonable vender el equipo un poco más caro y aplicar un descuento a estudiantes, que necesitarán instalar aplicaciones o querrán realizar búsquedas web con Google.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos