Compartir
Publicidad
Publicidad

El traslado de Manning oculta la inquietud del peor Obama

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El 13 de enero de 2011 en la prisión militar de Quantico se celebró una reunión al más alto nivel para valorar si el tratamiento a Bradley Manning era demasiado severo. Un psiquiatra presente en la sala denunció que no había justificación alguna para hacer lo que se estaba haciendo con el recluso. Un alto oficial le respondió tajante: "Vamos a hacer lo que queramos hacer".

Sobre la base de estas declaraciones (y otras pruebas) la defensa de Manning estaba convencida, también algunos sectores desencantados del Partido Democráta y juristas independientes, que El Pentágono se había metido en un lío por su prepotencia habitual. Por eso calificó el portavoz de Hillary Clinton el tratamiento a Manning de estúpido. Por eso fue cesado horas después.

Aunque en la Casa Blanca tomaron buena nota de sus consejos y cuando se enteraron - ¿cómo? - de la presentación inminente de un recurso de hábeas corpus por haberse vulnerado los derechos constitucionales de Bradley Manning, ordenaron sacar a toda prisa al detenido de la prisión de Quantico. Más allá de la necesidad de no dar más argumentos a una minoría creciente que no se piensa callar ante el trato que se le viene dando desde su detención en Irak y primer traslado a una prisión militar en Kuwait al que consideran un héroe y no un traidor.

Como pudo comprobar el presidente Obama en un acto de su gira para recaudar fondos cuando simpatizantes de Manning, después de "reventar" pacíficamente el acto en la mejor tradición del activismo estadounidense y dedicarle una canción, conseguían que hablase ante una cámara para decir que Bradley Manning "volcó” documentos y "violó la ley". Declaración o prueba de vídeo que pasa a formar parte de la defensa jurídica de Manning pues el Presidente no puede adelantar la sentencia y erigirse en juez (prejuicio existente de parte) como hace en el diálogo que mantiene con el activista Logan Price.

OBAMA: Así que la gente puede tener puntos de vista filosóficos [sobre Bradley Manning] pero yo no puedo conducir la diplomacia [como si todo fuera] de fuente abierta... El mundo no funciona así.

Y si estás en el ejército ... Y yo tengo que cumplir con ciertas normas de información clasificada. Si yo fuera a publicar material que no se permite su publicación, yo estaría violando la ley. ¡Pues somos un país de derecho! No dejamos que los individuos tomen sus propias decisiones acerca de cómo funcionan las leyes. Él violó la ley.

¿NO es que dio a conocer pruebas de crímenes de guerra?

OBAMA: Lo que hizo fue volcar...

¿No hizo lo mismo que Daniel Ellsberg?

OBAMA: No, no es lo mismo. El material de Ellsberg no estaba clasificado de la misma manera.

Del aislamiento de Quantico al 'hotel' para toda la vida de Fort Leavenworth

Le obligaron a dormir desnudo por su seguridad. Aislado 23 horas al día en su celda por su seguridad. Le quitaron las gafas por su seguridad. Ahora han decidido que Manning no supone un riesgo para sí mismo y que su estado mental es apto para afrontar un próximo juicio. Por su seguridad, la de ellos, será condenado y encerrado de por vida (allí donde lo han llevado) de no evitarlo una movilización civil que obligue a realizar un juicio justo y no una recreación militar.

300 expertos legales de Estados Unidos firmaron una carta abierta en la que se pronunciaron contra el tratamiento a Manning. Los juristas valoraron que se violó la VIII Enmienda de la Constitución y que el caso refleja un "castigo cruel e inusual" que quebranta la garantía de la V Enmienda contra el castigo sin juicio. El relator especial de las Naciones Unidas para la Tortura, Juan E. Méndez, manifestó su frustración por impedirle acceder al prisionero, una comisión del Parlamento alemán y Amnistía Internacional denunciaron la situación del soldado sospechoso de ser la "garganta profunda" de WikiLeaks, y como se comentaba más arriba el portavoz del Departamento de Estado, Philip J. Crowley, describió el tratamiento a Manning como "ridículo, contraproducente y estúpido", le costó el cargo. Hillary Clinton anunciaba horas después que abandonaría a corto plazo la política. El Pentágono le ganó el pulso en unos minutos. A ella y a Obama. Adiós, Philip, Adiós. Esta semana se cónfirmó el golpe de timón que incluso los más moderados demócratas han visto como el final de un sueño. Adiós, Obama, Adiós. Con Biden ya son los dos. Se acabó.

Ayer El Pentágono, a lo suyo, organizaba una visita para periodistas por la prisión de Fort Leavenworth, nuevo "hogar" de Bradley Manning. El objetivo era que distinguidos medios de comunicación "compartiesen" con sus lectores la experiencia de visitar las magníficas instalaciones que acogerán a partir de ahora al soldado Manning. Las fotos son "gentileza" del Ejército de los EE.UU.

Allí el soldado Manning saldrá de su cruel aislamiento e incluso podrá hablar con otros presos que como él están a la espera de juicio. Tres horas tendrá para disfrutar del área común de recreo. Podrá hacer llamadas telefónicas (controladas) y recibir cartas (una vez que hayan sido inspeccionadas) por primera vez desde su detención. Si bien la censura previa y la burocracia de la prisión ha limitado este "nuevo derecho" del detenido a 20 cartas por día. Recibe y recibirá miles. Esta es su dirección:

Bradley Manning 89289 830 Sabalu Road Fort Leavenworth, KS 66027 USA

No podrá, eso sí, recibir visitas de periodistas, según anunció ayer el comandante o guía de Fort Leavenworth, Dawn Hilton que se entretuvo en relatar las maravillas de su "fuerte", aunque pasó por alto explicar a sus invitados que aquel edificio al fondo, que no sale en las fotografías, espera a Manning para convertirse en su macrocelda para toda la vida.

Bradley Manning descubrió y denunció que se estaban entregando millones de dólares a intermediarios de la inteligencia de Pakistán que preparaban a los talibanes para matar a sus compañeros o que cientos de millones de dólares procedentes del tráfico de drogas se enviaban con conocimiento de sus superiores a Dubai desde Afganistán como parte del equipaje habitual de los nuevos gobernantes de aquel país. También le llamó la atención que les ordenasen reprimir a los demócratas de Iraq que denunciaban la corrupción gubernamental. Todo lo denunció a sus superiores. Por eso algunos veteranos hacen causa común con los jóvenes que no se piensan callar y están dispuestos a defender al compatriota que de verdad representa los mejores valores de su nación:

Si Bradley Manning ha hecho lo que se le acusa de haber hecho, lo felicito. Ha mantenido su juramento de defender la Constitución - Daniel Ellsberg
En una sociedad libre se supone que debemos saber la verdad. En una sociedad donde la verdad se convierte en una traición, entonces tenemos un gran problema. Y ahora la gente que revela la verdad están metiéndose en problemas por ello. Se les solía llamar patriotas y no criminales. - Ron Paul, congresista de los EE.UU

En Nación Red | Una web y un soldado

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos