40.000 euros anuales y 500 usuarios: la Policía Nacional desarticula otro servicio IPTV ilícito

40.000 euros anuales y 500 usuarios: la Policía Nacional desarticula otro servicio IPTV ilícito
9 comentarios

Los servicios IPTV ilícitos están muy perseguidos por las autoridades de muchos países europeos. De hecho, la Unión Europea se ha propuesto enterrar el IPTV de emisiones no autorizadas, llegando a dar cifras como que dos millones de españoles las ven. Desde el Parlamento Europeo, de hecho, quieren que las transmisiones se puedan bloquear de forma inmediata.

En España, la Policía Nacional ha informado del arresto de una persona de Vitoria, Álava, que según afirma la institución, habría obtenido unas ganancias anuales de unos 40.000 euros. A diferencia de otras veces, en las que hemos hablado de grupos más grandes, aquí solamente actuaba una persona, cuya labor era la de revender los contenidos de los verdaderos distribuidores de los canales.

Más de 3.000 usuarios en su canal de mensajería

Espana Bronce
España es bronce en IPTV, según datos de la UE.

La Policía explica que ha logrado esta detención gracias a una denuncia realizada sobre un dominio web a comienzos de 2020. La venta del producto ofrecido se hacía por redes sociales y diferentes medios, y destaca que en uno de ellos, un canal mensajería instantánea, había más de 3.000 usuarios. No indican la plataforma, pero en Telegram, por ejemplo, es frecuente encontrar este tipo de anuncios y grupos en los que además de vender el producto y promocionarlo, también se da soporte técnico a los usuarios que lo adquieren.

La lista o listas IPTV que se vendía contaba con distintos precios dependiendo de los canales que se incluyeran, del tiempo por el que se pagara y del número de dispositivos en que se quisiera ver simultáneamente. Según el comunicado, el administrador del grupo hizo lo posible por escapar de la acción de la investigación, con acciones como cambiarle de nombre al grupo de mensajería, pero a la vista está que no le sirvió para distraer a la Policía.

La persona detenida era un revendedor, es decir, no era el grupo que distribuía el contenido

Como hemos dicho, como reseller o revendedor, la persona detenida no es la responsable final de los contenidos que ofrecía. Lo que hacía era comprar los canales y contenidos a los distribuidores a un precio determinado, para luego venderlo más caro al público final. Así, factores como la estabilidad del servicio realmente no suelen estar en manos de quien vende en estos grupos, sino de quien le ha vendido el servicio a los revendedores.

De esos 3.000 usuarios del canal de mensajería, la policía habla de que en la actualidad, eran 500 los que pagaban y se beneficiaban de los servicios IPTV. Como parte del proceso de arresto, en su domicilio en Vitoria han encontrado un panel IPTV (software de gestión) en el que controlaba todo lo relacionado con sus usuarios activos, junto a una tablet y un móvil. Es entre las listas de esos paneles informáticos que se usan como bases de datos y registro de clientes donde la policía en otros casos ha llegado a obtener datos personales de los clientes de este tipo de servicio.

Temas
Inicio