Compartir
Publicidad
Por qué Google está construyendo su nuevo centro de investigación de inteligencia artificial en China
Actualidad

Por qué Google está construyendo su nuevo centro de investigación de inteligencia artificial en China

Publicidad
Publicidad

A pesar de que tanto las grandes compañías tecnológicas como las empresas emergentes de Silicon Valley han tenido la ventaja de resultar especialmente atractivas para el talento más brillante, la carrera en el sector de la inteligencia artificial implica cada vez más a otros actores con una mayor fuerza aparente. Uno de ellos es la República Popular China, el país en el que Google va a construir su primer centro de investigación de inteligencia artificial en Asia.

Fei-Fei Li, investigadora jefa de inteligencia artificial y aprendizaje automático de Google Coud, comienza el anuncio del Google AI China Center así:

Desde que me convertí en profesora hace 12 años y me uní a Google hace un año, he tenido la suerte de trabajar con muchos talentosos ingenieros, investigadores y tecnólogos chinos.

China es el hogar de muchos de los principales expertos mundiales en inteligencia artificial y aprendizaje automático. Los tres equipos ganadores del ImageNet Challenge en los últimos tres años han estado compuestos en su mayoría por investigadores chinos. Los autores chinos contribuyeron con el 43 % de todo el contenido de las cien principales revistas de IA en 2015 y cuando la Association for the Advancement of AI descubrió que su reunión anual se superponía con el Año Nuevo Chino este año, reprogramaron la reunión.

El impulso capital de las autoridades chinas

Lo que comenta Li no es casualidad, como tampoco lo es que China pueda ser líder destacada en inteligencia artificial en menos de dos décadas. Todo tiene que ver con la intención de las autoridades gubernamentales chinas de construir una industria nacional de inteligencia artificial con un valor de 150.000 millones de dólares estadounidenses. Quieren que sea la más importante.

Las ambiciones se desencadenaron, según contaba en mayo The New York Times, cuando la inteligencia AlphaGo derrotó a un famoso maestro surcoreano y al mejor jugador mundial, Ke Jie, en el juego estratégico Go.

China quiere ser líder mundial en inteligencia artificial en 2030

Desde este punto, la República Popular China fijó como uno de sus principales objetivos esta tecnología. El levantamiento de una industria puntera a nivel internacional capaz de ser líder. Este julio, además, anunciaron su plan de desarrollo. En él se ha establecido la cuantiosa inversión y la finalidad de la misma: ser los mejores en IA en el año 2030.

Y ya están ocupándose de ello reforzando a sus empresas, industria militar y la propia administración, apoyando también a empresas emergentes, investigaciones y proyectos en marcha en este campo.

Pero antes, en el 2020, el viceministro de Ciencia y Tecnología del Gobierno de China, Li Meng, prevé que el país iguale en tecnología e instalaciones de investigación sobre inteligencia artificial como la que en breve inaugurará Google a las de otros países líderes como Estados Unidos. Alcanzada esta meta, en la que la producción se elevará hasta los 22.000 millones de dólares, llegará el momento de ser líderes en 2030 con un rendimiento estimado de 147.000 millones.

La finalidad de esta gran apuesta

Esta notabilísima ambición busca destacar en inteligencia artificial, dominar parte de su poder y trasladarlo a la vida diaria, el logro que persiguen la mayoría de investigadores. Desde transformar la agricultura, tan importante en el país, como hacer evolucionar las industrias más tradicionales, la atención sanitaria, la seguridad ciudadana o la exterior.

Puntos, estos últimos, en los que entran en juego finalidades más que discutibles y controvertidas como las vigilancias masivas, que ya se llevan a cabo mediante este tipo de innovaciones, o la censura en la red, que gracias a estos avances podría ser todavía mayor. Posibilidades que deberían preocupar.

Las pocas trabas a la hora de recopilar y analizar datos de usuarios es un gran aliciente y un gran peligro

De cualquier modo, estas inversiones públicas van a sumarse a las que prevén realizar poblaciones y provincias por su cuenta —como Tianjin, que quiere crear un fondo de 5.000 millones de dólares— y otras tecnológicas como Baidu, Alibaba o Tencent. En los últimos tiempos, según MIT Technology Review, no han dejado de contratar a ingenieros y científicos especializados en este campo. Los pocos obstáculos a los que se enfrentan las empresas a la hora de recopilar y analizar datos de los usuarios, imprescindibles para las inteligencias artificiales, es un aliciente más.

Una situación que todavía atrae a más compañías al país, propicia la creación de instalaciones como el Google AI China Center y favorece el impulso que desean dar a esta industria. Será interesante ver de qué manera se alcanza o no el objetivo que el Gobierno de la República Popular China se ha marcado para 2030.

En Genbeta | Alemania acusa a China de espiar a través de LinkedIn: más de 10.000 alemanes se habrían visto afectados

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio