Estas nueve geniales apps convierten al iPad Pro en un gran equipo para trabajar: Apple no lo ha hecho con las suyas tras seis años
Mac

Estas nueve geniales apps convierten al iPad Pro en un gran equipo para trabajar: Apple no lo ha hecho con las suyas tras seis años

El 9 de septiembre de este año se cumplen seis años desde que se presentara el iPad Pro, un producto que estaba llamado a cambiarlo todo para el iPad. Pese a que ya era un producto muy sólido en todos los sentidos, Apple quería que fuera más de lo que suponía el iPad Air 2 para la compañía.

Por mucho que se agradeciera la potencia extra y el soporte para Apple Pencil respecto a sus predecesores, el iPad Pro iba de redefinir una herramienta que hasta ese punto valía casi exclusivamente para consumir contenidos. Sí, había gente que lo utilizaba ya como único dispositivo de trabajo, pero era en usos muy limitados.

En estos seis años, la experiencia iPad ha cambiado mucho, y Apple le ha dado mucho de lo que carecía en 2015. Sin embargo, la compañía ha hecho muy poco por demostrar las capacidades reales de su máquina, ahora más potente que varios de sus equipos aún a la venta. Desde 2015, Apple no ha lanzado ni una aplicación que se pueda considerar profesional. Y no es porque no las tenga en Mac.

Veamos qué aplicaciones de terceros sacan todo el partido del iPad Pro para muchos profesionales y la historia de las de Apple en la plataforma, lanzadas hace ya muchos años.

La comunidad de desarrolladores, la gran responsable de sacar todo el partido al iPad

Procreate

El iPad no es un producto con el que (salvo excepciones) se pueda depender solamente de las aplicaciones de Apple. Pero tampoco sería un producto para productividad si no fuera por las mejoras que Apple ha ido haciendo en el sistema, en el hardware y en aplicaciones como Archivos.

Aun así, son terceros los que han dado más valor al iPad, hasta el punto de que hay algunas aplicaciones de nicho que se puede considerar auténticas vendeiPads, como en consolas existen los vendeXbox o vendePlayStation. A día de hoy, Apple les da el reconocimiento que merecen en muchos puntos de sus conferencias para desarrolladores. Estos son algunos de los ejemplos de los que están tirando del carro.

  • Procreate: El auténtico vendeiPads para ilustradores y diseñadores. Aunque la aplicación existe desde 2011, desde 2015 ha mejorado increíblemente para aprovechar al máximo el Apple Pencil. Es una maravilla, y un auténtico regalo por los 10,99 euros que cuesta. Si hasta hoy no es más, es por las limitaciones del sistema en cuanto a manejo de recursos y a las posibilidades de uso de pantalla externa. Estando disponible incluso para el iPad de entrada, Procreate es una democratizadora de la ilustración digital, que hace unos años requería una gran inversión en tabletas gráficas de Wacom para hacer cosas similares.

  • AstroPad: Relacionado con lo anterior, AstroPad es una aplicación lanzada en 2015 que permite utilizar un iPad como si de una Wacom Cintiq se tratara. Es decir, permite, por ejemplo, conectar un Mac o PC con el iPad para dibujar en Photoshop de escritorio desde el iPad, evitando un gran desembolso extra. Con la función Sidecar, Apple ha traído algo así nativamente al iPad y al Mac, pero sigue sin ser exactamente lo mismo.

  • Aplicaciones profesionales de Affinity: las aplicaciones de Affinity son, probablemente, la mejor alternativa que existe en Windows y en Mac a las de Adobe. Además son mucho más baratas y no requiren suscripción, sino que son de pago único. La compañía lleva años volcándose en el iPad lanzado aplicaciones Pro, como son Affinity Photo y Designer. A día de hoy, son mucho mejores que lo que Adobe ofrece con Photoshop y Illustrator en iPadOS, porque son casi versiones de escritorio. Sus precios, 21,99€ cada una, otro regalo.

  • Adobe Lightroom: Una de las aplicaciones que hacen olvidar el Mac es Adobe Lightroom, que ha ido mejorando mucho en el iPad con el paso del tiempo y a día de hoy es una gozada para revelas archivos RAW. Junto a la potencia del M1 y de otros chips de Apple, no decepciona. Además, se ha beneficiado novedades de los últimos sistemas de Apple en cuanto a la importación de unidades de almacenamiento externo.

  • LumaFusion: A falta de Final Cut (Pro o no Pro) o de un iMovie más capaz, LumaFusion es una aplicación de edición profesional de vídeo que encandila a muchos de los que la prueban. Varios youtubers famosos como Jonathan Morrison la han utilizado para hacer trabajos completos y vídeos como este.

  • iDoceo: aunque no está al nivel de las otras en complejidad, iDoceo en una imprescindible en el sector de la educación, convirtiéndose en otra vendeiPads para muchos profesores que quieren llevar al día todos los aspectos de la gestión del día a día de grupos de clase.

  • Scrivener. Considerada por muchos escritores la mejor aplicación para escribir novelas, desembarcó en iOS poco después de la llegada del iPad Pro, y hace que el iPad sea una herramienta perfecta para todo aquel que quiere escribir textos muy largos sin depender de un ordenador.

  • Ferrite. A falta de Logic Pro, Ferrite es una gran aplicación para editar audio en el iPad. Es la favorita de muchos editores de podcast como Jason Snell, que mostró en el siguiente vídeo su flujo de trabajo.

A nivel de apps propias, los iPad no Pro recibieron más por parte de Apple que los Pro

Ipad 2010

Cuando el iPad se lanzó, la primera crítica global fue que no era más que un iPod touch grande. Y algo de ello había, claro, pues hay que recordar que iPhone OS 3.2, la versión con la que llegó el modelo inicial, no tenía multitarea. Sin embargo, la compañía demostró desde el primer día que no era del todo un iPhone/iPod estirado, desvelando en la histórica presentación que iWork, su suite ofimática profesional, llegaría al iPad el día uno.

Apple lo anunció orgullosa, como aplicaciones de pago relativamente "caras" (9,99 dólares) para lo que estaba siendo el mercado del iPhone. Aunque llegaron con limitaciones muy importantes respecto a sus versiones de Mac, la realidad es que lo importante era que estuvieran ahí con capacidades de creación y no solo de lectura. Además, eran totalmente compatibles con las versiones de escritorio, que tristemente empeoraron con el tiempo para parecerse a las versiones para iPad y iPhone.

Apple Ipad Iwork
Apple presentó más aplicaciones profesionales en un año que en seis, donde no ha mostrado ninguna.

En definitiva, pese a su temprano estado, eran aplicaciones con enfoque profesional, y por ello Apple les dedicaba un trozo de keynote en un día tan importante. Poco tiempo después, Apple anunció iMovie y Garageband para iPad, con especial enfoque para iPad por contar con más espacio en pantalla.

Sin tratarse de aplicaciones profesionales, y estando además recortadas frente a las versiones de escritorio (siguen así pese a que han ido mejorando), la compañía volvía a mostrar que veía al iPad como un dispositivo de creación de contenido, por mucho que tuviera que mejorar. En cierto que todas las mencionadas suponen proyectos mucho menos complejos que un Final Cut Pro o Logic Pro completos, pero ha habido más de diez años para esta transición.

Primer año de vida del iPad, y cinco aplicaciones con las que dar ejemplo a la comunidad de desarrolladores sobre qué cimientos edificar. Lo lógico sería, tras casi seis años de iPad Pro, que Apple hubiera hecho lo propio con las aplicaciones profesionales que le quedaban por traer a la plataforma.

Hablamos, por ejemplo, de poder hacer edición de sonido avanzada con Logic Pro (Logic a secas podría valer), de vídeo con Final Cut Pro, o de poder usar una versión completa de Xcode. Es cierto que van dando pasos positivos como mejorar Garageband o iMovie, así como permitir publicar aplicaciones en la App Store directamente desde iPadOS con Swift Playground, pero siguen faltando aplicaciones propias que saquen partido no solo al M1 del iPad Pro 2021, sino al A12X, A12Z e incluso A10X.

Si bien el iPad recibió muchas aplicaciones en sus primeros días, Apple dejó mucho de lado dotarle de nuevas funciones. Ahora, los papeles se han invertido

Analizando todos estos años, podemos decir que se han equilibrado un poco las fuerzas entre ambas etapas. Apple fue más prolífica en cuanto a aplicaciones propias durante los cinco primeros años del iPad, pero el sistema era prácticamente el del iPhone hasta iOS 9.

A partir de ahí, a nivel de aplicaciones, la compañía hizo poco, pero cada dos años, los iPad han recibido numerosas funciones que han dado valor a su tamaño de pantalla. No hasta el punto de que iPadOS deje de ser un lastre para el iPad, pero sí de que el producto sea mucho mejor para desarrollo de terceros que en 2015.

Temas
Inicio