Publicidad

Ni Windows 7, ni 8 ni 10: el Congreso de los Diputados continúa utilizando Windows XP, y eso no es nada bueno

Ni Windows 7, ni 8 ni 10: el Congreso de los Diputados continúa utilizando Windows XP, y eso no es nada bueno
57 comentarios

Publicidad

Publicidad

El año pasado nuestros compañeros de Xataka contaban cómo, pese a ser 2018, aún había usuarios que por necesidad, trabajaban con Windows XP, un sistema operativo lanzado hace más de 17 años y que ha visto cómo le sucedían cuatro versiones, Windows Vista, Windows 7, Windows 8 y Windows 10. Tras prorrogar su vida en varias ocasiones, Microsoft decidió finalmente que en 2014 dejaría de darle soporte.

Desde entonces, a nivel mundial ha ido perdiendo todo el protagonismo, para quedar ya con un 1,97% de cuota de mercado mundial (2,37% en España), según StatCounter. Lo que quizá no esperábamos es que dentro de ese minúsculo número se pudieran encontrar los ordenadores que los parlamentarios del Congreso de los Diputados de España utilizan desde su escaño en la Cámara Baja.

Pero así es. Un tuit publicado por Ignacio Urquizu, diputado del Partido Socialista por Teruel, muestra que el sistema operativo que utilizan los ordenadores es el inconfundible Windows XP, con su característico Menú de Inicio de inicio verde y su barra de tareas azul. Algo que, dependiendo de para qué se utilicen, puede ser una auténtica barbaridad.

Windows XP en el Congreso, cuando Windows 7 está a punto de dejar de recibir soporte

Congreso De Los Diputados

A falta de conocer qué tipo de usos llevan a cabo los diputados desde los ordenadores de sus escaños, a poco que se conecten a Internet para cualquier tarea, utilizar Windows XP puede resultar una temeridad. No porque fuera un sistema operativo malo o inseguro, que no lo acabó siendo gracias a su largo soporte, sino porque precisamente Microsoft hace más de cuatros años que no corrige nada en él.

En estos casos, lo que suele explicar el uso continuado de estos sistemas son los largos contratos públicos con las empresas proveedoras de los equipos y de su software. Sin embargo, aquí resulta inexplicable por seguridad y antigüedad de lo que se ofrece. Hoy en día, los diputados cuentan con iPad, iPhone y Macs, siendo la última vez que renovaron en 2017. Probablemente no utilicen mucho los viejos equipos, pero habrá tareas en las que será obligatorio, y no resulta muy conveniente.

Las brechas de las versiones antiguas de Windows quedaron expuestas con WannaCry, y Microsoft reconoció la gravedad tuvo que lanzar una actualización para Windows XP que solucionaba el problema. Muchas empresas que utilizaban Windows 7 sin actualizar sufrieron el ataque. A partir de ahora, el soporte para ellas sólo seguirá si pagan, y no hablamos de poco dinero.

Los ordenadores no actualizados se exponen a muchas herramientas que pueden aprovechar sus vulnerabilidades, como las publicadas por los Shadow Brokers, el grupo que presumió de haber hackeado a la NSA. El Congreso en ningún caso debería exponerse a esto.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir