Comparamos velocidad, rendimiento y más de Internet Explorer, Chrome, Firefox y Opera

Síguenos

Logos navegadores

Hace dos años, en Genbeta hicimos una comparativa entre todos los navegadores del momento. Ha llovido mucho desde entonces y las cosas han cambiado: nuevas versiones de navegadores, algún cambio de motor e incluso un desaparecido. Por eso, hoy traemos una nueva comparativa con los navegadores actuales.

La idea de los tests no es sólo dar unos números al azar y decir “X es el mejor”, sino también dar cifras que importen al usuario. A lo largo del artículo encontraréis tanto benchmarks como medidas de uso real de cada navegador.

Hemos usado las últimas versiones estables de todos los navegadores: Internet Explorer 10, Chrome 27, Opera 15 y Firefox 22. Todas las pruebas, salvo las que requerían aceleración por hardware, se han realizado en una máquina virtual con Windows 8 64 bits, 2 GB de RAM y un núcleo de CPU, con instalaciones limpias de todos los navegadores y sin ningún tipo de complemento o modificaciones de configuración. Por eso, los resultados absolutos no serán relevantes: lo que importa más en este caso es ver cómo queda cada navegador con respecto a los demás.

Tiempos de inicio del navegador

Tiempos de inicio de navegadores

La primera prueba es medir cuánto tiempo tarda en iniciarse el navegador. Hay dos tipos de inicio: en frío, cuando ejecutamos por primera vez en la sesión el navegador; y en caliente, cuando el navegador ya se había ejecutado antes durante la sesión.

Para evitar cualquier tipo de error humano, hemos usado un pequeño programa en C#. Lo que hace es ejecutar el navegador correspondiente pasándole una página local como parámetro. El programa nos dice en qué momento se inició el proceso, y la página registra cuándo se acaba de cargar el navegador.

Internet Explorer es el más rápido de todos, con apenas un segundo de media en caliente y menos de 4 en frío. El segundo puesto es un empate entre Firefox y Chrome: el primero es más rápido en frío, el segundo gana en caliente. Opera se queda en el último lugar con 3 segundos en caliente y 10 en frío.

Velocidad de carga de páginas web

Carga Web

La siguiente prueba consiste en ver cuánto tiempo tarda cada navegador en mostrar una página web. Para evitar problemas de red, toda la página se ha descargado en local. Hemos añadido un script que medía la diferencia de tiempo entre el inicio de carga y el final (evento document.ready de jQuery, por si tenéis curiosidad). No es, desde luego, la mejor forma de medirlo y tampoco es un reflejo exacto de lo que tardaría cada navegador en cargar cualquier página web, pero sí sirve para hacernos una idea.

Los resultados: Chrome es el más rápido, con Opera siguiéndole de cerca. Firefox se queda el tercero con 656 ms, aunque los tiempos variaban bastante en cada prueba. El último, Internet Explorer, muy alejado con casi dos segundos y resultados muy distintos en cada ejecución. Aquí parece que Internet Explorer usa otro criterio para decir cuándo está listo el árbol DOM: la página aparecía perfectamente cargada antes de que se disparase el evento.

Consumo de recursos: RAM y CPU

La siguiente prueba es de consumo de recursos. Empezamos con el de RAM, medido en tres puntos distintos: navegador recién iniciado y con página en blanco, con cinco pestañas abiertas (Genbeta, Xataka, Twitter, YouTube y El País) y de nuevo con una página en blanco tras haber cerrado todas las pestañas.

Como siempre, hay que tener cuidado con las medidas de uso de RAM. Un uso mayor o menor no es un indicador directo de que el navegador funcione mejor o peor. El hecho de que no se recupere toda la memoria tras cerrar las pestañas no tiene por qué ser malo: igual son recursos que se quedan en RAM para no tener que cargarlos de nuevo al abrir otras pestañas.

Donde sí es más relevante saber el consumo de RAM es para la multitarea. Si un navegador consume demasiada memoria y tenéis varias aplicaciones abiertas, vuestro ordenador se quedará sin RAM antes y empezará a ir más lento.

Uso RAM

Después de la explicación, veamos los resultados: Opera es el más eficiente de todos, con 17 MB iniciales, 270 con cinco pestañas (sólo Firefox tiene un consumo más bajo, 266 MB) y 51.5 MB tras cerrar las pestañas.

Firefox ha seguido mejorando mucho en este aspecto, con un consumo muy contenido al abrir varias pestañas. Internet Explorer tiene una huella muy pequeña al inicio, pero al abrir pestañas sube hasta 350 MB. Por último, Chrome y su arquitectura multiproceso no parecen del todo eficientes, llegando hasta 382 MB de memoria al abrir sólo 5 pestañas.

Uso CPU

La siguiente prueba ha sido la de uso de CPU. Con las mismas 5 pestañas de antes, hemos esperado a que carguen y a que se estabilizase (más o menos) el consumo de CPU. Para mí esta prueba es más relevante que la de RAM, ya que aquí no hay justificación para usar demasiada CPU sin que el navegador esté haciendo nada.

Internet Explorer es el que peor se comporta, con un 50% aproximadamente de consumo de CPU medio en reposo. Chrome y Firefox se quedan en segundo lugar, alrededor del 20%, y Opera gana a todos de calle con sólo un 5% de uso medio de procesador.

Rendimiento en JavaScript

Pruebas JavaScript

Pasamos ahora de los tests de rendimiento real a los benchmarks más puros, empezando por los de JavaScript. Hemos querido hacer 3 test para comparar mejor resultados: Kraken, de Mozilla; Octane, de Google; y SunSpider, de WebKit. En este último caso, los resultados están multitplicados por 10 para poder apreciar las diferencias en el gráfico.

Los resultados son bastante curiosos, la verdad. Opera es el claro ganador en todos ellos. Chrome le sigue de cerca en Kraken y Octane, aunqune en SunSpider se queda el último. Firefox se mantiene tercero en todos los tests, y la sorpresa la da Internet Explorer. Resultados pésimos en Kraken y Octane, y sin embargo en Sunspider se queda en un segundo puesto. Quizás tenga algo que ver con el mal resultado que obtenía también en la prueba de carga web.

Rendimiento gráfico y aceleración por hardware

Gráficos

Tal y como va evolucionando la web, el rendimiento gráfico es cada vez más importante en los navegadores, y por eso mismo no podía faltar una prueba de este aspecto en nuestra comparativa. Hemos usado un benchmark gráfico, CanvasMark 2013, y una prueba del Test Drive de Internet Explorer, Fish Bowl con 750 peces.

Como podéis ver, los resultados son bastante dispares. Por supuesto, Internet Explorer gana en su propio test, quedando tercero en el CanvasMark. Opera consigue las mismas posiciones pero en distinto orden: primero en el CanvasMark, tercero en Fish Bowl. Firefox se hace con el segundo puesto y Chrome falla quedándose el último en ambos.

Estándares: HTML5 y CSS3

Estándares

Por último, hemos medido el soporte de estándares en cada navegador, usando HTML5Test.com (sobre 500 puntos) y CSS3Test.com (sobre 100 puntos). Hay que tener en cuenta que estos tests comprueban sólo si las características están ahí, no si están bien implementadas.

Chrome es el ganador en este aspecto: 463 puntos en HTML5 y 65 en CSS3. Le sigue de cerca Opera (normal, teniendo el mismo motor) con 423 y 65 puntos respectivamente. Firefox se queda en tercer lugar, e Internet Explorer es el último.

Resumen y conclusiones

De nuevo, estos tests no nos permiten decir qué navegador es el mejor de todos: están muy igualados y cada uno le da importancia a distintos aspectos del navegador.

Sí podríamos decir que Chrome es el que sale mejor parado de todos, con buen soporte de estándares resultados buenos en los tests de JavaScript y carga de páginas, y no demasiado lento en el inicio. Sin embargo, cosas como el rendimiento gráfico o el uso de recursos impiden clasificalo como el mejor. Opera se queda cerca de Chrome (recordemos que tienen el mismo motor de renderizado), aunque la velocidad de inicio es un gran punto en su contra.

Firefox aparece como el más regular de todos: no destaca en ninguna de las pruebas pero tampoco obtiene malos resultados. Y, por último, lo que para mí ha sido la gran sorpresa, Internet Explorer, del que esperaba algo más viendo lo bien que funciona en Windows 8. Falla estrepitosamente en JavaScript (dos tests de tres) y en carga de páginas, no es el más eficiente en recursos y es el que peor soporta estándares. Lo único que le salva es la rapidez de inicio en Windows.

Antes de despedirnos, una última cosa: si alguno tiene curiosidad en ver los datos completos, están todos en una hoja de cálculo en SkyDrive.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios