Síguenos

GNOME

GNOME parece tener problemas internos más graves de los que podríamos intuir desde fuera, y parecen haberse acentuado desde el lanzamiento de GNOME 3. Benjamin Otte ha colaborado en el desarrollo de GStreamer y Rhythmbox; sabe de lo que habla. Y el artículo en su blog hablando del tema se titula «mirando hacia el abismo»; algo debe estar pasando dentro del proyecto.

Menciona varios problemas que afectan a GNOME. Para empezar, muchos desarrolladores están mudándose a otros proyectos, simplemente buscando nuevos desafíos. Y no sería un problema de no ser porque para desarrollar GNOME hace falta gente. También menciona que es un proyecto desarrollado, en gran medida, por gente de Red Hat.

Una mención especial a esos proyectos que están abandonando GNOME como entorno de escritorio. Dos ejemplos claros y bien conocidos por nosotros: Ubuntu (con Unity) y Linux Mint (con Cinnamon). Aunque no lo considero síntoma de que el proyecto está muriendo: simplemente no les gustaba en lo que GNOME se estaba convirtiendo. Lo que debería preocupar a los desarrolladores de GNOME es que los usuarios sí que se están yendo, o al menos quejándose.

Aunque lo que yo considero más llamativo es que dice que es un proyecto sin objetivos. Charlando vía IRC con este señor me comenta que lo que quiere decir, más concretamente, es que GNOME no tiene idea de lo que quiere o debe ser. Se define como gente que hace, simplemente, «software genial». Bajo mi punto de vista esto es malo: un proyecto de este tipo debe tener objetivos a medio y largo plazo, al menos una idea de a dónde se quiere llegar.

Aunque una ventaja del software libre, en éste ámbito, es que si algo no nos gusta podemos o elegir otro proyecto, o tomar parte activa en el actual, o (en última instancia) hacer un fork. Y confieso que no me gustaría en absoluto ver la muerte de un proyecto tan importante como GNOME.

Más información | Swfblag

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios