Sigue a Genbeta

Windows 8 tendrá los mismos requerimientos o menos que Windows 7

Como todos sabéis, Microsoft ha presentado Windows 8 en sociedad hoy. Con él ha dado a los asistentes al BUILD una tablet Samsung para que podamos probar el sistema. Nosotros ya pudimos probarla el día 12, y durante este día y pico he estado usando la tableta y probando qué tal va.

He de decir que Windows 8 ha conseguido lo mismo que Windows Phone 7: entusiasmarme, algo que Microsoft no había logrado hasta ahora. La interfaz es realmente atractiva, fácil de usar y rápida. A pesar de ser sólo una Developer Preview, Windows 8 me está encantando.

Metro: fácil de usar, fluido, innovador

Contenido

Microsoft arriesgó y mucho cuando decidió salirse del camino y crear la interfaz Metro. Podía haber resultado ser un fiasco, pero no. Metro es realmente atractivo y dan ganas de toquetear todo.

La idea de los live tiles es muy buena. De un vistazo tienes muchísima información, y lo mejor de todo es que no te satura. Lo único malo que le encuentro de momento a Metro es que cuesta bastante mover los cuadros de un lado para otro: hay que arrastrar mucho con el dedo.

De Metro también me encanta la idea de centrar la aplicación en el contenido. Por ejemplo, es una gozada abrir una aplicación RSS y en vez de una interfaz llena de cosas, tener los feeds, los elementos que realmente importan, y de una manera muy vistosas. Además, la solución de la barra inferior es muy buena: permite tener las opciones siempre en el mismo sitio independientemente de la aplicación que estés usando.

Charms en Windows 8

Me ha gustado mucho la idea de los charms o accesos rápidos laterales. La búsqueda está muy bien hecha, separando los elementos y permitiendo buscar también en aplicaciones. Esto es realmente útil cuando queremos buscar en Twitter, por poner un ejemplo. En vez de ir a la aplicación, vamos a la interfaz de búsqueda, seleccionamos Twitter y ya está. Es realmente sencillo.

La opción de compartir también es genial, inspirada en los Intents de Android pero bastante mejorado. Se agradece tener sólo un pequeño popup para compartir con la interfaz propia de la aplicación. Y, lo más importante, es realmente útil y nos facilita compartir cosas sin necesidad de que los desarrolladores tengan que implementar todas y cada una de las redes sociales y servicios.

También es muy buena idea la estructura de ficheros integrada. Es muy interesante poder buscar no sólo entre las carpetas, sino también entre las aplicaciones. Acceder a mis fotos de Facebook como si fuera una carpeta más es una verdadera gozada.

Lo mejor de todo: sigue siendo Windows

Flash

La verdad es que quedé muy sorprendido cuando accedí por primera vez al escritorio de Windows 8. Haces un clic e instantáneamente regresas a Windows 7. Mirad la captura de pantalla de arriba: es prácticamente clavado. Y no sólo en apariencia: por dentro sigue siendo un Windows 7.

Por poner un ejemplo, he sido capaz de instalar Flash y Chrome. ¡Y funcionan! Sin ningún tipo de problema ni incompatibilidad, como si siguiera en Windows 7. Y si quiero, puedo volver en un momento a la interfaz Metro. Todo ello de forma instantánea, sin darte cuenta. Es realmente increíble.

Microsoft ha juntado el tablet y el ordenador. Con un ratón y un teclado, Windows 8 es un sistema de escritorio completo, similar a Windows 7. Con los dedos o stylus, es un tablet excelente y listo para funcionar en cualquier momento. Son dos sistemas en uno, y cambiar entre ellos es tan sencillo como cambiar entre dos aplicaciones.

Además, los de Redmond han trabajado bien algunos detalles para facilitar el uso del escritorio con los dedos o stylus. Los botones son un poco más grandes y más fáciles de pulsar, y la Ribbon funciona muy bien en la pantalla táctil.

Rendimiento y fluidez: excelentes

A pesar de ser una Developer Preview, el rendimiento de Windows 8 es impecable. La respuesta de la pantalla es muy buena, y las aplicaciones se abren enseguida. El scroll es realmente fluido, y el sistema no se ralentiza con muchas aplicaciones abiertas.

Eso sí, tiene algunos fallos: de vez en cuando se vuelve loco y empieza a hacer scroll aleatoriamente, o reconoce un dedo en la pantalla aunque no estés pulsando nada. Pero teniendo en cuenta el estado de desarrollo son fallos perdonables.

Conclusiones: un sistema muy bueno con muchas posibilidades

Microsoft ha hecho un trabajo muy bueno con Windows 8. Todavía no he podido probar la sincronización de contactos ni de correo, y faltan bastantes características. Aun así, estoy convencido de que Windows 8 puede llegar a ser un sistema excelente, y superando de calle a los competidores. En tablets, por ejemplo, Windows 8 puede arrasar. El sistema para tablets es muy bueno (Metro), y si necesitas algo más complejo pasas al escritorio normal de Windows con un botón. Es un PC preparado para muchos escenarios.

Le he encontrado algunos fallos, pero todavía no me atrevo a criticarlos mucho porque es una Developer Preview. Lo único que sí choca un poco es que hay cosas metidas con calzador. Por ejemplo, el botón de inicio en el escritorio queda horriblemente mal, y no hay un explorador de archivos estilo Metro. También hay ciertas carencias que supongo se arreglarán antes de la versión definitiva: no hay aplicación de cámara, faltan las aplicaciones de correo, contactos y calendario, no podemos configurar la sincronización con SkyDrive…

Falta saber cómo se van a portar los desarrolladores con Windows 8. De momento ya cuenta con todas las aplicaciones de Windows 7, pero no servirá de mucho si no aparecen cosas para Metro. Creo que las posibilidades son muy grandes, y más aún con la facilidad de desarrollo con Visual Studio 2011.

En definitiva: Windows 8 me ha encantado, y creo que a muchos otros también les ha gustado. Tiene muchas posibilidades, y recordemos que Microsoft sigue siendo un gigante del software. Eso sí, habrá que esperar a la versión final para ver Windows 8 en todo su esplendor. Yo estoy impaciente. ¿Y vosotros?

En Genbeta | Build Windows

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios