Compartir
Publicidad
Publicidad

Aldo Olcese, el hombre que hace bueno a Teddy Bautista

Aldo Olcese, el hombre que hace bueno a Teddy Bautista
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un periodista que se ve obligado a ejercer la autocensura en todo lo relacionado con la SGAE, nos “advierte” con una frase lapidaria y un tanto irónica:

Teddy Bautista es la madre Teresa de Calcuta comparado con Olcese

La investigación comienza con buen humor y una castiza exageración. ¿Quién es Aldo Olcese?. El Presidente de la Coalición de Creadores y entusiasta portavoz de la Ley Sinde nace en Tetúan (Marruecos) pero oficialmente tiene la nacionalidad española.

Si bien los lazos de Olcese con el país que ocupa el Sahara, y ayer una isla de nombre Perejil, son muy fuertes. Se podría hablar de una doble lealtad o sentimiento nacional. Lo de menos es la partida bautismal o lo que le corresponda al de Tetuán. Lo de más su inmoralidad.

Es aquí, en la conexión marroquí de Olcese donde el periodista que no se vea maniatado a la hora de escribir sobre él, encontrará una mina – no de fosfatos – que promete con desenterrar el perfil más oscuro de un lobbista desleal, sobre todo con la causa de los derechos humanos y de la libertad.

Olcese es, entre otras muchas cosas, el mejor amigo de Marruecos. Todo un Oficial del Wissam Al-Aloui de la Orden del Trono de Marruecos. Luego en las cenas de cinco tenedores llama “frikis” a los del Manifiesto. El Oficial del Wissam Al-Aloui. Esperpento sideral.

Volveremos sobre este punto al final de este post. Pero antes una síntesis general del personaje que preside con mano de hierro el Lobby feroz o Coalición de Creadores:

Aldo Olcese es presidente de T-Systems (Deutsche Telecom) y Fincorp Mediación, Consejero de Ericcson España, Leche Pascual, Tele-Pizza, AC Hoteles, asesor del KPMG, miembro de FAES (hasta que llegó Zapatero). Al defensor de la Ley Sinde se le considera muy bien relacionado con ciertas estructuras del poder en Italia y sobre todo con la Casa Real de Marruecos.

Zapatero y el Rey le concedieron la gran cruz al mérito civil. Miembro del Comité Averroes por designación del ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos. Habitual en las mesas y grupos de trabajo que designan los ministerios para las eventuales reformas del mercado laboral, la función pública o el gobierno corporativo.

Colaborador del grupo PRISA en el sentido más amplio de la “misión” pero sin perder un amigo en Vocento y en la pandilla de los viejos amigos Recoletos. Es miembro de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras. Se le considera “amigo” del Rey. Sin duda él también es el rey, pero del cabildeo.

Esta red de relaciones que trazan un triángulo político-empresarial-cultural (aquí venían risas) ¿fueron claves?, para que José Luis Rodríguez Zapatero a los pocos meses de llegar a la Moncloa condecorase al General Hosni Benslimane: comandante de la Gendarmeria Real, acusado de torturas, secuestro y desapariciones. Las víctimas que han sobrevivido así lo creen. ¿Los creadores que se dejan representar por alguien como Olcese no creen en nada?. ¿Sólo en el dinero?.

El autor de una obra en la que reivindica un capitalismo humanista (más risas en Expansión) también estuvo involucrado, como recordaba El País el 19 de marzo de 2007, en el lobby nuclear internacional, con fuerte presencia española, que intentó instalar centrales nucleares en Marruecos. Sobre el particular hubiese podido hablar algún “inteligente agente” que ya no está.

Un asunto gravísimo con Olcese en primera línea. Lo buenos periodistas de El País apuntaban en la diana antes de enterrar el asunto:

No todos en España, sin embargo, han visto con malos ojos el desarrollo de la energía nuclear en Marruecos. Frustradas por no poder construir centrales en su propio país a causa de la moratoria en vigor, las eléctricas españolas han soñado con hacerlo en el vecino del sur para abastecer el mercado español a través de la interconexión en el Estrecho. El apóstol de esta doctrina es Aldo Olcese, presidente de Fincorp Mediación y uno de los empresarios más introducidos en Marruecos. Olcese sedujo a Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, que le encargó en 2005 que sondease a las autoridades españolas sobre su disposición a apoyar tal iniciativa. La acogida no fue muy favorable y el proyecto permanece en vía muerta.

Se trataba de una de las operaciones financiero-políticas más “jugosas” de la historia de España y Marruecos. España debía aceptar, fuesen rusos, chinos o españoles – franceses más bien -. Ese era el encargo. Esas operaciones de cabildeo: hacen caer gobiernos.

Este asunto afectaba a la seguridad nacional, pero la primera lealtad de Olcese es… ¿el dinero?. Si su “segunda” lealtad es la opresiva y corrupta monarquía de Marruecos – su patria de nacimiento – o España, su patria de adopción, lo juzgará el lector y quizá algún informe del Cesid (ahora CNI).

Justo antes del 14-M Aldo Olcese abandonó la FAES. Tipo listo y descarado. Ayer llamaba en El País oportunista al PP. Un conseguidor, viejo “liberal” – leal al dinero y luego a Espe salvo que gane Rajoy y les conceda lo de la fusión – se dedicó a llamar a los “tres” del viaje en Mercedes a Cádiz para compartir carcajadas. Como las historias de la mili que no hicieron. Menudo era papá.

Son los señoritos liberales retratados por Galdós. FAES hoy, Roca ayer. En la transición y durante el felipismo se mofaban de Suárez. Oh, Tristana. Una excepción ejemplar, honesto, católico y liberal, en ese club de conseguidores, tiene grabada en la conciencia, la mente y el alma ciertas casualidades y fechas:

Zapatero se instaló en Moncloa y llamó al Rey. Olcese y Housni Benslimane fueron condecorados. Lo hemos comentado aquí, pero insistimos: se trata del máximo responsable y principal sospechoso de ordenar y dirigir la campaña de detenciones y posteriores desapariciones en Smara en 1976.

No ha pasado un año de un pequeño incidente en el aeropuerto de Barajas. Al ministro de Economía marroquí le pidieron los responsables del aeropuerto que su delegación esperase unos minutos. Es posible que aquella “retención” de 30 minutos fuese un suave aviso al ministro que había reclamado lo que no era suyo antes de subirse al avión. Feo gesto diplomático.

Además también flotaba en el ambiente lo de Haidar, ¿recuerdas?.

Aldo Olcese se mostró indignado con lo que España le había hecho al ministro marroquí en Barajas:

Esperemos que la sangre no llegue al río, pero esto es una afrenta en toda regla.

Aldo Olcese preside la Coalición de Creadores, una asociación que engloba a sociedades de gestión de derechos (SGAE, Egeda, Cedro, AIE) y varias patronales de la industria audiovisual (Adivan, Adican, FGE, Adese y Promusicae). Piratas, dicen. Prensa libre, dicen. Queda Internet para escribir y leer este post. Mientras podamos.

Foto | Embajada de Marruecos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos