Compartir
Publicidad
Publicidad

Cablegate / El primer gran enfrentamiento entre el orden establecido y la cultura de Internet

Cablegate / El primer gran enfrentamiento entre el orden establecido y la cultura de Internet
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"Estamos viviendo el primer enfrentamiento realmente sostenido entre el orden establecido y la cultura de Internet". Quizás la primera revolución global que el mundo ha vidido jamás.

"Ha habido escaramuzas antes, pero ahora la cosa va en serio. Además se está demostrado la vulneralidad de nuestros contenidos al depender de empresas que se pliegan a las presiones de los políticos" del viejo conglomerado industrial.

Para Owen Bowcott (The Guardian) "cuando el gobierno de los EE.UU. intimida a los estudiantes de Columbia por publicar actualizaciones sobre WikiLeaks en Facebook es que la intolerancia del viejo orden ha emergido entre la niebla para dejarnos claro que el mundo no es (ni va a ser) de color de rosa."

La respuesta de lo viejo ha sido feroz, coordinada, global. Contiene duras lecciones para todo el mundo que se preocupa por la democracia y sobre el futuro de la red. Hay una deliciosa ironía en el hecho de que ahora las democracias liberales hagan llamamientos para cerrar la web de WikiLeaks. Bien puede explicar esta histeria oficial, las revelaciones en las que se expone cómo las élites políticas en las democracias occidentales han estado engañando a sus electores.

Las filtraciones de WikiLeaks han dejado muy claro no sólo que la aventura de Estados Unidos y los aliados en Afganistán está condenada al fracaso. El problema, además, es que no puede hacer frente a sus electores - que también resultan ser los contribuyentes de la financiación de esta locura - y decirselo. Los cables del embajador de EE.UU. en Afganistán confirman que el régimen de Karzai es corrupto e incompetente, explica Owen Bowcott.

Lo que Wikileaks expone es el nivel del tumor que afecta al sistema democrático occidental. El trazo grueso de unas elites políticas incompetentes, corruptas y sin capacidad para gestionar el monopolio de la violencia estatal. Su imprudencia temeraria de carácter militarista reproduce 50 años después el modelo de la Guerra Fría.

Apoyarse en la mafia para reconstuir un país. Y, sin embargo en ninguna latitud del planeta han sido llamados a rendir cuentas. Cuando, finalmente, el velo del secreto se ha levantado su reacción es matar al mensajero.

Las élites políticas de las democracias occidentales han descubierto que Internet puede ser una espina clavada en El Sistema. Pero los políticos se enfrentan a un angustiante dilema. WikiLeaks no está solo. Miles de copias de cables secretos se están distribuyendo ahora mismo y no son americanos. La olla va a estallar: el puzzle va a encajar.

Foto | adam_flix

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos