Compartir
Publicidad
Publicidad
El hombre que borró la cuenta de Trump en Twitter: "No cometí ningún crimen, pero me siento como Pablo Escobar"
Redes sociales y comunidades

El hombre que borró la cuenta de Trump en Twitter: "No cometí ningún crimen, pero me siento como Pablo Escobar"

Publicidad
Publicidad

A principios de este mes, durante 11 minutos, la cuenta de Twitter del presidente estadounidense Donald Trump desapareció de la faz de la Tierra. No había sido suspendida, porque no aparecía el mensaje que la red social muestra cuando esto sucede. El perfil del controvertido mandatario había sido desactivado, no cabía duda, y el responsable parecía ser un empleado en su último día.

Hasta hace unas horas no sabíamos nada de él, pero TechCrunch ha conseguido hacerle una entrevista. Su nombre es Bahtiyar Duysak, tiene 20 años, es alemán de ascendencia turca y afirma que todo fue un "error".

La compañía dirigida por Jack Dorsey fue la que informó del suceso y su causa a través de un tuit, en un ejercicio de transparencia. Sin embargo, como es entendible, declinó ofrecer más detalles sobre la persona. Aquel héroe o heroína, así lo calificaron muchos, no tenía una identidad conocida, aunque los medios de comunicación la perseguían ronzando incluso el acoso.

Dice que no se ha sentido como un héroe en absoluto

Activó el mecanismo de desactivación de la cuenta de Trump tras un reporte

Duysak trabajaba en Twitter a través de un contratista, Pro Unlimited, ocupándose de diferentes tareas en el área de Confianza y Seguridad. Previamente y a través de otro contratista, Vaco, trabajó en Google y YouTube.

El día en el que todo sucedió, su último día en la compañía, todo iba según lo previsto. Se estuvo despidiendo de compañeros y trabajó durante toda la jornada. Nada se salió de lo habitual. Solamente, al final del turno, alguien reportó la cuenta de Donald Trump y este reporte fue a parar a su puesto. En un último gesto, inició el proceso de desactivación de la cuenta, cerró su ordenador y salió del edificio.

Lo que causó su acción, que califica como "error", no lo supo hasta horas más tarde cuando una mujer que no conocía demasiado le dijo que había sido preguntada por el suceso y por él. Sin saber muy bien qué estaba pasando, vio las noticias y la realidad lo sacudió. Según TechCrunch, él dice que nunca pensó que la cuenta se desactivaría. Pero se desactivó.

De hecho, indican en la información, "parecía que la cuenta de Trump estaba esencialmente protegida contra la desactivación por violaciones de los Términos de Servicio". Algunos tuits que parecen contradecir estas normas, según explicó Twitter en junio, son de "interés periodístico" y por tanto son de interés público para mantenerse al día. Ahí se quedan.

"No hice nada que no estuviera autorizado a hacer", afirma Bahtiyar Duysak

Además de considerar el borrado de la cuenta como un error, aunque luego todo volvió a la normalidad, cree que el incidente se produjo por un "número de coincidencias" que no detalló. "A veces estaba cansado y todos pueden cometer errores. Cometí un error", ha afirmado en la entrevista. Y no, dice que no se ha sentido como un héroe en absoluto.

El suceso también provocó un debate sobre los niveles de acceso a funcionamientos esenciales de la red que tienen determinados empleados, como la deshabilitación de cuentas.

"Yo no hackeé a nadie", afirma Duysak, añadiendo que no hizo nada "que no estuviera autorizado a hacer". "No cometí ningún crimen ni nada malo, pero me siento como Pablo Escobar, [...] poco a poco se está haciendo muy molesto", refiriéndose a la situación de hostigamiento que vive por parte de algunos medios de comunicación.

Tras terminar su visado en Estados Unidos, Bahtiyar Duysak está de vuelta en Alemania, donde quiere continuar viviendo una vida normal, sin necesitar huir del foco mediático que se ha posado sobre él.

Imagen | Guerretto
En Magnet | El genio que decidió desactivar la cuenta de Donald Trump en su último día empleado en Twitter

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos