Compartir
Publicidad

Los responsables del navegador Brave acusan a Google de transmitir secretamente datos personales de sus usuarios

Los responsables del navegador Brave acusan a Google de transmitir secretamente datos personales de sus usuarios
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La acusación no es cualquier cosa: los responsables del navegador Brave, conocido por hacer de la protección de la privacidad una bandera, acusan a Google de utilizar en secreto páginas web ocultas que transmiten los datos personales de sus usuarios a los anunciantes. Las pruebas que probarían esta actividad han sido trasladadas al regulador de datos irlandés.

Johnny Ryan, un director de Brave, habría descubierto las páginas web secretas mientras intentaba controlar cómo se estaban negociando sus datos en la bolsa de publicidad de Google, según informa Financial Times.

Un responsable de Brave encontró seis páginas diferentes que, después de un hora de navegación en Chrome, compartían sus datos con al menos ocho empresas de publicidad

El ejecutivo habría descubierto que Google le había etiquetado con un rastreador de identificación que alimentaba a empresas de terceros que accedían a una página web oculta de acuerdo con la información publicada. La página no mostraba ningún contenido, aunque tenía una dirección única que la relacionaba con la actividad de navegación de Ryan.

Dos formas de ocultación de estas webs

Agreement 2548138 1280

Estas supuestas prácticas, que irían contra sus propia políticas de protección de datos y las normas de privacidad de la Unión Europea concretadas en el Reglamento General de Protección de Datos, permitirían llevar a cabo una segmentación más precisa de los anuncios.

Mediante los datos recopilados y transmitidos a las empresas, que contendrían ubicación, tiempo de navegación y comportamiento en dicha navegación, se habrían dirigido anuncios de forma más adaptada. De acuerdo con Financial Times, el director de Brave encontró seis páginas diferentes que, después de un hora de navegación en Chrome, mostraban su identificador. El identificador contendría las palabras "google_push" y se habría enviado a al menos ocho empresas de publicidad.

Un analista de tecnología publicitaria reprodujo lo narrado por el responsable del navegador Brave a través de "cientos de personas" que comprobaron el comportamiento de Google durante un mes. Según sus hallazgos, los identificadores eran únicos para cada usuario y se compartían con múltiples compañías de publicidad "para mejorar sus capacidades de segmentación".

La formas de ocultación, ha dicho Ryan, eran dos. La más básica era la creación de una web que nunca veía el usuario y que estaba en blanco, sin contenido, la cual serviría según su relato para "espiar al usuario".

Desde Google, pese a que no han podido ver los detalles de la información remitida al regulador irlandés, aseguran que están cooperando con las investigaciones que en Irlanda y Reino Unido se están llevando a cabo sobre su negocio publicitario. Además, recoge también Financial Times, un portavoz añade que "no publicamos anuncios personalizados ni enviamos peticiones de ofertas a los pujadores sin el consentimiento del usuario".

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio