Compartir
Publicidad

Qué es un correo IMAP y POP3 y en qué se diferencian

Qué es un correo IMAP y POP3 y en qué se diferencian
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando vas a configurar tu cuenta de correo en un cliente de terceros, casi siempre verás que te ofrece las dos mismas opciones: hacerlo utilizando IMAP o POP3. Se trata de los dos protocolos de correo electrónico más populares que hay, aunque la manera en la que funcionan y utilizan tus correos es bastante diferente.

Por eso, suele ser importante conocer las diferencias para elegir el que mejor se adapte a cómo quieres configurar tu cuenta y que se gestionen los correos que quedan en el servidor. Y eso es precisamente lo que vamos a hacer, explicar de forma rápida y sencilla las diferencias entre ambos para que la elección sea lo más sencilla posible.

Qué son los protocolos IMAP y POP3

El protocolo IMAP (Internet Message Access Protocol) tiene como principal característica que consulta los correos directamente en el servidor en la nube de la empresa con la que tengas tu cuenta. Esto permite que los correos queden sincronizados sin problemas si los utilizas desde diferentes dispositivos o el cliente web del servicio.

En cambio, la principal desventaja de delegar completamente en un servidor en la nube es que en principio necesitas conectarte a Internet cada vez que quieres consultar tu correo, y que tienes que ir revisando tu cuenta para no llegar al límite de espacio del servidor. Afortunadamente, a día de hoy estos problemas están ya solucionados por unas aplicaciones de correo que te permiten descargar los correos y revisar el espacio libre que te queda en los servidores.

En cuanto al protocolo POP3 (Post Office Protocol 3), este se conecta con el servidor donde están alojados los correos y los descarga todos al dispositivo en el que tengas configurada la cuenta, permitiendo leerlos sin conexión. Cuando descargas los correos estos se borran del servidor, aunque también hay clientes que eliminan este contratiempo permitiéndote conservarlos.

Por lo tanto, tenemos un protocolo IMAP aparentemente más avanzado y óptimo para ser utilizado desde varios dispositivos, algo importante en una época de smartphones conviviendo con ordenadores. Por otra parte el POP3 puede parecer un poco más rudimentario, pero puede ofrecerle algunas ventajas a determinados tipos de usuario.

Ventajas y desventajas de IMAP y POP3

IMAP

POP3

Ventajas

  • Los correos se quedan en el servidor
  • Se puede acceder a todos los correos desde cualquier dispositivo
  • Los directorios que creas en tu programa de correo se crearán también en el servidor, y serán siempre accesibles.
  • Comunicación bidireccional entre servidor de correo y cliente, los cambios hechos desde un dispositivo se ven en los demás
  • Siempre es posible recuperar los correos
  • Más rápido por descargar los mensajes sólo al hacer click sobre ellos
  • No es necesario tener mucho almacenamiento en el servidor de correo
  • Mayor privacidad
  • Siempre podrás leer los correos offline
  • Algunos clientes impiden que los correos se borren del servidor

Desventajas

  • Tienes que vigilar los límites de espacio del servidor.
  • Puede que en algún cliente de correo no funcione bien offline
  • Los directorios y etiquetas que crees en tu programa de correo se quedarán configurados sólo en esa aplicación, y ni a nivel de servidor.
  • Peligro de perder los correos.
  • En el caso de no borrar los correos en el servidor, al leer un correo en un equipo seguirán estando como no leídos en los demás
  • No funciona bien desde dos dispositivos a la vez

Como puedes ver a la table, actualmente el protocolo IMAP es el que mayores ventajas ofrece. Es el recomendado si vas a utilizar una misma cuenta de correo desde varios dispositivos, ya que aplica todos los cambios en el servidor, y cualquier carpeta o etiqueta que crees se sincronizará en el resto de dispositivos.

La gran ventaja que tenía el protocolo POP3 es la de estar diseñado para funcionar offline, pero a día de hoy la mayoría de clientes de terceros permite descargar a nivel local los correos IMAP. Por lo tanto, aparentemente sólo le queda la baza del poco espacio necesario, algo que puede ser atractivo si utilizamos algún servicio con memoria limitada más allá de Gmail o Outlook.

Cada vez que te conectas con tu cliente mediante POP3 lee todos los correos que tienes alojados en el servidor y los descarga, lo que hace que funcione algo más lento. Además, por lo general los correos se borran cuando se descargan, por lo que puede ser bastante caótico utilizarlo en dos dispositivos diferentes.

E incluso en el caso de que tu cliente permita no borrar los mensajes del servidor, lo que hagas a nivel local no se sincronizará online, por lo que los cambios no los apreciarás cuando te conectes desde otro dispositivo. Vamos, justo lo contrario de lo que pasa con el protocolo IMAP.

A pesar de estas desventajas, el POP3 todavía puede ser una buena opción para quienes quieren maximizar su privacidad. Por lo tanto, si no quieres que tus correos queden almacenados y siempre sincronizados en los servidores de una empresa tercera, quizá te interese recurrir a este protocolo.

Pero por todo lo demás, en la mayoría de casos lo más cómodo será siempre recurrir al protocolo IMAP, sobre todo cuando estés utilizando una cuenta a la que quieras acceder desde varios dispositivos a la vez.

En Genbeta | El correo electrónico cifrado de extremo a extremo de ProtonMail llega a Outlook, Thunderbird y Apple Mail

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio