Compartir
Publicidad
Publicidad

El "mundo de la Cultura" se enfrenta a Anonymous en los tribunales y en la prensa

El "mundo de la Cultura" se enfrenta a Anonymous en los tribunales y en la prensa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El periódico del editor más poderoso de España, el otro es Berlusconi, lleva hoy en su portada de papel un titular que dice “El mundo de la Cultura se enfrentará a Anonymous en los tribunales”. La noticia hace referencia, claro, a las posibles denuncias con las que “el mundo de la cultura” se enfrentará en los tribunales a los que hayan publicado en la red sus datos privados.

El productor y presidente de la Academia del Cine, Enrique González Macho, le ha comentado a LA RAZÓN que “me parece un acto nazi” y “es la Fiscalía la que debería actuar de oficio sin que tuviera que mediar ningún tipo de denuncia, es lo que se entiende en un Estado de Derecho como el nuestro”.

El País también informa o confirma que “la exministra de Cultura, su hermano, algunos políticos y varios productores de cine responden a la ofensiva del colectivo” al considerarse víctimas de la kale borroka. Una referencia al terrorismo etarra que ya ha sobrevolado en la información relacionada con Anonymous.

Si LA RAZÓN y El País informan sobre la ofensiva de Sinde y compañía en los tribunales, el creador Joaquín Pérez Azaústre, que se ha destacado por su madurez poética, pasa a la ofensiva pero desde la prensa. El escritor dedica un contundente artículo en la prensa regional andaluza con el título “Terrorismo anónimo” que bien puede considerarse parte de la “ofensiva cultural” contra Anonymous:

ESTA gente no defiende la cultura. Ni siquiera la huele. Lo que quiere es robarla. Anonymous publica datos privados del actual ministro de Cultura, José Ignacio Wert, y de su antecesora, Ángeles González-Sinde, por defender los derechos de autor.
Si la cultura es de todos, y además gratuita, que publiquen ellos también sus direcciones postales, que nos abran las puertas de sus casas y establezcan un sistema de donación pública de los libros de sus bibliotecas, si tienen.
Así que pagan la conexión a internet, las copas del sábado, pagan los condones, pagan, algunos, la maría de los porros al camello de turno, pero el creador ha de trabajar gratis para ellos. Aman tanto la cultura que no desean pagar nada por ella, mientras que pagan, por todo lo demás, bastante más dinero. El creador no puede vivir de su trabajo porque, claro, su trabajo es de todos.

“Terroristas cibernéticos y ladrones con apología”, sentencia el escritor. En Público, el periodista británico Misha Glenny, dice: “Ni Anonymous, ni Kim Dotcom, ni Julian Assange son cibercriminales”.

En Nación Red | Anonymous lanza una gran operación contra la dictadura tunecina

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos