Compartir
Publicidad

El PP y la Ley Sinde: mejor, pero no mucho mejor. La opinión de José Cervera

El PP y la Ley Sinde: mejor, pero no mucho mejor. La opinión de José Cervera
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Os dejamos con el análisis que el destacado bloguero, divulgador, escritor, periodista y profesor universitario, José Cervera nos ha enviado en relación con las enmiendas del PP a la “Ley Sinde”. Estamos ante una de las voces más respetadas del Internet español.

José Cervera se muestra más receptivo a la propuesta del PP que Enrique Dans, que ayer mismo dedicaba un duro post a la enmienda popular. Lo importante es que la red se mantiene despierta. Debate y acción en una misma dirección, la defensa de Internet.

El PP y la Ley Sinde: mejor, pero no mucho mejor. Por José Cervera

Analizadas las enmiendas presentadas por el PP a la Disposición Final Segunda de a Ley de Economia Sostenible, la llamada ‘Ley Sinde’ que se tramita en el Parlamento, las relevantes son las siguientes:

El PP pretende introducir una previa autorización judicial para que la Sección Segunda pueda solicitar a las empresas de telecomunicaciones la identificación del usuario presuntamente infractor, con participación de la fiscalía y las telecos. Lo cual es una mejora, puesto que impediría que los titulares de derechos de autor se dediquen a ‘expediciones de pesca’, utilizando este mecanismo para obtener la identificación de presuntos infractores con el fin de usar después esos datos en otros procedimientos. Cualquier refuerzo de los controles a la violación de privacidad de quien publica en Internet es bienvenida.

En el apartado de buenas noticias, las enmiendas del PP también eliminan el pernicioso concepto del ‘lucro indirecto’, un término envenenado que el lobby de la ‘propiedad intelectual’ lleva años intentando introducir en la legislación. Tal y como lo definen los intermediarios del mercado cultural, el ‘lucro indirecto’ permitiría la aplicación de las leyes de derecho de autor a cualquiera que se baje una canción aunque no se beneficie económicamente de ello, convirtiendo en delincuentes a millones de españoles. Por ello debe aplaudirse que desaparezca de cualquier texto legal, y considerarse como un objetivo irrenunciable de cualquier reforma.

Las propuestas del PP muestran un decidido ánimo de fijar en las propias leyes la composición de la Comisión de Propiedad Intelectual, lo cual impediría que la discrecionalidad en los nombramientos permitiese a un futuro gobierno usar mal los mecanismos propuestos. Pero en lugar de optar por que sea el Parlamento quien nombre a la comisión, el PP prefiere que sean funcionarios de diversos ministerios implicados (Economía y Hacienda, Cultura, Justicia, curiosamente NO Industria) y de organismos controladores (Competencia, curiosamente NO la CMT) quienes la formen, dando además preeminencia al ministerio de Cultura.

Sus propuestas también fijan la composición de la Sección Segunda, encargada de poner en marcha el sistema de tribunal de excepción para violaciones de la ‘propiedad’ intelectual, y aquí sí introduce a Industria, la CMT y (¿sorpresa?) los usuarios. Bueno es que esté lo más claro posible quién forma la Comisión y la Sección Segunda para evitar que se transforme en un lobby de los intermediarios de la industria cultural. Pero la composición propuesta tiene demasiados representantes de Cultura, demasiados pocos de Industria y casi ninguno de los usuarios, y está por tanto completamente desequilibrada.

Por fin, la petición del PP en un nuevo artículo para que se presente (en un mes, nada menos) un nuevo proyecto de Ley de Propiedad Intelectual que (explícitamente) elimine el llamado “canon digital’ es un brindis al sol; la Comisión encargada de los análisis preliminares para una reforma apenas ha encontrado apoyo político, y el PP (que en su momento apoyó el cánon) solo pide ahora su eliminación por populismo. Y porque sabe que esta enmienda no se aprobará.

En conjunto, el PP elimina algunas de las más flagrantes y peligrosas imperfecciones del texto presentado por el gobierno, pero no todas. Y si bien fijar la composición de la Comisión es mejor que no fijarla, la que proponen no es ideal. En conjunto puede hablarse de que la ley enmendada por el PP sería menos mala que la propuesta por el Gobierno, pero no lo bastante.

Foto | edans

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio