Compartir
Publicidad
Publicidad

El presidente de la Comisión de Informática y Libertades que vota contra las libertades

El presidente de la Comisión de Informática y Libertades que vota contra las libertades
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A Hadopi la ceban con los datos de usuarios a sancionar, dejar sin conexión (o incluso encarcelar) las sociedades de derechos autor (la SGAE para entendernos) y otras organizaciones autorizadas por la CNIL (la clave) que preside un ¡senador! que se llama Alex Türk, muy cuestionado - de siempre - por su escasa firmeza en defender las libertades que es lo que debería garantizar desde la poltrona de la comisión que preside.

Desde esta semana Alex Türk simboliza todavía con más "propiedad" el control estatal de la red o privatización, como con Sinde, de competencias judiciales que se dejan en manos del Teddy Bautista de turno y al fondo una comisión cuya composición deciden los políticos (como en España). A Montesquieu no lo han invitado al S.XXI. Si depende de Ramón Jáuregui, además de darlo por muerto, como Guerra en el pasado siglo, lo saca del panteón y lo cuelga de un árbol. No se ha visto nada igual en defensa de la mordaza desde la dimisión de Arias Navarro que lo sugerido por el ministro de la Presidencia y delegado del gobierno en el País Vasco cuando el GAL. Eso si que era crispar (y agresividad, Señor Jáuregui) con homenajes a los secuestradores de un hombre inocente que sufrió hasta su muerte las secuelas de aquel cautiverio.

Ya volveremos con Jáuregui y Rubalcaba, más peligrosos que Sinde para Internet y la libertad, pero ahora centrémonos en otro liberticida, el senador Alex Türk, presidente de la Comisión Nacional de Informática y Libertades de Francia (CNIL) que tiene el descaro de levantar a las instituciones y a la opinión pública contra Google por el caso Street View y seguidamente alza el brazo en primer tiempo de saludo para votar a favor de la Loppsi 2.

La Lopssi, ese cajón de sastre que cambia policía de acera (o barrio) por cámaras de vigilancia (CCTV), convierte en delito (un año de prisión y 15.000 euros de multa) acampar con tu caravana un domingo cualquiera... y deja en manos del gobierno la decisión de cerrar webs sin necesidad de obtener una autorización judicial. También contempla penas de dos años de prisión y multas a quien usurpe una identidad en Internet y mil cosas más que parecen salidas de la mente totalitaria de Putin pero en los tiempos que dirigía el KGB.

Un Gran Hermano pasado de rosca que se viene fraguando desde la "Loi d’orientation et de programmation relative à la sécurité" (LOPS) promovida por el inquietante Charles Pasqua, un personaje de cuidado muy bien relacionado con el ala derecha del PP que ahora presiona para apoyar la Ley Sinde o control de la red. La Lopssi, un horror dentro de un gran horror que resume las numerosas leyes sobre seguridad que se han aprobado en Francia, el 10% de la producción legislativa parlamentaria en los últimos 8 años.

Pero como denuncia Françoise Laborde, "la delincuencia ha aumentado desde 2002 a pesar de la proliferación de estas leyes cuya única respuesta a este complejo fenómeno son el toque de queda, las penas de prisión, la cámaras de vigilancia y la privatización del espacio público". No todo está perdido quedan políticos como Françoise. ¿Habrá votantes?.

Pues bien, este Gran Hermano jurídico cuenta desde esta semana con el voto del senador que debe velar como presidente de la Comisión Nacional de Informática y Libertades de Francia por las "libertades". Un senador centrista (no inscrito) que va de "independiente" pero siempre acaba votando con el partido del gobierno en los momentos cruciales. Este es el presidente de la "comisión filtro" de Hadopi. Muerte a Montesquieu en los temas de internet. Con los piratas no vale el Estado de Derecho ni la separación de poderes que ahora es dimisión de poderes.

Como ya es habitual entre la clase política en este fin de régimen, el presidente de la Comisión, lo intentó hacer a escondidas en la seguridad de que si en el telediario no sale no pasa nada, su electorado probablemente esté viendo alguna franquicia de "Mira quién baila" o "Sálvame". Nada de lo que preocuparse, piensa. Yo soy senador de Francia y me llamo Alex Türk. Tengo el apoyo del pueblo (electorado) que no se entera de nada y prefiere la seguridad a la libertad (se quedará sin lo uno y sin lo otro gracias al senador, ya lo descubrirá).

Curiosamente la semana pasada el gobierno francés había anunciado que le quitarían competencias a la CNIL, una seria advertencia al modo político de estos tiempos (una amenaza por decreto). Pero su presidente, Alex Türk, una vez más, apoyaba al gobierno y la Loppsi.

Foto | escalbibli Vía | Le président de la CNIL a voté “pour” la Loppsi (Bug Brother. Le Monde)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos