Compartir
Publicidad
Publicidad

Obama con los grandes de la red para reactivar la economía mientras Europa les quiere cobrar un peaje

Obama con los grandes de la red para reactivar la economía mientras Europa les quiere cobrar un peaje
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Silicon Valley sigue siendo el país de Obama y el escaparate de la recuperación nacional, puede leerse en Politico sobre la reunión que mantuvo ayer en Woodside, a 25 millas al sur de San Francisco con Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Eric Schmidt, Reed Hastings, consejero delegado de NetFlix, la presidenta de Yahoo, Carol Bartz, el director ejecutivo de Twitter, Dick Costolo, el cofundador de Oracle, Larry Ellison, el presidente de Cisco Systems, John Chambers y hasta 12 grandes de Internet, los "dueños" dice El País.

El presidente no ha perdido los reflejos y sigue acertando a la hora de los gestos y de transmitir vitalismo político al pueblo americano. Frente al presidente europeo que nadie conoce o a nuestro presidente víctima ya del síndrome de clausura de la Moncloa, salvo cuando hay mitin de telediario o foto con el oligopolio de los banqueros y cajeros, Brufau, Lara y Alierta para hacer lo que ha hecho Obama pero al revés.

Esa vieja obsesión del que confunde a los empresarios de verdad con los poderosos de siempre, "empresarios" con comillas, muchos por herencia (o dedo) y que además, para proteger sus privilegios, quieren hacer pasar por caja. Donde Obama percibe el dinamismo que le falta a la economía para repuntar, en Europa se ve un bien a sangrar por parte del Estado y sus viejos monopolios.

Y es que la visita de Obama a la Costa Oeste buscaba promover la innovación tecnológica para ayudar a impulsar a la debilitada economía estadounidense y reducir el alto desempleo, elementos vistos también como cruciales para sus oportunidades de ser reelegido en el 2012. Pero sobre todo Obama se reunió con los 12 líderes de la red para enviar un mensaje que resumía el portavoz dela Casa Blanca, Jay Carney:

El Presidente ha querido reunirse en estos momentos con las compañías que han confiando en la creatividad y el ingenio del pueblo estadounidense. Por eso se han discutido formas de trabajar juntos para invertir en innovación y promover el crecimiento laboral del sector privado.

El presidente discutió específicamente, según su portavoz, sobre propuestas para invertir en educación, investigación y desarrollo y para expandir los incentivos a compañías para crecer y contratar, junto con su objetivo de duplicar las exportaciones en cinco años para apoyar a millones de empleos estadounidenses. Según parece dos asuntos concretos que estuvieron muy presentes en la cena celebrada en la mansión de un buen amigo de Al Gore y generoso donante del Partido Demócrata fue el de aumentar el presupuesto para impulsar la banda ancha y la reforma fiscal para no lastrar a las empresas que crean riqueza y empleo en un mercado abierto.

En este sentido, Obama tiene previsto visitar hoy la fábrica de Intel en Oregon en un momento en el que su liderazgo como fabricante de chips está siendo desafiado por sus rivales asiáticos y el gusto del consumidor que apuesta por las smartphones. Pero el presidente quiere respaldar con su presencia a una empresa que mantiene el 75% de su producción en EE.UU y con trabajadores bien remunerados y cualificados, aunque algunos creen que llega tarde a la revolución o abandono de los portátiles y PC de escritorio. Brooke Crothers de cnet news hace una referencia a General Motors y el afán del presidente por salvarla que quizás sugiera cierto escepticismo.

Pero al menos en esa empresa hacen algo, no en la empresa de otros "empresarios" (de la concesión) o banqueros que más allá de hipotecar a los ciudadanos encareciendo los precios del suelo/vivienda que han comprado, recalificación del alcalde amigo mediante, poco se sabe de algo bueno que hayan hecho por la economía y el mercado. Más bien todo lo contrario, denegar créditos de tanto fallido que han dado en el pasado. Eso sí, en la foto salen muy felices porque el Presidente español los reciba mientras millones de autonómos y pequeños empresarios sufren sus desaguisados. Por no hablar de los consumidores que somos todos y de los parados, que ya son el 20,33% de la población activa. Un escándalo mayúsculo.

En EE.UU ese dato es del 9% y no deja de ser considerado como una emergencia nacional.

Foto | The White House

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos