Compartir
Publicidad

Microsoft rectifica tras las críticas recibidas por espiar el correo de un usuario

Microsoft rectifica tras las críticas recibidas por espiar el correo de un usuario
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras las críticas recibidas por haber intervenido la cuenta de correo de un usuario, Microsoft ha tomado medidas, prometiendo que tal acción no va a suceder en el futuro y que modificará los términos de uso de sus servicios para garantizar la seguridad de sus clientes.

Como muchos de vosotros recordaréis, la semana pasada saltó a los medios que Microsoft había entrado en la cuenta de un blogger francés para identificar al responsable de una filtración. Esta conducta ha merecido un chaparrón de críticas, porque si bien con los actuales términos de uso de los servicios prestados por Microsoft, tal acción puede ser legal en Estados Unidos, es moralmente reprobable --y en algunos países como España pudiera ser un delito, a tenor de lo dispuesto en el artículo 18 de la Constitución--.

Tras las revelaciones de Edward Snowden, la privacidad se ha convertido es un tema muy sensible y Microsoft no ha tenido más remedio que intentar apagar parte del incendio que él mismo ha provocado.

En un post publicado en el blog oficial de la compañía, firmado por Brad Smith, abogado general y vicepresidente ejecutivo de asuntos legales y corporativos de Microsoft, indica que como primera medida, en caso de se produzca una situación similar, la compañía no va a acceder al contenido privado de un cliente, dejando el caso en manos de la policía.

Además de esto, en los próximos meses la compañía va a realizar un cambio importante en su política de privacidad y términos de uso de los servicios, de forma que sean claras para los consumidores y vinculantes para Microsoft. Esas son las grandes líneas de un mensaje que intenta ser conciliador.

La pregunta que puede hacerse más de uno, es por qué utilizó Microsoft un camino tan truculento, cuando con una denuncia podría haber provocado la intervención legal de la cuenta y quedar como un señor. Sobre esto hay varias respuestas posibles, aunque ninguna justifica la acción: rapidez en la localización, no tener pruebas concluyentes y evitar un costoso proceso jurídico.

El problema, a mi entender, es que las grandes compañías se arrogan el derecho de ser arte y parte, pisoteando sin escrúpulo alguno al consumidor, aunque esta conducta vulnere derechos fundamentales recogidos en la legislación internacional.

La excusa esgrimida de que los términos de uso vigentes permitían a Microsoft ejecutar tal acción, va en contra de un principio fundamental del Derecho: ningún contrato privado puede contravenir la ley. Pero como siempre, poderoso caballero es Don Dinero, y si hay que pleitear con un gigante de esta talla, mejor apaga y vámonos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos