Compartir
Publicidad

Proteger el contenido, la “excusa” de Paramount y Disney para controlar cómo viste y come su personal

Proteger el contenido, la “excusa” de Paramount y  Disney para controlar cómo viste y come su personal
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las últimas semanas han estado protagonizadas por un sinfín de artículos que ponen de manifiesto un tema candente: el de la violación de la propiedad intelectual, el de los vídeos copiados, el de un Internet como medio para compartir contenidos ilegales.

Así, Facebook –con su nuevo sistema para detectar vulneraciones de copyright-, Popcorn Time –con un anuncio que culpa a Hollywood de la situación actual-, y preguntas como la de que si los derechos de autor provocan casos de censura, han alumbrado el panorama noticioso. Pero el mes de agosto no podía acabar sin un caso más: la MPAA –de la que forman parte Disney y Paramount, entre otras- ha exigido “medidas extraordinarias” con el objetivo de “evitar la piratería”.

La excusa perfecta

De esta manera, proteger el tipo de material audiovisual citado se ha convertido en la “excusa perfecta”, en el argumento idóneo de las empresas que engloban la Motion Picture Association of America – una asociación sin ánimo de lucro cuyo fin es el de velar por los intereses de los estudios cinematográficos que además de por las mencionadas, está constituida por Viacom, 20th Century Fox, Universal Studios, Warner Bros, Sony Pictures y Amazon- para llevar a rajatabla a sus empleados.

Pretenden controlar, de hecho, aspectos tan personales como su alimentación y vestimenta, y, por supuesto, revisar sus antecedentes. Así lo han asegurado en un nuevo comunicado publicado en Amazon, un documento que pone de manifiesto lo lejos que llega el grupo.

Mpaa Logo

Algunas de las cuestiones más llamativas son: quedan vetados los abrigos, cinturones, sombreros, sudaderas con capucha, y la ropa “de gran tamaño”. Los trabajadores, asimismo, están obligados a vaciarse los bolsillos y son sometidos a detectores de metales y otros sistemas. También está prohibido entrar en el área de producción con cualquier dispositivo de grabación digital –USB, cámaras, teléfonos- o con comida en una bolsa que no sea transparente.

Además, están obligados a firmar acuerdos de confidencialidad anuales, por no hablar de las restricciones que les son impuestas a aquellos que trabajan frente al ordenador. Y todo, según ellos, para que el “contrabando de material” sea imposible.

En todo caso y aunque su actitud parezca bastante exagerada, las rigurosas medidas no evitan que cada año se produzcan cientos de "fugas" externas de contenido audiovisual. Y es que ya se sabe: hecha la ley, hecha la trampa.

Via | TorrentFreak

En Genbeta | Cómo cazan los estudios de Hollywood a los filtradores de screeners

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio