Compartir
Publicidad

Lo impensable se hace realidad: Windows 10 ya tiene su propio kernel de Linux

Lo impensable se hace realidad: Windows 10 ya tiene su propio kernel de Linux
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace algunas semanas les contamos que Microsoft había construido su propio kernel de Linux personalizado para integrarlo en Windows 10, algo completamente inimaginable hace unos años y que fácilmente se podría tomar como broma del día de los inocentes.

Ahora, con la llegada al programa Insider de la build 18917 de Windows 10, la nueva versión del subsistema de Windows para Linux, WSL 2, ya está disponible, y lo más importante aquí es que esta versión utiliza una arquitectura completamente nueva que usa un kernel de Linux real.

Sí, esto de verdad quiere decir que a partir de ahora Windows tiene su propio kernel Linux, sí, un kernel real, completo y personalizado por Microsoft específicamente para integrarse con Windows 10. Si necesitas unos minutos para procesar esta información, entendemos.

El kernel de Linux en WSL 2 está hecho a partir de la última rama estable disponible en kernel.org, y ha sido optimizado tanto en tamaño y rendimiento para ser usado específicamente dentro de Windows.

WSL 2 usa tecnología de virtualización para ejecutar su kernel de Linux

Archivos De Linux Windows 10 Los archivos de Linux dentro del Explorador de Windows - WSL 1

La evolución del subsistema de Windows para Linux ha sido verdaderamente fascinante. En 2016 la gente flipaba porque bash y apt-get llegaba a Windows 10, y en menos de un año WSL ya formaba parte integral del sistema.

Ya estábamos acostumbrados a que desde Windows 10 ahora era posible instalar distros Linux de forma nativa sin necesidad de virtualización, y desde hace poco hasta permiten acceder al sistema de archivos de Linux desde Windows. Pero con WSL 2 la historia es completamente diferente:

WSL 2 utiliza las mejores y más recientes tecnologías de virtualización para ejecutar su kernel Linux dentro de una máquina virtual ligera.

Microsoft explica que WSL 2 no será una experiencia de virtualización tradicional que consume muchos recursos, tarda en cargar y está aislada. WSL 2 sigue ofreciendo los beneficios de WSL 1: altos niveles de integración entre Windows y Linux, y que no requiere ningún tipo de configuración de máquinas virtuales.

Es decir, aunque con WSL 2 el subsistema sí utiliza una máquina virtual, seguirá siendo gestionada y ejecutada en segundo plano para que el usuario pueda seguir teniendo la misma experiencia que con la primera versión.

Si eres un usuario avanzado y estás interesado en aprovechar esta nueva función, puedes revisar todos los detalles de uso en la documentación oficial.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio