Compartir
Publicidad

Políticos contra Internet. En Ecuador se llama Andino

Políticos contra Internet. En Ecuador se llama Andino
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mauro Andino, asambleísta (entiéndase diputado) del partido o alianza gubernamental que apoya al presidente Correa, es el autor de una enmienda al proyecto de Ley de Comunicación que incluye el control político de internet o mordaza digital.

Un clásico de la modernidad que se discutirá y votará en las próximas horas, si la cordura no lo impide, en la denominada Comisión Ocasional de Comunicación de la Asamblea que preside el propio Andino y en la que tienen mayoría los suyos que son los de Correa. Allí, Andino, quiere presentar las normativas que regulan y sancionan por igual a los medios tradicionales y a las “plataformas tecnológicas”, que así llama a la red en general.

Uno de los artículos más polémicos de la “Ley Andino” es el 14 y que dice: “Los comentarios formulados al pie de las publicaciones electrónicas en las páginas web de los medios de comunicación formalmente constituidos, serán responsabilidad de los medios si no verifican la identidad de las personas que formulan dichos comentarios”.

Al parecer esta propuesta se inspira en Código de Ética de la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión (AER), que estipula que cuando el locutor recibe una llamada tiene la obligación de pedir que quien llame se identifique y si no lo hace, debe cortar. Aunque un diputado oficialista reconoce que el radioescucha puede dar un nombre falso. Vaya tropa...

El mismo diputado (o asambleísta), un tal Panchana, indica que se deberá establecer a partir de ahora un mecanismo complejo de acceso a las páginas web. Así quien quiera comentar una noticia se registrará con una cédula, dirección, teléfono… “Si esos datos mañana son falsos, la responsabilidad no es del medio sino de la persona que falsificó”. El futuro nos guarde de los revolucionarios y asambleístas de Estado.

Para Andrés Herman, investigador en temas de internet del Instituto de Altos Estudios Nacionales de Ecuador, “el artículo 14 violenta el derecho de opinar de las personas”. Se pregunta si se hace para “acabar con la oposición y monopolizar espacios de comunicación”. “Se puede seguir la dirección de los comentarios, al mirar los códigos IP o el número que identifica la procedencia de la red, pero es difícil dar con quienes escriben desde cybercafés”.

El segundo punto polémico del informe de Andino es la poca claridad al definir los mensajes discriminatorios, que no “estén debidamente contextualizados”. En el art. 5 se dice que es todo lo que se difunda, por cualquier plataforma tecnológica, que denote distinción, exclusión o restricción… En el art. 6, que es todo contenido que busque menoscabar o anular el reconocimiento, goce de ejercicio de los derechos… El art. 10 establece que contenido violento es todo mensaje que denote el uso intencional de la fuerza física o psicológica, de obra o de palabra, contra uno mismo, contra cualquier otra persona, grupo o comunidad, así como en contra de los seres vivos y la naturaleza, “tanto en contextos reales, ficticios o fantásticos”. A los legisladores les suena “delirante” y se preguntan si la frase “Yo corto una flor”, pudiera ser entendida como material violento.

No puede faltar la comisión o consejo, característica esencial de todo decreto censor. Por eso, el camarada o compañero Andino, propone incrementar las atribuciones del llamado Consejo de Regulación y Desarrollo de la Comunicación que entre otras cosas decide lo que merece (le merece) la calificación de lo que es un contenido inadecuado. Y le da el poder de obligar a los medios a rectificar. Paúl Mena, miembro del Foro de Periodistas de Ecuador, cree que el planteamiento de Andino “rompe el principio básico de lo que es Internet y el Ciberespacio”. A su juicio, controlar las redes sociales es atentar contras las libertades.

La Comisión de Comunicación de la Asamblea podría discutir y votar hoy mismo el proyecto Andino. La comisión está compuesta por once asambleístas, seis de ellos de la gubernamental Alianza PAIS. Para aprobar el informe o enmienda, se necesita la votación de la mayoría. Pero Ángel Vilema, de Alianza PAIS, ha cuestionado el texto de su compañero de alianza. “Es de Andino y de sus asesores”, ha comentado el crítico. Haya más.

Vía | hoy.com.ec
Foto | diegoasamblea

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio