Compartir
Publicidad
Publicidad

Sinde y su amigo Miterrand: ministro de Cultura, censor y turista sexual

Sinde y su amigo Miterrand: ministro de Cultura, censor y turista sexual
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad
El dinero y el sexo, están en el corazón de mi sistema, el que finalmente funciona porque sé que no me rechazarán. Pagar por chicos aun sabiendo lo que hay detrás de la prostitución porque me excitan enormemente todos esos rituales de feria de efebos, de mercado de esclavos.

La Mauvaise vie, autobiografía de Frédéric Miterrand. Ministro de Cultura francés y responsable de HADOPI

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde ha respondido a Sánchez Dragó que "la literatura no es coartada" en referencia a la polémica "generada" por el escritor tras afirmar en el libro Dios los cría..., que mantuvo relaciones sexuales con dos "zorritas" japonesas de 13 años, aunque luego aclaró que se trataba sólo de "ficción".

Las obligaciones y valores de un escritor no son distintas de las de cualquier otro miembro de la sociedad. El oficio de literato no es un eximente para quienes, con sus palabras, por muy hábilmente que estén ordenadas, ofenden, desprecian, se saltan las reglas de convivencia y pisotean, peligrosamente, valores como la igualdad o la no discriminación.

La ministra de Cultura ha ido mucho más allá al afirmar que en este caso "la libertad de expresión se extralimita y pasa por encima de la libertad de otras personas y de la consideración y el respeto a los menores". Según la ministra el Ministerio de Cultura debe plantearse cualquier colaboración con los autores de este tipo de declaraciones.

Fernando Sánchez Dragó participa en una mesa redonda en la Feria del Libro de Estambul. La ministra de Cultura ha asegurado que "desde luego, si hubiera habido más tiempo, el Ministerio habría considerado retirar la invitación".

Sinde y Miterrand besos

Se ha superado. La ministra que se negó a saludar al alcalde de Valladolid - hizo bien - ahora carga contra Sánchez Dragó. Esta Sinde es la misma que ha mostrado siempre su mejor, afectuosa y cálida sonrisa al amigo Miterrand.

Sinde y su doble moral según si son amigos y de la cuerda censora de Hadopi y el mundo cinematográfico - vieja relación adosada al Estado que les subvenciona. Ilustres y exquisitos. Española y francés de buena familia burguesa y progresista. "Pagar por chicos me excita", escribe su querido amigo y colega. Para él siempre tiene un buen gesto. Puro afecto.

Hoy la ministra de Cultura que defiende los intereses de los lobbies contra la libertad digital ha ofrecido a la opinión pública la mejor faz de su hipocresía e indecencia moral. Los españoles no la quieren. Sólo un presidente débil, que recupera a la vieja guardia de los años duros del felipismo, la defiende. Por algo será.

En Nación Red | Frédéric Miterrand: de turista sexual a censor de la red

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos