Publicidad

Cerrojazo a la 'tasa Google' para grandes tecnológicas: la UE renuncia tras el bloqueo de Irlanda y los países nórdicos

Cerrojazo a la 'tasa Google' para grandes tecnológicas: la UE renuncia tras el bloqueo de Irlanda y los países nórdicos
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

La Comisión Europea y varios países impulsores de la llamada tasa Google lamentan como una "oportunidad perdida" la renuncia de la Unión Europea a seguir impulsándola al asumir la imposibilidad de implementarla.

El ECOFIN, el consejo formado por los ministros de Economía y Hacienda de los Estados miembros, han constatado este martes que no existe la unanimidad necesaria para dar forma a este nuevo impuesto a nivel comunitario.

Las empresas tradicionales pagan el triple de impuestos que las tecnológicas

El gravamen no ha podido salir adelante, ni siquiera reducido a un tributo destinado a la publicidad en línea, por el persistente veto de Irlanda, Suecia, Dinamarca y Finlandia. La también llamada tasa GAFA, como se concebía desde las instituciones europeas y países como España, Francia, Alemania o Italia, pretendía aplicarse a los negocios digitales de las grandes tecnológicas.

España no renuncia al impuesto a las grandes tecnológicas a nivel estatal

Grandes tecnológicas

De acuerdo con los datos de la Comisión, las compañías tradicionales pagan una tasa impositiva media del 23,2 %, lo que representa casi el triple de lo que pagan las tecnológicas, un 9,5 %. De ahí que se plantease un impuesto sobre ingresos procedentes de actividades digitales fijado en un 3 %.

El Ejecutivo pensaba en este gravamen, cuando se planteó en marzo de 2018, como una tasa provisional que garantizaría que las actividades que actualmente están completamente exentas de impuestos empezaran a generar ingresos de una forma inmediata para los Estados miembros de la Unión Europea. Supondría ingresos por valor de 5.000 millones de euros anuales para los países comunitarios.

Según recoge El País, la ministra española del ramo, Nadia Calviño, ha asegurado que España no renuncia a aplicar su impuesto unilateralmente recordando que los usuarios aportan con sus datos, parte de la materia prima que emplean las empresas, valor añadido a las tecnológicas que se pretende gravar.

El impulso de un gravamen similar al que se proponía en el seno de la Unión Europea pasa ahora por un acuerdo que pueda producirse o no en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. No obstante, si la OCDE no alcanza ningún acuerdo a lo largo de 2020, la Comisión Europea retomará la concepción de este impuesto. Pierre Moscovici, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, ha dicho que "avanzar quiere decir que hay que trabajar a nivel de la OCDE, pero también no abandonar el marco de la UE".

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir