Publicidad

Nueva Zelanda prohíbe las patentes de software, pero no es una victoria definitiva

Nueva Zelanda prohíbe las patentes de software, pero no es una victoria definitiva
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

En una histórica votación celebrada ayer en el parlamento de Nueva Zelanda se prohibieron las patentes de software. Después de años de debate se puso fin a lo que muchos consideran como uno de los principales frenos a la innovación en estos momentos, al declarar que un programa de ordenador "no es una invención".

La ley aprobada en Nueva Zelanda no prohíbe cualquier patente sobre software, ya que aquellas que estén directamente vinculadas a mejoras en hardware podrán seguir siendo concedidas por las autoridades competentes. El "texto aprobado":http://legislation.govt.nz/sop/government/2013/0237/latest/TMPN10044.html en el día de ayer incluye la referencia a una aplicación o software que mejore el funcionamiento de una lavadora ya existente, lo que podría ser considerado como una invención y por lo tanto patentable.

Las patentes de software han sido objeto de debate en los últimos años. Múltiples empresas, entre ellas gigantes como Apple o Google, han sido protagonistas de numerosos procedimientos judiciales en torno a este tipo de patentes. Sin embargo, se considera que los principales perjudicados por el actual sistema son cientos de pequeñas y medianas empresas que, denunciadas por patent trolls por el uso de software básico, han tenido que cerrar sus puertas o modificar sustancialmente sus productos.

Todo ello provocado por esas empresas (o trolls) que tienen control de determinadas patentes y que se dedican a pedir importantes cantidades de dinero a otros desarrolladores por su implementación, sin aportar nada en términos de innovación tecnológica. Esto ha provocado numerosas quejas de fabricantes, usuarios y organizaciones de diferentes ámbitos, que han reclamado una nueva forma de legislar este tipo de invenciones.

De ahí que el texto aprobado en Nueva Zelanda en el día de ayer sea tan relevante. Aunque sólo afectará a aquellas empresas que desarrollan una actividad económica en el país, puede servir como guía para otros países que decidan estudiar la prohibición de patentes de software.

Vaso medio lleno, o medio vacío

Aunque en las últimas horas muchos han celebrado la decisión del parlamento neozelandés como una victoria total, es importante volver a destacar el hecho de que no todas las patentes de software han sido prohibidas. Como explican en "Intellectual Asset Management":http://www.iam-magazine.com/blog/Detail.aspx?g=96d4aeaf-dedf-4ab8-a1f6-f28e2ea1ba0d en existen casos en los que determinados tipos de software podrán ser considerados como invenciones (caso del hardware que comentábamos al inicio) y por lo tanto patentables.

Otro dato importante que "Florian Mueller":http://www.fosspatents.com/2013/08/new-zealand-parliament-adopts-uk.html se encarga de mencionar en su blog es el hecho de que los cambios introducidos en Nueva Zelanda pueden suponer una desventaja para las empresas del país que se dedican a exportar tecnología. Éstas podrían encontrarse en terminadas ocasiones con que el software que proporcionan, no patentable según la última legislación aprobada, sí lo sea en otros países e incumpla sus leyes, lo que podría provocar nuevos procesos judiciales y más complicaciones para las empresas y usuarios de Nueva Zelanda.

Es por ello que, a pesar de poder considerar la nueva ley como una victoria para el país, todavía queda mucho por hacer a nivel global. Por el bien de los usuarios y también por el de pequeñas y medianas empresas que ven como los patent trolls dificultan su actividad empresarial.

Más información | New Zealand Legislation Imagen | opensource.com

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios