Compartir
Publicidad

eGarante, certificando contenido público... y privado

eGarante, certificando contenido público... y privado
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días os hablamos de eGarante, un servicio nacido en nuestro país que nos permitía certificar distintos tipos de comunicaciones.

Hoy nos queremos centrar en una en concreto: la certificación de contenidos Web. eGarante dispone de una herramienta bastante potente que nos permite hacer esto y me gustaría explicaros más a fondo cómo funciona y, sobre todo, para qué se utiliza.

Certificación de contenido público

eGweb permite certificar, primordialmente, el contenido de páginas Web en un momento concreto. Simplemente tenemos que enviar un e-mail a la dirección websigned@egarante.com con la URL de la página que queremos certificar, y el servicio nos responderá con un PDF generado que contiene:

  • El contenido de la página
  • Un timestamp generado y proporcionado por una entidad TSA reconocida
  • Una firma electrónica para asegurar su inalterabilidad

De ese modo dispondremos de un documento certificado, con capacidad probatoria. Pero esto nos plantea un problema: en ocasiones no queremos certificar una página Web pública, sino contenido publicado en redes sociales y a los que no cualquiera tiene acceso. eGarante también permite hacerlo.

Certificación de contenido privado: Twitter y Facebook

eGarante

eGarante nos ofrece una herramienta en forma de extensión para Firefox que nos permite certificar utilizando su servicio prácticamente todas las páginas Web que podamos visualizar, aun teniendo que iniciar sesión.

El proceso, para documentos públicos, básicamente se reduce a renderizar una página utilizando un motor como Webkit, a convertirlo a PDF (o a hacer una captura de pantalla) y a firmarlo. Cuando hay que iniciar sesión para acceder a un contenido, la cosa se complica, dado que no hay que enviar únicamente la URL: es necesario enviar también las cookies.

Ahí entra en juego la extensión para Firefox: es la que se encarga de enviar las cookies y toda la información necesaria para que el servicio, como testigo independiente, acceda al servicio, capture y certifique lo que vea. En ese sentido es como una especie de perito.

Una muestra del funcionamiento del servicio lo véis en la captura superior: capturó la ventana de mensajes donde estaba charlando en privado con mi compañero Guillermo. Reconozco haber manipulado la imagen (como podéis imaginar, hay información privada en ella).

Por supuesto, eGarante afirma tener muy en cuenta el tema de la privacidad de sus usuarios, limitándose a recibir, procesar y eliminar información privada. No almacenan casi ninguna información sobre los usuarios del servicio (y, por supuesto, no almacenan nuestros correos electrónicos ni el contenido que certifican).

¿Para qué puede servirnos?

La gracia de eGarante y de poder certificar contenido con un documento digital inalterable y certificado por terceros es que estos documentos pueden ser presentados como pruebas, en un proceso en el ámbito privado o en un juicio ordinario.

El documento, como os he comentado, es inalterable y está certificado mediante un timestamp emitido por una entidad independiente. Esto hace que lo que utilicemos como prueba y argumento tenga veracidad y sea difícil de ser rebatido.

Se me ocurren varios casos en los que puede ser útil una certificación de este tipo: casos de acoso, difamación en redes sociales o foros, insultos, ciberbullying... Ninguno es especialmente agradable. El caso es que eGarante es una herramienta muy interesante a la hora de defenderse judicialmente ante esos ataques.

Sitio oficial | eGarante En Genbeta | eGarante, servicio de certificación de documentos y comunicaciones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio