Compartir
Publicidad

La almohadilla omnipresente o la importancia de la implementación de hashtags en Facebook

La almohadilla omnipresente o la importancia de la implementación de hashtags en Facebook
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la incorporación de los "hashtags enlazados en Facebook":https://www.genbeta.com/redes-sociales/ojo-twitter-los-hashtags-de-facebook-ya-estan-aqui, esta manera de clasificación de mensajes en las redes sociales podría decirse que acaba de recibir carta de naturalización como estándar. Sí, los hashtags no son nuevos; sí, se usan en muchos sitios; pero si ya eran de relevancia, especialmente en Twitter, el hecho de llegar a la red social más extendida a nivel mundial tiene aún más importancia.

Y es que creo que podemos decir que vamos a tener hashtags hasta en la sopa. Todavía hay mucha gente que no saben lo que son, pero su implementación en Facebook hará que los conozcan, los usen y que se popularicen aún más. De ahí a que las marcas los visibilicen, priorizando incluso por encima de sus propias cuentas como algunas ya están haciendo, no media ni siquiera un paso.

h2. El hashtag, una de las convenciones entre usuarios más populares de Internet

El hashtag, una de las convenciones entre usuarios más populares de Internet

Se considera a "Chris Messina":https://twitter.com/chrismessina como el primer usuario que usó un hashtag en Twitter. Fue en "agosto de 2007":https://twitter.com/chrismessina/status/223115412. Aunque la utilización de la almohadilla no era nueva en Internet, en este caso, el objetivo era poder organizar las conversaciones de Twitter alrededor de un tema. Tuvo tanta aceptación que el mismo Twitter terminó por oficializarlo, haciendo que los hashtags se enlazasen automáticamente a los resultados de búsqueda.

Partiendo desde Twitter, otros servicios empezaron también a implementarlos de manera similar. Tenemos hashtags entre otros en Instagram, Google+, Vine y ahora, aunque tarde, en Facebook. Pero no debemos olvidar el origen: una convención entre usuarios que hecha mano de elementos muy simples para organizar la información.

Un hashtag es un metadato visible que está incluido dentro del cuerpo del texto pero diferenciado de él por medio de su construcción: un símbolo (#) al principio seguido de palabras concatenadas, sin espacio entre ellas. Al ser texto plano, cualquier motor de búsqueda lo reconoce y, por sus características específicas, se diferencia de otros términos (no es lo mismo buscar "Genbeta" que "#Genbeta"). Y lo más importante: su uso puede ser el mismo independientemente de la plataforma. Se trata de una convención social, no técnica.

Esta independencia hace que su uso trascienda a una plataforma específica y que se pueda usar en todas, aunque es cierto que, debido a que su origen está en Twitter, los hashtags se siguen asociando a este servicio. Sin embargo, a pesar de su sencillez y potencia, su primera popularización en el entorno de la red no viene hasta que se implementan soluciones técnicas que permitan sacarle un mayor partido. Algo que, por otra parte, estuvo latente casi desde el primer día. Se puede decir que lo que hizo Twitter al enlazar los hashtags de manera automática fue una evolución natural. Unió una convención social con una técnica: al igual que un enlace cualquiera dirigira a otro recurso en la red, un hashtag enlazado dirigirá a un listado de otros mensajes que lo usen. Y si los usuarios usan hashtags, estos deberán estar enlazados.

Facebook, que ya había tomado unas cuantas cosas de Twitter y otros sitios, se resistía a usar esta convención vete a saber por qué. Sin embargo, la celebridad es lo que tiene, que fuerza a cambiar de opinión. Y hablo de la celebridad del hashtag, no de Facebook. Por qué han tardado tanto, es algo que desconozco. Pero estoy seguro de que al hacerlo, van a cambiar unas cuantas cosas. Una en especial.

Aunque en el entorno tecnológico no lo parezca, el término hashtag no es tan conocido como pudiéramos suponer. Su implantación en Facebook va a cambiar esto. Mucha, pero muchísima más gente terminará sabiendo que es eso de la almohadilla antes de palabras. Y empezarán a darle uso. Dejará de ser "una cosa rara de Internet" o "de eso de Twitter". Será entonces cuando las empresas y los medios de comunicación "convencionales" empezarán a incrementar su utilización. Sí, más de lo que ya lo están haciendo.

h2. Mi hashtag vale más que mi cuenta

Un hashtag vale más que mi cuenta

En los últimos años, las marcas han sido conscientes de la importancia no solo de su presencia en la web, sino también de su presencia en redes sociales. En anuncios y programas de televisión, vimos primero como daban relevancia a la URL de su sitio. Luego pasaron a primar sus cuentas de Twitter y Facebook. Últimamente, y esta será sin duda la tendencia que se terminará imponiendo, tan sólo el uso de un hashtag.

Pero, ¿por qué sacrificar la difusión de su propia cuenta por un tema? Existen algunas razones, incluso sin contar con que el hashtag puede ser el mismo nombre de la marca. Veamos cuales son:

  • El uso de un hashtag permite unifica la conversación en diferentes plataformas y permite rastrearla a través de ellas con más facilidad y así tener información del alcance de un mensaje.
  • En televisión y en radio permite el ahorro de distracciones: no le doy al usuario los datos de diferentes cuentas en redes sociales, más difíciles de memorizar, sino sólo uno: mi hashtag.
  • Modificar el nombre de usuario de una cuenta es problemático e inconveniente; los hashtags puedo cambiarlos según la ocasión.
  • Es posible subirse al carro de hashtags ya existentes y, si tienes suficiente poder de comunicación, incluso adueñarte de ellos. Y si no, al menos puedes aprovecharte del tirón que generan para ganar exposición.
  • La propiedad de los hashtags no existe (hasta que a alguna lumbrera se le ocurra registrar uno) y la atribución de autoría suele terminar diluyéndose (excepto en casos muy específicos), algo que beneficia a las marcas ya que pueden "infiltrar" su mensaje haciendo parecer que su aparición y crecimiento fue orgánico.

Sin embargo, el uso de un hashtag no está exento de problemas. El principal es la falta de control, algo que no les suele gustar a las marcas. A pesar de ello, con el tiempo han terminado dándose cuenta de que con un hashtag sacrificas control a cambio de difusión y es un sacrificio que están dispuestos a afrontar. Ya sabéis: que hablen mal de ti, pero que hablen.

El balance final es que las ventajas y los beneficios potenciales de usar hashtags superan ampliamente a los riesgos o perjuicios. Si esto lo unimos a que pronto, y gracias a Facebook, mucha más gente sabrá que son y como usarlos, quedan pocas razones como para no darles más visibilidad, mucha más. Y lo más importante: no solamente en la web, sino en todas partes. En la televisión, en la radio, en la prensa. Pronto, la almohadilla será omnipresente. Brace yourselves.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio