Compartir
Publicidad
Publicidad

La NBC, los Juegos Olímpicos y por qué no tiene sentido hacer falsos directos en la era social de Internet

La NBC, los Juegos Olímpicos y por qué no tiene sentido hacer falsos directos en la era social de Internet
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos en la era de Internet, donde la información puede viajar de una punta del mundo a otra en cuestión de segundos. Las redes sociales ayudan a esta difusión, comunicando a gente de todas las nacionalidades. Cuando se trata de eventos importantes, como la inauguración de ayer de los Juegos Olímpicos, estos canales de comunicación son aún más vitales, ya que permiten a un gran número de personas vivirlos en directo e ir comentando impresiones.

¿A todos? No exactamente. Por alguna razón, la NBC (cadena americana con los derechos de emisión de los Juegos Olímpicos este año), decidió no emitir en directo la ceremonia de inauguración. En su lugar, la emitieron horas más tarde. En España y medio mundo el acontecimiento era el principal tema de conversación, llegando a ser trending topic, pero no ocurrió así para nuestros colegas americanos. Paradójicamente, y por si fuera poco "cachondeo", desde la cuenta especial de la NBC @NBCOlympics sí que lo iban twitteando todo en directo, aunque los espectadores no lo estuvieran viendo.

Dejando de lado este último "despiste", parece mentira que una cadena como la NBC, que es una de las que mayor despliegue ha hecho en Londres, piense que en la actualidad un falso directo de algo tan importante como este inicio de los Juegos Olímpicos sea justo para los espectadores. Hace años, cuando no había más alternativas y la televisión era fuente única casi de información, tendría sentido. Pero ya no, aunque no les haya funcionado del todo mal en audiencias.

Lo mismo ha ocurrido de nuevo hace unos minutos. Ryan Lochte, un nadador americano, acaba de ganar la medalla de oro, arrebatándosela a su compatriota Michael Phelps, que ni siquiera se llevó medalla. La NBC seguía en su mundo emitiendo reposiciones, con la idea de emitir esta esperada carrera horas más tarde, en primetime. Vale que un sábado a las 14.30h hay poca gente viendo la tele, pero, ¿qué sentido tiene guardarse una noticia así para primetime? Para entonces, ya no será noticia, y ése es precisamente el problema.

Los acontecimientos importantes han pasado de vivirse de manera nacional a vivirse de manera global, y de eso mismo se han quejado numerosos internautas americanos que, durante el día de ayer, se quedaron sin ver de qué iba todo lo que se estaba hablando en todos los sitios. Otros, sin embargo, se lo toman en tono de humor y lanzan tweets humorísticos sobre la situación. Las noticias de última hora dejan de serlo cuando todo el mundo, literalmente todo el mundo, lleva horas hablando de ellas, aunque sea en las redes sociales y ahora más que nunca.

Vía | Forbes En Genbeta Social Media | La “televisión social”: ¿tecnología o algo más? [por Eduardo Prádanos]

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos