Compartir
Publicidad
Diez preguntas sobre Windows 10
Windows

Diez preguntas sobre Windows 10

Publicidad
Publicidad

En octubre, Microsoft anunciaba Windows 10 en una presentación bastante atípica: centrada en los entornos corporativos y sin Satya Nadella delante de las cámaras. En cierto modo tiene sentido, y es que desde Redmond aseguran que lo de ayer no fue realmente un anuncio, sino una demostración de lo que están anunciando y una llamada para que los usuarios que lo deseen les echen una mano con sus comentarios.

Por cómo fue el evento, lo cierto es que hubo algunos aspectos que se aclararon más tarde, tras la presentación. A continuación nos hacemos diez preguntas que mezclan varios temas y que, seguramente, muchos se habrán hecho tras escuchar hablar sobre el anuncio de ayer. Algunas tienen respuesta, otras de momento... no. Pasen y vean.

¿Por qué Windows 10?

Reconozcámoslo: a todos nos sorprendió el nombre. Después de Windows 8, lo esperable es que llegara Windows 9 o que optaran por un cambio radical y eligieran otra palabra. En su lugar, decidieron optar por Windows 10, saltándose por completo el número 9. ¿Por qué? Ayer mismo la compañía daba su versión oficial en la presentación.

Según Microsoft, la nueva versión de Windows es tan diferente que no tenía sentido pasar de Windows 8 a Windows 9

"Basándonos en el producto que va a venir, y con lo diferente que será nuestra aproximación, no sería correcto llamarlo Windows 9", según explicó el propio Terry Myerson justo antes de desvelar el nombre. Para él, lo lógico habría sido llamarlo Windows One (cosa que encajaría con One Drive, XBox One, One Note...) pero dicho nombre ya estaba cogido por el primer Windows que salió al mercado. Así que al final, para "definir este punto de inflexión en la historia de Windows", han optado por Windows 10.

Otra de las claves la desvelaba el propio Myerson pasando por encima muy deprisa: "No estamos construyendo un producto incremental". ¿Qué quiere decir esto? Que Windows 10 no es realmente una evolución de Windows 8, sino es un producto nuevo, con una nueva estrategia. Sin ser yo una especialista en marketing, tiene sentido: Microsoft se quita de encima la "mala fama" que Windows 8 tiene entre el consumidor medio y demuestra que su propuesta es muy distinta.

Vale, el nombre lo entiendo, pero ¿por qué Windows 10?

650_1000_netmarketshare-sept14.jpg

No es un secreto que Windows 8 nunca ha funcionado lo bien que Microsoft quería, tanto a nivel de usuarios domésticos como en entornos corporativos. Nuestros compañeros de Xataka Windows se hacían eco hoy mismo de unas estadísticas de NetMarketShare que le otorgaban a Windows 8 (contando 8.1) un 12.26%, mientras que Windows 7 sigue situándose con el 52.71% de cuota. Hasta Windows XP, sin soporte, se mantiene en 23.87%.

"No lo conseguimos demasiado bien", reconocía ayer Microsoft en referencia a Windows 8

Las cifras son preocupantes por tres motivos. En primer lugar, porque Windows 8 lleva ya dos años en el mercado. En segundo lugar, porque la cuota de Windows 8 ha bajado respecto a agosto (donde marcaba un 13,37%). Y, sobre todo, la tercera razón es que la cuota de mercado de Windows 7 no ha bajado, sino que ha subido en este mismo periodo. La evolución hasta agosto (sin contar septiembre) podemos verla representada en este gráfico:

evolucion_cuota_so2.png

De hecho, en la presentación los ejecutivos de Microsoft fueron muy claros: quieren que la gente con Windows 7 actualice a Windows 10. Y no solo los usuarios a nivel individual, sino las empresas e instituciones (como ejemplo, llegaron a mencionar un hospital). Lo que ofrecen a cambio es un sistema operativo adaptable y en el que no hay que pasar un periodo de adaptación. Es el mismo escritorio, el mismo Windows de siempre, pero revitalizado.

¿Cuál es la principal novedad?

Con Windows 8, Microsoft quería que la experiencia fuese común y apostaron por lo táctil, incluso también para los ordenadores tradicionales. Eso les costó la pérdida de muchos usuarios de teclado y ratón y, aunque luego con las sucesivas actualizaciones, quizás para muchos ya era tarde. La mala fama ya estaba ahí (ponte tú a explicarle a un usuario de la calle con conocimientos básicos que hay un Windows 8.1 Update 1...).

El gran cambio en Windows 10 es el vuelco en la estrategia: en lugar de utilizar un mismo sistema con una misma interfaz para todos los usuarios, ahora tenemos un mismo sistema que se adapta al dispositivo desde el que se esté utilizando. Los usuarios de ordenador de sobremesa o portátil recuperan su ansiado escritorio (y sí, con la vuelta del menú inicio), mientras que en tablets y en móviles seguirá la vista con las tiles o casillas.

"No estamos hablando de una interfaz del usuario para dominarlos a todos, sino que estamos hablando de una familia de productos con una experiencia personalizada para cada dispositivo", asegura Microsoft
windows_product_family_9-30-event-741x416-1.png

Ya pero... ¿qué más?

¿Cosas más concretas? Bueno, llegan los escritorios virtuales, aparecen cambios en la funcionalidad de Snap y algunos detalles más. Eso que conozcamos, claro, y es que en la presentación de Windows 10 Microsoft insistió en que iban a mostrar algunas funcionalidades concretas para empresas pero que no mostrarían nada orientado al consumo. Ayer algún periodista decía que sólo habíamos visto el 10%.

El Windows 10 que llegará al mercado estará más pulido

Además, Windows 10 dista bastante de estar finalizado. Microsoft quiere que usuarios avanzados y profesionales del sector prueben su versión y participen con su opinión a darle la forma final que tendrá el sistema operativo.

¿Y entonces qué pasa con Windows Phone?

"¿Es Windows 10 la siguiente versión del sistema operativo móvil?", preguntaron durante la presentación. La respuesta de Microsoft fue un rotundo "Sí". Windows Phone, tal y como lo conocemos, desaparecerá. Su lugar lo ocupará Windows 10 en su versión adaptada a teléfonos móviles. Respecto a los teléfonos actuales, está por ver si son actualizables pero como bien indican nuestros compañeros de Xataka Windows, tendría sentido que sí lo fueran.

La unificación será total, pero no sólo en el propio sistema operativo sino también en la tienda de aplicaciones. Ya no habrá una para cada dispositivo sino que habrá una genérica y las aplicaciones podrán ser universales: esto es, la misma app funcionará en cualquier sitio (ordenador, tablet, móvil), adaptándose al entorno donde se encuentre.

¿Y en mi ordenador va a funcionar?

Todavía no hay un listado oficial con requisitos mínimos para la versión definitiva de Windows 10, pero ayer Fran Shaw (jefe de comunicación de Microsoft) explicó en Twitter que los requisitos serían los mismos que en Windows 8. Es decir: CPU 1 GHz, 1 o 2 GB de RAM (en función de si son versiones de 32 o de 64 bits), 16 o 20 GB de disco (lo mismo, depende 32 o 64 bits) y una gráfica con DirectX 9.

Tal y como explican en Xataka Windows, los requisitos son prácticamente idénticos a los que tuvo Windows Vista en su día. La gran mayoría de ordenadores, salvo los que sean muy viejos, podrán actualizarse si finalmente estas son las condiciones técnicas que pone Microsoft.

Quiero probarlo y quiero probarlo ya

technical-preview.png

Bueno, eso no es técnicamente una pregunta pero... buenas noticias, la technical preview ya está disponible para descargar. Eso sí, tal y como recuerdan desde Microsoft, sólo es recomendable su instalación para usuarios avanzados y expertos informáticos ya que se trata de una versión inacabada y va a tener fallos. Si te decides, evita hacerlo en tu ordenador principal y mejor opta por uno secundario para evitar poblemas.

¿Cómo se instala? Aquí tienes una guía paso a paso que han preparado en Xataka Windows, que explica todo el proceso: desde registrarse en el programa Insider hasta la instalación en sí.

¿Cómo de completa es esta preview?

No te esperes un Windows 10 terminado, porque no lo está

Poco. Insisto en lo que dije justo arriba: hay funcionalidades en las que todavía no se han parado mucho. De hecho, van a esperar hasta comienzos de 2015 para comenzar a recibir feedback del apartado de consumo (como Internet Explorer u opciones multimedia). ¿Y para otros dispositivos? Para eso tendremos que esperar un poquito más.

Vale pero ¿cuánto me va a costar?

Todavía estamos lejos de saber el precio final. Es más, desconocemos cómo será el sistema operativo final... Lo que ha hecho Microsoft ha sido una pequeña demostración orientada a empresas y no el lanzamiento oficial de su esperado SO. Respecto a fechas, aseguraron que tendríamos más detalles sobre apps universales en la conferencia BUILD de abril de 2015 y que Windows 10 llegaría al consumidor más tarde durante ese mismo año.

El precio de Windows 10 para escritorio y otros detalles tendrán que esperar al lanzamiento oficial

¿Será gratis, como especulaban algunos? Los rumores apuntaban a que actualizar a Windows 9 sería gratis desde Windows 8 pero... no hay Windows 9, así que hay que tomarlo con pinzas. Lo que sí se mantiene es lo que anunciaron ya este año de ofrecer gratuitamente a los fabricantes los sistemas operativos Windows para dispositivos de menos 9 pulgadas. La decisión les está funcionando, y es que dicen haber conseguido que otros 50 fabricantes adicionales se animen con su sistema operativo en móviles y tablets.

¿Será el sistema operativo definitivo?

Me temo que todavía no tenemos respuesta a esta pregunta. Os recomiendo lo que ha escrito mi compañero Javier Pastor en Xataka repasando cómo de lejos estamos en realidad de esa experiencia convergente que en Microsoft quieren conseguir. ¿Será con Windows 10? ¿O todavía tendremos que esperar más? Parece que a lo largo de 2015 saldremos de dudas.

En Xataka Windows | Todo sobre Windows 10

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos