Microsoft se plantea hacer obligatorios los SSD para poder instalar Windows 11, y tiene sentido

Microsoft se plantea hacer obligatorios los SSD para poder instalar Windows 11, y tiene sentido
31 Comentarios

Windows 11 ha llegado al mercado para poder cambiarlo. Esto es lo que está dejando ver Microsoft con las diferentes políticas que ha aplicado o pretende aplicar en un futuro. Ahora, un nuevo informe de Trendfocus afirma que la compañía está lista para incluir una nueva exigencia para instalar Windows 11: hacerlo si o si en una unidad de estado sólido o SSD. De esta manera, los discos duros mecánicos quedarían completamente apartados a un lado.

A día de hoy, entre los requisitos que se imponían para poder instalar Windows 11 e incluso Windows 10 se limitaban a tener un almacenamiento superior a 64 GB. Ahora, quieren dar prioridad a la experiencia que tenga el usuario con el sistema operativo, obligando a los fabricantes a dejar de lado los discos mecánicos y pasando a tener un SSD si es que quieren seguir instalando Windows 11 en sus futuros modelos.

Un vistazo a…
WINDOWS 11 NIVEL DIOS 17 TRUCOS y FUNCIONES para DOMINARLO

Windows 11 quiere priorizar una experiencia fluida

Cómo es lógico, los usuarios siempre estamos buscando tener una experiencia satisfactoria a la hora de trabajar en un sistema operativo, pero en muchas ocasiones el no tener esta experiencia no depende únicamente del software. El hardware también tiene un importante papel, y más concretamente aquel donde se almacena el sistema operativo, ya que será el responsable de tener unas velocidades óptimas de lectura y escritura.

El problema, en este caso, es que el mercado de gama media o baja de ordenadores sigue aún anclado en el pasado y cuenta con unidades de almacenamientos convencionales, que son los discos duros mecánicos. Estos cuentan con unas velocidades de lectura más bajas en comparación a los SSD del mercado y esto hace que a la hora de trabajar en Windows, pues, se pueda ver ralentizada las tareas que se van realizando.

Ssd

Es por ello, que Microsoft con Windows 11 quiere terminar forzando el cambio completo para que todos los ordenadores tengan que integrar unidades de estado sólido. De momento la fecha que se plantea es el año 2023, aunque hay que esperar a que Microsoft lo comunique oficialmente que seguramente se hará en los próximos meses y primeramente a los propios fabricantes.

Esto es algo que tiene bastante sentido, ya que si echamos la vista atrás en Windows 10 hubo muchos problemas con las unidades HDD. Es realmente sonado el problema del 100% de uso de disco que masacraba por completo el rendimiento de los equipos. Esto hace que sea algo completamente lógico dejar unas unidades que, aunque han dado un muy buen servicio en tiempos atrás, ya han quedado completamente desfasadas para lo que viene.

De esta manera, aunque los modelos de ordenador de gama alta no se vean afectados, los de gama más baja si que van a tener problemas. Sobre todo para aquellos que ya incluían Windows 10 de serie y quieren dar el salto a Windows 11 que se van a ver con este problema de frente.

Hay que recordar, que este no es el primero requisito que se impone. En el lanzamiento de Windows 11, Microsoft impuso el contar el placa base con un chip TPM de seguridad. Esto lastró por completo los equipos más antiguos, aunque terminó relajando la medida. Ahora habrá que ver si pueden llegar a tener la misma "compasión" con estos mismos equipos que cuentan con unidades HDD en sus entrañas, o forzarán de una vez por todas que ningún ordenador cuente como unidad principal con un disco duro mecánico.

Temas
Inicio
Inicio