Compartir
Publicidad
Publicidad

Microsoft Surface en España, lo probamos

Compartir

Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un par de años después de presentarse en los EEUU, Microsoft Surface llega a Europa dirigiéndose al mercado retailer con un precio de 13.000 euros. Más IVA. Algo caro para una mesa de Ikea, un ordenador y cinco cámaras, pero barato si lo comparamos con otras soluciones a medida que puedan hacerle sombra. A lo largo de este artículo daré mis impresiones y me centraré en los aspectos que nos interesan en Genbeta. Es decir, el software.

Primera impresión

La experiencia de usuario que han conseguido es muy buena. Con sus 30 pulgadas va un paso más allá que el resto de interfaces táctiles alcanzando una intuitividad envidiable. Y gracias al aparatoso sistema ordenador-cama que han montado, responde de manera excelente a nuestros movimientos. Donde más brilla es cuando varias personas trabajan a la vez sobre él, si bien las aplicaciones deben estar muy bien diseñadas para sacar partido de esta funcionalidad.

También reseñable el soporte para códigos de barras especiales, que permiten distinguir objetos e interactuar con ellos, lo que proporciona aplicaciones espectaculares. Curioso que se inventen otro estándar nuevo en vez de usar alguno desarrollado por ellos mismos, supongo que el hecho de que las cámaras parezcan grabar en blanco y negro limitan esta funcionalidad. Sobre todo, que solo se puedan disponer de 256 combinaciones lo hace inútil en el caso de que quieran expandirse en un futuro al mercado doméstico.

Sistema Operativo

El sistema operativo que hay detrás es Windows Vista, así que las herramientas del sistema de Microsoft están disponibles también en su Surface. Sin embargo, el software de Surface es una shell completamente diferente y el usuario no verá en ningún momento a Vista más allá que al iniciarse. Sin duda lo mejor es que la API no deja de ser un calco de WPF, así que si eres desarrollador de Windows y has trabajado con esta tecnología, reciclarte para Surface es directo. Si alguien se pregunta si ya están trabajando con Windows 7, según nos comentaron Surface 2 está en pleno desarrollo y se está basando en el siguiente SO de Microsoft.

La aplicación de fotos

Al iniciarse el SO y cuando se encuentre inactivo aparecerá una especie de salvapantallas llamada Atract application, otro aspecto que pone de manifiesto su enfoque hacia los comercios. Por defecto viene un Koi Pond gigante pero podemos cambiarlo por uno propio. Una vez que salimos de ese salvapantallas podremos elegir qué aplicación usamos eligiéndola en la interfaz basada en una especie de rueda.

SDK

Para desarrollar aplicaciones Microsoft nos proporciona un sencillo pero potente SDK que recuerda a otros dispositivos táctiles como el del iPhone, integrando un simulador multitáctil. Publicado desde hace unos seis meses, está completamente adaptado a las capacidades del dispositivo y es sencillo de usar, ya que los componentes del SDK se preocupan por sí mismos de cuestiones como el tamaño, la orientación o las físicas (inercia, aceleración, etc…).

Lo peor es que solamente está disponible para aquellos que compren la mesa, lo que supone una barrera de 15.000 euros para las pequeñas empresas que quieran realizar aplicaciones para terceros. Otro hito para Microsoft, que tradicionalmente se enorgullece de dar facilidades a los desarrolladores: por ejemplo, para realizar una aplicación para XP o Vista no tenemos que pagar a Microsoft.

Aplicaciones

Después de seleccionar la aplicación que queremos, ésta toma control absoluto de la pantalla, salvo en las esquinas que están reservadas para volver al menú principal. Las aplicaciones son el punto fuerte de Surface y en cierta manera también su punto flojo. Por un lado las que probamos están específicamente diseñadas (en esto ayuda el SDK) para ser manejadas con los dedos y hasta con los puños, así que su experiencia es inmejorable.

Desde aplicaciones para mostrar fotos/vídeos o comparar móviles, hasta el típico mapa y la aplicación de dibujo libre, todas parecen estar enfocadas en no espantar al usuario y en realizar su tarea de la manera más simple posible. De hecho, dado que Microsoft no ha conseguido o no ha querido encontrar paradigmas que eliminan estas limitaciones, las aplicaciones que más datos quieran mostrar en la pantalla serán las que más sufran. Este punto reduce la utilidad de Surface a aplicaciones relativamente simples y a juegos.

A pesar de lo anterior, desde mi punto de vista el punto flojo es la cantidad de aplicaciones y su disponibilidad. Aunque se consiguiera que la comunidad desarrollara muchas… ¡no hay un sistema de distribución sencillo y directo! Debido al nicho en el que se han centrado, si un Hotel quiere una aplicación para mostrar vídeos e información de sus instalaciones, tendría que pedírselo a un partner de Microsoft que lo desarrollaría prácticamente desde cero. Evidentemente supongo que lo habrían formulado de manera diferente si el usuario final pudiera acceder a Surface, montando algo parecido a una App Store.

Conclusiones

Apuesta complicada la que hace Microsoft con su Surface, hasta dudo de las esperanzas que ellos mismos tienen puestas en su juguetito. Aunque la experiencia sea muy satisfactoria y la mesa sea atractiva, es evidente que será difícil ver a Surface triunfar. Si bien el nicho elegido este producto tenga potencial, Microsoft debería centrarse en sacar una solución táctil multiplataforma. Es decir, integrar y homogeneizar todo el trabajo táctil hecho con Surface, Windows 7 y Windows Mobile.

Lo que es más importante, necesita sacarlo YA. Microsoft empezó con bocetos en 2001, lo sacó al público hace dos años y hasta ayer no había tocado uno. En tecnología, eso es una eternidad. Hace dos años Surface era state-of-the-art, hoy cientos de dispositivos que integran tecnologías táctiles están en el bolsillo de usuarios finales. Si no lo hace en los próximos meses, terceras compañías van a tener que seguir el camino de HP y desarrollar sus propias interfaces sobre Windows, desembocando en una amalgama de interfaces con carencias como la que venimos sufriendo en los móviles.

Acabando con el artículo, no recuerdo otro producto de Microsoft que tenga un paradigma tan cerrado: hardware y software completamente propietarios y dependientes. Cuando se trata de innovar, Microsoft parece seguir la odiada estrategia de su mayor competidor.

Vídeo | Gizmodo ES
Vídeo | Youtube
En Xataka | Microsoft Surface: nuestras impresiones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos