Compartir
Publicidad

Pasar de Windows a Mac (I)

Pasar de Windows a Mac (I)
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta es la primera de tres entradas en las que explicaremos las impresiones de pasar de usar un sistema Windows a uno Mac. El cambio, como imaginaréis, no ha estado exento de sorpresas poco agradables, pero también hay que reconocer que una vez acostumbrado es sencillo. Una cosa a tener en cuenta es que el objetivo de este post y los que vendrán no es decir qué sistema es mejor, ya que entendemos que es algo muy subjetivo. Sólo pretendemos narrar y mostrar los pasos seguidos, los problemas encontrados, sus soluciones y también los detalles que pensamos nos ayudan más. Si es cierto que iremos comparando distintos puntos de cada sistema, pero sin entrar en ningún momento en valorar qué es mejor o peor.

Primero pasemos a describir el sistema Windows que veníamos usando: * HP Pavilion de 15,4" con Intel Core Duo a 1,76 Ghz. * 2 Gb de RAM. * 256 Mb de memoria de vídeo en una tarjeta nVidia. * 100 Gb de disco duro. * Windows Vista Business.

Sistema Mac que usaremos: * Macbook de 13" con Intel Core Duo 2 a 2,20 Ghz. * 1 Gb de RAM. * 144 Mb de memoria de video compartida. * 120 Gb de disco duro. * Mac OS 10.5 (Leopard).

Primeras impresiones Bien, es obvio que la caja del Mac tiene un diseño impecable, todo lo contrario que la caja del HP Pavilion. La colocación de las cosas en las cajas está mucho más cuidada en la del Mac, y además ocupa bastante menos, aunque el desempaquetado de ambos es sencillo.

Llama la atención que en el caso del Mac, la documentación que se entrega es mínimo, exceptuando un librito con los detalle básicos para empezar (que realmente uno lee después de trastear con el ordenador). También incluye un CD que nos permite reinstalar el sistema, algo que por ejemplo en el caso del HP se incluye en una partición del disco duro, teniendo que grabar en un DVD si queremos hacer uso de ello.

Empecemos a trabajar Empezar configurando la red Wifi es muy sencillo en ambos sistemas, sin pasar mayores penurias. Lo que más incómodo se hace es utilizar el teclado del Mac, al menos al principio. El tacto es muy distinto a cualquier otro portátil, y las teclas están un poco más separadas. Pero en cuestión de unos días, uno se acostumbra. Un detalle que es algo molesto es que a pesar de que estéticamente el Mac es infinitamente superior a cualquier portátil (sin contar con los Dell XPS que son muy bonitos), el diseño de los bordes es erróneo, ya que están un poco afilados y al apoyar las manos te roza. Una pena, puesto que es un fallo muy tonto.

Siguiendo con el teclado, al ser algo más pequeño que el del HP, también tiene menos teclas. Y se echa mucho de menos las teclas de Inicio, Fin, Avance Página, Retroceso Página o Suprimir. Si bien son funciones que se pueden obtener con combinaciones de teclas, no deja de ser incómodo el tener que estar apretando dos teclas (o incluso tres) para hacer algo que antes hacías con una única tecla.

Y esto es todo de momento. En la siguiente entrega hablaremos de las aplicaciones y sus equivalencias para cada sistema.

Más información | Apple

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos