Uso macOS cada día, pero al estrenar un Mac me siento mucho más inútil que con Windows 10 y 11
Windows

Uso macOS cada día, pero al estrenar un Mac me siento mucho más inútil que con Windows 10 y 11

Aunque por trabajo utilizo Windows varias veces por semana, tanto en el ámbito laboral como en el personal, mi sistema operativo preferido es macOS Monterey (y en unos meses, si va bien, será macOS Ventura). Uso el sistema con total comodidad, y considero que gracias a algunos ajustes y utilidades instaladas soy bastante productivo, al menos en lo que respecta a mis necesidades.

Sin embargo, hace poco he cambiado un MacBook Air M1 por otro MacBook Air M1, y tras hacer la migración de datos y comparar ambos modelos con la misma instalación, decidí que por rendimiento, era mejor empezar de cero (porque sí, macOS también se degrada con el tiempo). Y sí, todo iba muy rápido, pero tras dos años con la anterior instalación, me sentí muy desnudo. Inútil.

El sistema por defecto está bien, pero echaba de menos demasidas cosas. Y tras tener que trabajar unos días con una instalación limpia de Windows 10 y Windows 11, descubrí que el sistema de Microsoft me gusta menos, pero que de serie incluye más funciones que necesito.

Quién eres tú y qué has hecho con mi macOS

Windows
Lograr algo tan sencillo como que una ventana ocupe la mitad de la pantalla, dejando espacio a otra, no es cómodo de serie en macOS. En Windows es posible desde Windows 7.

A nivel de funciones, no puedo decir que macOS sea un sistema que vaya cortito, sino todo lo contrario. Sin embargo, el sistema tiene carencias desde hace años que Apple no acaba de solucionar, y que Windows tiene cubiertas desde hace más de una década. En primer lugar, lo que más me incomoda de macOS a la hora de lidiar con muchas ventanas, pese a Mission Control, Exposé y Esquinas activas, es la falta de una función integrada para que dos aplicaciones abiertas o dos ventanas se coloquen en paralelo, ocupando cada una de ella la mitad de la ventana.

Por mi trabajo, manejo mucho correo electrónico, mucho Slack, y muchas fuentes, lo que quiere decir que casi siempre tengo dos ventanas en primer plano, lado a lado. Microsoft solucionó la necesidad de que cada usuario ajuste manualmente cuánto ocupa cada ventana en pantalla cuando queremos usar pantalla dividida con algo que ha envejecido tan espectacularmente bien como Aero Snap. Además de lo útil que es, me sorprende la versatilidad que Microsoft le dio desde el primer momento.

Con tan solo arrastrar una ventana al borde izquierdo o derecho, el sistema la ajustará a la mitad de la ventana, permitiendo elegirnos qué otra aplicación queremos que utilice el espacio restante. Pero no solo funciona así, sino que además podemos ajustar la posición de las ventanas con las teclas de dirección junto a la tecla Windows.

macOS es un sistema que me permite ser más productivo, pero requiere de instalar utilidades y de realizar ajustes

En macOS, el sistema permite utilizar una pantalla dividida sin instalar nada, pero acceder a este modo es mucho más farragoso y, por defecto, solamente funciona a pantalla completa, algo que en general encuentro incómodo. Desde macOS Catalina, existe la posibilidad de utilizar un truco para emular el funcionamiento de Windows, pero se trata de un modo muy limitado en comparación a lo que proporciona Windows. En Windows 11, de hecho, la gestión de ventanas ha mejorado con Snap Layouts.

Al sentirme inútil moviendo ventanas, recordé la aplicación que usaba en macOS, Magnet (hay muchas alternativas), que me permite controlar el espacio que ocupan en pantalla a mi antojo, arrastrando a los bordes y con el teclado. En macOS Ventura llega Stage Manager, pero no se soluciona el problema en la forma que busco.

Otra de las funciones con la que me sentí desnudo en macOS fue con gestor de portapapeles. En Windows 10 y 11 es una de las cosas que más agradezco para ver todos los enlaces que he ido copiando y pegando para redactar un artículo. A veces los voy copiando pero no los incluyo en el texto hasta el final de la redacción.

A día de hoy, en macOS hay mucha oferta en la App Store y fuera de ella, pero si estrenas el sistema operativo, el portapapeles que tienes es el tradicional. Cosa que copias, cosa que pegas. Windows, con el atajo "Windows + V" tienes acceso a una opción espectacular. Tristemente, en macOS Ventura, Apple tampoco ha integrado un historial de portapapeles.

Portapapeles
El gestor de portapapeles de Windows no es el mejor del mercado, pero al llegar integrado, salva muchas papeletas.

Una vez he dejado el sistema como quiero, utilizo el historial de portapapeles de la gran Unclutter o de Maccy. Si quieres algo incluso más avanzado, recomendamos Pasta.

Por último, de Windows también echo mucho de menos el comportamiento de Alt+Tabulador para mostrar todo lo que hay abierto o minimizado. Con CMD+Tabulador, en macOS tienes algo parecido, pero no abres lo minimizado ni ves las ventanas de cada aplicación. Sí, para eso está Mission Control, pero personalmente pierdo algo de fluidez. Esta carencia la he solucionado con la utilidad AltTab.

Macos
Esto es lo que me muestra macOS con CMD+Tab.

Windows Tab
Esto es lo que me gustaría que mostrara macOS, y que consigo que muestre con la app AltTab

Estas tres funciones integradas en Windows marcan la diferencia para mí, y me hacen sentirme muy incómodo en macOS si no las suplo con las utilidades que he comentado. Ahora alguna cosa que valoro enormemente en macOS sin instalar nada.

Las pequeñas cositas integradas en macOS

Aunque las funciones que he comentado son las más cruciales para mí a la hora de sentirme cómodo, he de decir que como sistema global prefiero a lo que trae macOS. Sin profundizar mucho, prefiero Spotlight a la búsqueda de Windows (en la que además Microsoft te mete demasiada información (publicidad, ejem).

Vista Rapida
Así funciona la gloriosa previsualización de 'Vista rápida' desde Leopard.

Desde Mac OS X 10.5 Leopard, existe en el sistema la función 'Vista Rápida', que te permite previsualizar casi cualquier tipo de archivo común con tan solo pulsar la barra espaciadora en el Finder. Curiosamente, en Monterey dicha función ha vivido bugs constantes, pero es imprescindible. En Windows, este comportamiento se puede emular con QuickLook.

Algo que también me encanta de macOS son las Esquinas Activas, que me permiten mostrar Escritorio o todas las aplicaciones abiertas (o poner en reposo el equipo) con tan solo llevar el cursor a una de las cuatro ventanas de mi monitor.

Otra gran característica de macOS es la personalización que por defecto permite hacer en el menú contextual que aparece al hacer click derecho. Por trabajo, convierto muchos archivos PNG o HEIC a JPG. En macOS, por defecto, al hacer click derecho aparece la opción 'Convertir imagen'.

Convertir Imagen
Una gozada en macOS.

Es algo que uso para no tener que abrir programas, pero además potencio el menú con automatizaciones de Automator. Como también se puede ver en la imagen, con click derecho tengo JPG 2000, que es una automatización que convierte cualquier imagen a un JPD de 2000 píxeles de ancho, o Pixelmator 3X, que utiliza la IA de Pixelmator para escalar cualquier imagen tres veces "sin pérdida" de calidad.

En Windows también hay formas de lograr tener un menú de click derecho así o casi tan completo, aunque justo en Windows 11 ese menú ha sufrido recortes. Si nos interesa contar con algo así para convertir imágenes o archivos, los PowerToys pueden ser nuestros grandes aliados, aunque sobre todo recomendamos la genial File Converter. Una utilidad imprescindible.

Temas
Inicio
Inicio