Publicidad

Windows 7: tras 10 años, esto es lo que el sistema supuso para el equipo de Genbeta
Windows

Windows 7: tras 10 años, esto es lo que el sistema supuso para el equipo de Genbeta

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Tras haber cumplido 10 años el pasado 22 de octubre, hoy, día 14 de enero, se despide de su soporte Windows 7, uno de los sistemas operativos de Microsoft más exitosos de siempre, vea como la compañía le despide y finaliza su soporte.

Todo ello, cuando aún cuenta con un 27,49% de cuota en la familia de sistemas de Microsoft, que a su vez cuenta con un 77% de la base total. Si contamos con que Microsoft afirma que Windows 10 ya está en 900 millones de equipos, y cuenta con un 64%, asumimos que el cada vez más pequeño trozo de tarta de Windows 7 sigue representando a muchos millones de personas, empresas y equipos.

Pero, ¿qué fue realmente Windows 7 en su momento y qué ha sido en perspectiva? Desde Genbeta, hoy le rendimos una especie de homenaje en forma de palabras de cada uno de los editores, con el añadido de nuestro compañero Javier Pastor, de Xataka.

Antonio Sabán

4203327202 0d100f61a6 O

Cuando Windows XP se lanzó, yo tenía 10 años y algo de experiencia con versiones como Windows 98 SE, Windows 2000 y Me. Al principio, el sistema operativo de Microsoft me encantó. Mi problema con él, personalmente, fue que tuvo la mala suerte de coincidir con el resurgimiento de Apple con Mac OS X. En sus primeros años, Apple lanzó con mucha frecuencia nuevas versiones, que más allá de si UNIX era más potente y estable que la base de Windows, aportaban mucho al usuario medio.

No podemos olvidarnos de Spotlight, de 2005, un sistema de búsqueda por indexación que buscaba dentro de los archivos con gran precisión, mientras que XP seguía con un lento sistema que tardaba mucho en repasar lo que encontraba en el disco duro. También llevaba mucha ventaja Mac OS X en gestión de ventanas, con Exposé, de 2003, tanto por lo que suponía respecto al clásico Control/CMD - Tabulador, como por traer las esquinas activas con las que automatizar acciones. Además de funcionalmente (ahí no hay que olvidar programas como Automator), Mac OS X estaba por delante en estética y animaciones, con Aqua como gran interfaz imitada hasta la saciedad. Hasta 2005 quizá no era tan sólido y estable como se recuerda, pero hacía que Windows XP, pese a los Service Pack, se sintiera arcaico.

En 2003-2004 necesitábamos Windows Vista para ya, y no llegó hasta 2006. Como decía Javier Pastor, tuvo peor prensa de la que se mereció, pero la primera versión claramente no estaba optimizada ni para equipos "Vista ready" vendidos antes de su lanzamiento, ni para equipos de gama media y baja en los que llegaba instalado. Frente a abrazar nuevas y bonitas funciones innovadoras para la plataforma, el público rechazó Vista porque ni se acostumbró a cosas como el Control de Cuentas de Usuario, ni fue paciente para esperar a mejoras de rendimiento.

Para mí, Windows Vista fue el sistema con el que muchos familiares y conocidos me pidieron formatear para volver a XP, pese a viejos límites de los 32 bit como los de los 3,25 GB que el sistema reconocía. Que Service Pack 2 arreglara casi todos sus problemas en 2009 no era suficiente. Hacía falta un nuevo sistema y lavado de imagen, y llegó con lo que hoy nos ocupa, Windows 7.

La primera vez que usé Windows 7 fue poco antes del lanzamiento de las Release Candidates, y viniendo de XP en una máquina vieja y con 1 GB de RAM, me sorprendió increíblemente. Aspectos como la velocidad de arranque o la degradación estaban muy por encima de XP en mi vetusto Pentium 4, mientras que mis pruebas con la primera versión de Vista lo ahogaban.

Windows 7 me hizo ver que por fin podía disfrutar de un PC casi como llevaba años haciendo con Mac OS X en el ordenador de mi padre. Por fin lo sentía moderno, y desde la primera versión (e incluso antes), rendía de forma excelente. Su gestión de ventanas con Aero y Snap superaba en mi opinión la productividad de la de Apple, y en mi caso, el nuevo sistema arreglaba casi por completo el dolor de cabeza de instalar drivers, pues en Windows Update los encontraba casi todos de forma automática. Además, con Microsoft Security Essential, Microsoft por fin tenía un antivirus liviano y potente con el que no volverme a preocupar.

Esta es mi experiencia, pero la de los conocidos que en 2006 volvieron a XP también fue muy buena al pasar en el mismo equipo en el que habían dejado Vista al nuevo sistema. Si tengo que hablar en base a recuerdos y experiencia, Windows 7 me parece el mejor sistema operativo de la historia de Microsoft en su momento de lanzamiento, por encima de XP y Windows 10, que casi 5 años después, todavía no ha demostrado la solidez y la determinación que Microsoft tuvo de Windows 7.

Con él sentí que las cosas estaban cambiando de verdad en Redmond, y creo que 10 años después, y pese a los problemas de seguridad que ello pueda ocasionar, creo que es mucho más usable que lo que XP era en 2011, cuando cumplió una década. XP tuvo la mala suerte de lanzarse sin estar preparado para muchos cambios próximos, como el de la conectividad inalámbrica, mientras que Windows 7 ha podido hacer frente a prácticamente todo lo que ha ido pasando en la industria a nivel usuario.

Gabriela González

Windows 7 O Windows 8

Para mí, Windows 7 fue finalmente el sistema que me hizo decir adiós a XP. Por años intenté encariñarme con Windows Vista porque en aquellos años su nuevo diseño Aero y todos esos efectos se sentían como el futuro y yo quería vivir en el futuro.

Sin embargo, Vista daba tantos problemas y tuve que formatear tantas veces que llegó un punto en el que me cansé. A las semanas de uso, pasaba de ir magnífico a arrastrarse y hacerse inusable. Con Windows 7 todo eso se acabó. Windows 7 fue básicamente todo lo bueno que recordabas de XP con todo lo bueno de Vista, que era básicamente un escritorio más moderno. Aunque no teníamos la casi inexistente fricción con drivers que existe ahora con Windows 10, el 7 mejoró mucho en ese aspecto y le hizo la vida más fácil a mucha gente con muchos ordenadores diferentes.

Después del mal sabor que dejó Vista, Windows 7 fue una bocanada de aire fresco, y aunque hoy demasiada gente lo quiere hacer ver como el Windows perfecto, en sus primeros años también se quejaron bastante de él mientras alababan a Windows XP. Con Windows las historias se repiten todo el tiempo.

Santi Araújo

Windows 7

Para muchos de nosotros, Windows XP fue "EL" sistema operativo, con mayúsculas: grabar los primeros CDs, conectarte a Internet por primera vez, jugar a algún que otro juego.

La llegada de Windows Vista prometía ser un tanto futurista, con cambios estéticos y de funcionalidad, pero para muchos se sintió como un salto hacia atrás. Complicaciones y sentías que tu equipo se volvía arcaico al utilizarlo. Microsoft pareció tomar nota del feedback de tantos usuarios enfadados, y con Windows 7 muchos sentimos que habían captado el mensaje y volver a una experiencia mucho más sencilla.

Windows 7 era una especie de camino intermedio entre XP y Vista, tanto en diseño como en funcionamiento. Por eso, creo que sigue siendo uno de los mejores sistemas operativos que lanzó Microsoft en toda su historia.

Toni Castillo

Windows 7

Windows 7 para mí, como creo que para la mayoría, fue un sistema que nos hizo decir: "menos mal, Microsoft". La compañía necesitaba recuperar la confianza de los usuarios sí o sí. Tras la problemática existencia de Windows Vista y los sinsabores que provocaba su uso, tocaba disfrutar de un sistema mínimamente maduro.

La llegada de Windows 7 suponía reparar a los usuarios del sistema de los de Redmond. Vista nos había dejado maravillados con su interfaz y sus novedosas opciones, pero con su funcionamiento nos había hecho llorar. Por eso, resultaba importantísimo asegurar un sistema más consolidado y fiable, al tiempo que se mantenía lo bueno de la versión anterior y, colateralmente, se recordaba al mitificado (con razón) Windows XP.

Pese a que Windows 7 no fue la absoluta panacea que hoy en día recordamos, sí nos reconcilió con Microsoft y nos devolvió el gusto de usar sus sistemas.

Javier Pastor

He pasado por virtualmente todas las versiones de Windows, y creo que por ejemplo Windows Vista tuvo mucho peor prensa de la que mereció. De hecho para mí Windows 7 fue algo así como el Service Pack 3 de Windows Vista. Visualmente heredó la interfaz de Vista, y a partir de ahí el sistema fue creciendo en capacidades y en características de todo tipo que como pasaba con todos los sistemas Windows iban afinándose con el tiempo.

De ahí que los Service Pack fueran tan importantes para todos los sistemas operativos de Microsoft. Corregían muchos problemas y añadían nuevas opciones llamativas, y con Vista ocurrió lo mismo: dio problemas por sus requisitos hardware -eso hizo que mucha gente mantuviera Windows XP durante mucho tiempo- pero a la larga acabaría convirtiéndose en uno de los mejores sistemas operativos de Microsoft. Para mí, solo Windows XP y Windows 10 están por encima.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios