Algunos conductores de Amazon dicen que un algoritmo los despidió de su trabajo sin haber hecho ellos nada malo

Algunos conductores de Amazon dicen que un algoritmo los despidió de su trabajo sin haber hecho ellos nada malo
18 comentarios

Diversos ex trabajadores de Amazon han denunciado al medio de comunicación Bloomberg que un algoritmo los despidió de su puesto de trabajo sin que ellos hayan hecho algo malo. ¿Cuál fue el motivo de estos despidos? Parece ser que fueron problemas cotidianos y ajenos a ellos que los repartidores encontraron en sus tareas y que un bot no puede comprender por mucho que se le explique.

Concretamente, uno de estos afectados por los algoritmos es Stephen Normandin. Pasó casi cuatro años como conductor contratado por Amazon.com. Un día recibió un correo electrónico automático en el que los algoritmos que monitorizaban su trabajo habían decidido que no estaba haciendo bien su trabajo.

"Eres tú contra la máquina"

amazon

"Eres tú contra la máquina" considera el hombre que quedó sin empleo a sus 63 años de edad. De acuerdo con sus palabras, los bots de Amazon lo castigaron por cosas fuera de su control que le impidieron completar sus entregas, como complejos de apartamentos que encontró cerrados. Mientras este incidente es algo que puedes explicarle a un supervisor humano, una máquina no tiene por qué comprenderlo, sino está programada para ello.

Además de Normandin, Bloomberg ha entrevistado a 15 conductores, entre ellos cuatro que dicen haber sido despedidos injustamente. También ha hablado con antiguos directivos de Amazon que afirman que el sistema, en gran medida automatizado, no está suficientemente adaptado a los retos del mundo real a los que se enfrentan los conductores cada día.

Otro ejemplo es el de Neddra Lira que empezó a hacer entregas a través de la aplicación Amazon Flex en 2017. Ella era conductora de autobús escolar de 42 años y madre de tres hijos y se dedicó a este trabajo extra para tgener más ingresos. Cuando llegó la pandemia y las escuelas cerraron, Lira recurrió a Flex como su principal fuente de ingresos.

Los algoritmos de Amazon califican a los conductores en función de su fiabilidad y la calidad de las entregas, que se miden sobre todo en función de si llegan a recoger los paquetes a tiempo, si realizan las entregas dentro del plazo previsto y si siguen las peticiones especiales de los clientes. Las métricas de Flex se centran en la puntualidad. Pero, al mismo tiempo, un cliente de Amazon no conoce los obstáculos que encuentran los conductores de Flex.

Lira dice que a veces había tantos conductores haciendo cola fuera de la estación de entrega, que llegó a esperar hasta una hora para recoger sus paquetes. Estos momentos y el hecho de que un día su rueda pinchase hicieron que su calificación bajase de "excelente" a "en riesgo" y con el tiempo fue expulsada de Flex.

La controversia de los algoritmos en Amazon

Amazon

De acuerdo con Bloomberg, en Amazon son las máquinas las que contratan, califican y despiden a millones de personas, en ocasiones. Esto, con poca o ninguna supervisión humana en un proceso tan determinante.

Esto ya ha sido documentado. En una carta de 2018, un abogado representando a Amazon detallaba cómo la compañía despidió a cientos de empleados entre agosto de 2017 y septiembre de 2018 por razones de productividad. Según confirmó un portavoz de Amazon, aproximadamente 300 trabajadores a tiempo completo fueron despedidos del centro logístico de Baltimore, en los EEUU. La cifra representaba aproximadamente el 10% del número total de trabajadores del centro en ese momento.

Amazon se convirtió en el mayor minorista online del mundo en parte gracias a la subcontratación de sus extensas operaciones a algoritmos para resolver problemas específicos. Incluso para gestionar a los millones de comerciantes de su mercado en línea, lo que ha provocado quejas de que los vendedores han sido expulsados tras ser acusados de vender productos falsificados. Según muchos afectados, esto no era cierto.

También hay informes que acusan a Amazon de haber alterado su algoritmo de búsqueda, para así mostrar primero aquellos productos que otorgan a la compañía un mayor beneficio.

Máquinas para controlar a conductores en Flex

Amazon Prime

Amazon comenzó su servicio de entrega Flex en 2015, lo que se traduce a que cualquier trabajador autónomo puede ejercer como repartidor de la firma. Normalmente, los conductores de Flex se encargan de los paquetes que no han sido cargados en una furgoneta de Amazon antes de que el conductor contratado se vaya. En lugar de hacer esperar al cliente, los conductores de Flex se aseguran de que los paquetes se entreguen en el día.

Los conductores de Flex descubren que los algoritmos se encargan de vigilar todos sus movimientos para ver cuánto tardan en llevar la compra a su destino o si dejaron un paquete a la vista de posibles ladrones, por ejemplo. De acuerdo con el informe de Bloomberg, los algoritmos de Amazon escanean la avalancha de datos entrantes en busca de patrones de rendimiento y deciden qué conductores reciben más rutas y cuáles son desactivados.

En España la situación es diferente a la que encuentran los trabajadores en Estados Unidos, ya que a finales del pasado año, la Inspección de Trabajo obligó a Amazon a dar de alta de 4.056 repartidores (hasta ese momento teóricamente autónomos) que la compañía de Jeff Bezos tenía trabajando en Madrid y Barcelona. Ahora, además, el Estado reclamó a la compañía 6,16 millones de euros por las cotizaciones impagadas en ese tiempo.

Temas
Inicio