Publicidad

Qué esperar del juicio contra Anonymous. Pasado, presente y futuro inmediato de estos hacktivistas
A fondo

Qué esperar del juicio contra Anonymous. Pasado, presente y futuro inmediato de estos hacktivistas

Publicidad

Publicidad

Sí, has leído bien, el primer juicio contra la llamada cúpula española de Anonymous podría saldarse con hasta cuatro años de cárcel para tres jóvenes por ocasionar daños de 700 euros. Unas penas que solicita el fiscal de este caso cuyos orígenes se remontan un lustro atrás.

¿Sus razones? Que los jóvenes implicados habrían intentado sabotear los comicios municipales y autonómicos de aquel año de la mano de un ataque a los servidores de la Junta Electoral Central, un argumento que también esgrime la acusación para asegurar que los sujetos pertenecen a una “organización criminal”. Pero expliquémonos.

Por qué se les juzga

1366 2000

Así, todo empezó en 2011 cuando, coincidiendo con el movimiento del 15-M en nuestro país, las Fuerzas de Seguridad dieron con un grupo al que identificaron como “la cúpula de Anonymous en España”. Una “organización criminal” que se encontraría detrás del intento de sabotaje de los comicios municipales y autonómicos de ese año y por atacar, supuestamente, los servidores de la Junta Electoral Central.

En concreto, sus miembros serían Yuri David López Ibáñez, José María Zaragoza Formiga y Rodrigo Tuero Sala que, en teoría, formarían parte de una cúpula funcional “y no jerárquica” a través de la cual la organización impulsaba ataques desde nuestro país.

Tal fue su convencimiento que el 10 de junio, la Policía se jactaba en Twitter de haber desarticulado la cúpula de la organización hacktivista Anonymous en España- La rueda de prensa fue también multitudinaria y el atrezzo de la sala resultó mejorable: cables, ordenadores, máscaras y un sinfín de elementos que, en nuestra humilde opinión, más tenían de sensacionalismo que de información.

La acusación, en todo caso, empezará a tomar más forma a partir del miércoles, cuando se inicie este juicio en el que también se valorará su posible colaboración en determinados chats (como administradores), así como su supuesta participación en ataques internacionales contra webs de la talla de Sony, Enel, Bankia, etcétera, e incluso en detrimento de las páginas gubernamentales de Libia, Irán Chile, Nueva Zelanda y más.

650 1200

No obstante estos argumentos, la defensa ha hablado de “conclusiones delirantes” y apunta a que se han producido múltiples irregularidades durante la obtención de pruebas inculpatorias. “Se pincharon conversaciones entre mi cliente y yo para incorporarlas a la causa. Pediremos la nulidad del juicio, tenemos serias dudas sobre la legalidad de la investigación”, ha comentado David Maetzu, abogado defensor de uno de los jóvenes.

Una postura que comparte Carlos Sánchez-Almeida, otro de los abogados de una forma todavía más vehemente : “el caso apesta a nulidad por todas partes. La única forma de saber por qué se cae un sistema es analizando el servidor, y la policía no lo hizo”. Además, parece que los agentes tampoco precintaron los ordenadores requisados, de manera que se rompió la cadena de custodia.

Parece que los agentes tampoco precintaron los ordenadores requisados

No obstante, la fiscalía insiste en asegurar que los tres acusados forman parte de Anonymous, un grupo que, entre otras actividades, “ organiza ataques DDos de la mano de una herramienta llamada LOIC, y coordina a los usuarios que intervienen a través de sus blogs y chats de internet”, mantienen.

Una explicación que, según la defensa, no hace más que relacionarlos con una organización criminal, una idea sesgada que podría acabar agravando el asunto y cuya explicación podría atribuirse al momento político en que tuvieron lugar los hechos: en pleno 15M. Un clima de rebelión ante el que el Gobierno empezaba a ponerse nervioso.

El sumario

Captura Youtu

En todo caso y a pesar de esta supuesta falta de pruebas indicadas por los abogados, lo cierto es que el sumario se encuentra compuesto por hasta 1.600 páginas. Un documento en el que se integran conversaciones de chat mantenidas por los acusados y otros usuarios (para que te hagas una idea, las transcripciones únicamente, entre cliente y abogado ocupan un total de 149 páginas.

Uno de ellos, por cierto, es un policía infiltrado llamado Sprocket que, tal y como esgrime la defensa, podría haber animado a los investigados a cometer el delito con frases de la talla de “con poquitos podríamos hacer algo grande”. Eso sí, y según hemos podido ver sobre el propio documento, existen otras conversaciones en las que, sin duda, son los acusados los que toman la iniciativa y en las que queda bastante claro lo que hacían.

Captura De Pantalla 2016 05 16 A Las 12 48 35

En todo caso, no podemos perder de vista que uno de ellos, José María Zaragoza, sí admitió en su día ser autor material de parte de los ataques, una colaboración que rebajaría su pena a un año de prisión, por cierto; pero cuyas declaraciones resultan muy claras (página 87 del primer tomo del sumario).

No obstante, y según Maetzu, no se trata de un delito grave, sino que simplemente se trata de “un delito de daño de 700 euros que la fiscalía no ha tenido más remedio que engordar para no perderlo”. Desde luego, se trata de una cantidad nimia, al menos a priori y para el revuelo que se ha estado causando durante los cinco años que se ha tardado en poner en marcha el proceso.

1366 2000

Una cuestión ante todavía deberemos esperar pues no podemos olvidar la extensión de este sumario en el que también se incluyen las direcciones IP de los acusados, direcciones de correo electrónico, servidores utilizados, horarios concretos de actuaciones, así como un exhaustivo análisis del tipo de operaciones llevadas a cabo por el grupo de hacktivistas en general, diligencias de entrada y registro, lista de elementos incautados, etcétera.

El texto también incide a que durante las actuaciones policiales, se cumplieron con “todas las garantías constitucionales en aras a poder obtener datos de carácter personal y limitando de forma proporcionada el derecho a la intimidad, a la privacidad o a la naturaleza del derecho fundamental”.

Su longitud, en todo caso, también se debe a que el sumario cuenta con numerosas explicaciones técnicas acerca del uso de TOR (gráficos incluidos), así como otras posibles tecnologías utilizadas por los acusados para llevar a cabo sus actuaciones. De hecho, incluso cuenta con un apartado en el que se describe quiénes son Anonymous, algo que, sin duda, alarga el escrito.

¿Valor o responsabilidad?

Por otra parte, no podemos olvidar que Anonymous presume, precisamente, de ser un grupo sin líderes ni jerarquía que lucha en contra de la censura, de las injusticias que se producen tanto en la red como fuera de ella. Algo que, si bien puede resultar cierto en algunos casos, no siempre lo es, en especial si tenemos en cuenta que la organización ha pasado por ciertas fases.

Así, y si bien empezaron siendo unos villanos cómplices de Wikileaks y autores de algunos ataques contra MasterCard y más, poco después pasaron a convertirse, en cierta medida, en unos defensores de ciertos valores. De hecho, esto es plasma en algunas de sus últimas actuaciones, como su lucha contra el ISIS, la publicación de sus datos personales, así como el arremetimiento contra supuestos líderes misóginos cuyas acciones tratan de mitigar y que, sin duda, han logrado una gran repercusión social.

No obstante, conocemos otros datos que, en nuestra humilde opinión, no se tratan más que de demostraciones innecesarias que van más allá de la romántica conclusión de que se trata de un grupo que lucha por nuestros intereses.

Uno de los casos más flagrantes al respecto fue el ataque a la página de la Agencia Espacial Europea por pura diversión (y alarde) y la filtración de los credenciales personales de miles de funcionarios y suscriptores. Una actuación que llevaron a cabo sin que la ESA y sus usuarios fueran responsables de ningún pecado y que justificaron –como si no hubiera ningún problema- con la siguiente frase: “como la Navidad está cerca, queríamos hacer algo divertido”.

1366 2000 1

Actualmente y con el objetivo de denunciar la corrupción de sistema financiero internacional, Anonymous ha fijado su blanco en entidades como el Banco Central de Grecia, Inglaterra, la bolsa de Nueva York (que hay han sufrido sus ataques) y otros bancos centrales como el de Irán, Estados Unidos, la China, etcétera en una campaña que precisamente nació en 2011 y que ahora ha resurgido de sus cenizas: Operación Icarus.

Respecto a nuestro país, no podemos dejar de comentar la publicación de las cuentas de El Corte Inglés en febrero; una actuación que puso de relieve numerosos pagos a patrocinadores y movimientos cuestionables con varias entidades deportivas y eclesiásticas. Unos datos que, según Anonymous, poseían “la importancia necesaria para que la sociedad los conociera”.

En Genbeta | Anonymous cumple sus amenazas y revela información personal de Donald Trump

En Xataka | ¿Quieres luchar contra ISIS pero no sabes cómo? Anonymous te está buscando

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir