Compartir
Publicidad
Publicidad

Cablegate / Bono sin pantalones

Cablegate / Bono sin pantalones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A Paco Obrer, retratista satírico en la hora de los patiotras de hojalata.

El lobby y sus servidores, remedo de una novela centroamericana de los años 50 del pasado siglo que se desarrolla en la España del S.XXI, patrio trasero, la banana nacional. Chulitos, jueces, fiscales, subsecretarios… trabajando para ellos, lo mismo para enterrar el Caso Couso o todo lo relacionado con Donald Rumsfeld mano a mano con el embajador. La Topera nacional y no hemos visto nada (o casi nada). Nación Red.

El 7 de agosto de 2005 el embajador de Bush en España, Eduardo Aguirre, pone su firma en un informe clasificado sobre la reunión que ha mantenido con José Bono, ministro de Defensa del gobierno de España, aunque no lo parezca. El Embajador se reunió con Bono en el Ministerio de Defensa acompañado de la Consejera Política, Kathleen M. Fitzpatrick, ¿qué tal, Kathy?, y los agregados militares Kevin Little y Carlos Sotomayor.

Bono estuvo acompañado por el JEMAD (Jefe del Estado Mayor de la Defensa), General Félix Sanz Roldán, actual director del militarizado, como el espacio aéreo, CNI. De la escolta de Bono formaban también parte el Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), el General Antonio José Antonio Garcia Gonzalez, el Jefe de Gabinete de Bono, Miguel Fernández Palacios Martinez ("nuestro hombre en "Kin la Poubelle", la basura.) y el Secretario General de Política de Defensa, el Almirante Francisco Torrente, que uno año después se disculpó ante el número dos de la embajada, Hugo Llorens por lo que se decía en la prensa española sobre los vuelos de la CIA:

La prensa ha mezclado este asunto con los vuelos de la CIA y partidos radicales que son socios parlamentarios del Gobierno socialista pueden ser difíciles de controlar.

A esta "pieza" el gobierno le concedió este verano la Medalla de la Orden del Mérito Constitucional. Breve nota histórica: Cinco años después de su dimisión como presidente del gobierno, Adolfo Suárez seguía reclamando un ejército que no fuese de ocupación interior. El entonces presidente del CDS hasta adelantó a Izquierda Unida por la izquierda y presentó una proposición de ley para suprimir el código militar. El PSOE se opusó.

Este espectáculo de José Bono y Estados Unidos, militares y civiles serviles, ya veremos si hacían algo más, le habría sentado muy mal al Presidente Suárez, casi tanto como ver en el S.XXI a un militar al frente de los servicios secretos españoles. No era esto. No era esto.

A unos y otros, amigotes de postín, los puedes ver en la revista (pdf) que todo espía de segunda división tiene subrayada sobre la mesa de la guarida. En WikiLeaks ese número en concreto lo tiene alguno con el rojo circular sobre Bank of America (ver página 7.) como una pieza más de un inmenso puzzle que medio centenar de periodistas de verdad están cada vez más cerca de poder presentar a la opinión pública mundial. La olla podrida que Kristinn hará estallar como a su amigo Julian le pase algo.

Mientras Bono, a lo suyo. El ministro de Defensa, no se anduvo con rodeos y se "bajó los pantalones" nada más saludar al embajador, al que, por cierto, no le pillaría de sorpresa la actitud del actual presidente del Congreso, la cosa venía de atrás. Bono es así. Entienda el lector la expresión bajada de pantalones como lo que es: "una bajada de pantalones en toda regla".

Como será lo de Bono con el afán exhibicionista de sus vergüenzas, que hasta Trinidad Jiménez estaba estupefacta con el entreguismo de Bono. Los enemigos de Bono en el PSOE no se sorprenden. Encaja. Pero vamos ya con la visita del séquito del embajador al despacho del que ahora mismo es la tercera "institución" del Estado. Vamos bien.

Con prontitud, casi nada más saludar, imaginamos que manteniendo el ademán civil, el empresario hípico quiso mostrar, antes que nada, su agracedimiento por la cálida recepción que tuvo en su visita al Pentágono, lo que interpretaba como una clara señal de que las relaciones entre España y Estados Unidos no podían pasar por un momento mejor.

Se desabrocha el cinturón que sujeta la poca decencia que le queda. El espectaculo, indigno y bananero, va a comenzar. Kathy ha cerrado los ojos. Despolete en la embajada. España humillada. El comandante de los EE.UU por fin comprendiendo lo que le enseñaron en Madrid, "Vaya Tropa".

Señor embajador, quiero dejar claro como me complace recordar la reunión que mantuve en Washington con Donald Rumsfeld. Bono en este contexto le dijo al embajador y financiador de Bush que esperaba que el excelente momento por el que pasaban las relaciones entre los dos países se mantuviesen a este nivel.

Como expresión de este deseo y compromiso de España, el ministro Bono se ufanó describiendo el acceso sin trabas del gobierno de los Estados Unidos a las bases de Rota y Morón. Entonces e hizo un anunció al embajador que viola el Tratado bilateral con los EE.UU y deja en mal lugar a la institución que actualmente preside:

Pueden operar en las bases como si fueran suyas

Bono plantea entonces la cuestión sobre las estancadas negociaciones entre los dos ejércitos sobre el deseo de España de usar un poco de espacio aéreo de la Base de Morón en el buen entendido de que desalojarían el espacio si los EE.UU. necesitan plena capacidad para cualquier contingencia. El embajador dijo que era consciente del problema y que viajaría a Morón al día siguiente para verlo por sí mismo.

-Bono le dijo al embajador que sería útil si el gobierno de Estados Unidos pudiese proporcionar transporte aéreo en forma de cuatro aviones de transporte C-17 para ayudar a las fuerzas españolas en la región (Base de apoyo avanzada (FSB) de Herat). Comentó al embajador que la cobertura de los medios de comunicación españoles de dicha asistencia sería una oportunidad de mostrar el alto nivel de cooperación en defensa de Estados Unidos y España.

Una promo, un spot. Pongamos algunas risas y muchas lagrimas por España. Trileros sin fronteras. El Embajador le contestó que aprecia el valor de la promoción (el spot) de esa cooperación y que transmitirá su solicitud del Departamento de Defensa.

El ministro Bono estaba imparable. Le dijo al embajador que había recibido una carta de Donald Rumsfeld, al que ayudan en la Fiscalía y el ministerio para que un "loco" no lo procese por criminal. En la carta del amigo de los socialistas se daba vía libre a la operación de los misiles Tomahawk y sus complementos tecnólogicos.

Este asunto del tráfico de armas, legal, por supuesto, es el que más les ocupa a los de Zapatero en sus tratos con los americanos, incluso como ficha a intercambiar para cerrar el Caso Couso. Mientras, la oposición se va de vacaciones de navidad sin preguntar al portavoz Alonso. Uno de los más afectados o "cableados" por el cierre del Caso Couso, pero el menos interpelado por la prensa.

El embajador le dijo al actual presidente del Congreso que en España deberíamos estar orgullosos de este honor ya que únicamente habíamos compartido esta avanzada tecnología (misiles Tomahawk) con otros dos aliados, el Reino Unido y los Países Bajos. Bono agradeció al gobierno estadounidense la confianza en España.

El embajador le preguntó entonces sobre el contrato de armamento de los submarinos S-80, en el que dos empresas de EE.UU. competían con francesas y alemanas. Bono respondió que España había tomado en esencia la decisión y que sería, adivina, adivinanza, favorable a una compañía americana.

Sin embargo, Bono afirmó que quería poner un poco de distancia entre la decisión de los Tomahawk y esta de los submarinos para que los dos temas no apareciesen vinculados. Bono planeaba asistir al desfile del Día de la Bastilla en París el 14 de julio y no quería decepcionar al gobierno francés, que ha presionado en favor de una empresa francesa.

Vía | WikiLeaks Foto | Partido Socialista

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos